1.1. ¿Cómo se originó el relieve terrestre?

Aunque te cueste hacerte una idea, ten en cuenta que nuestro planeta tiene una edad aproximada de 4.600 millones de años. Te lo digo en palabras: cuatro mil seiscientos millones de años. Mucho tiempo,¿verdad? El relieve que vemos actualmente, por supuesto, no ha estado siempre ahí, sino que nació en un momento concreto y se ha ido transformando a lo largo de millones de años.
 
Y ¿cómo se formaron las montañas, valles, llanuras, etc. que podemos ver en la actualidad? No te creas que es una pregunta fácil, ya que ni siquiera las personas que han dedicado su vida a estudiar estos temas tienen una respuesta clara, porque es muy difícil tener pruebas de lo que pasó hace tantos millones de años. Sin embargo, en la actualidad hay muchas pistas y datos que nos permiten imaginar lo que pudo suceder para que se originaran las formas del relieve terrestre que hoy podemos ver. Vamos a ver si consigo explicártelo de un modo sencillo.

 

Capas de la Tierra. Imagen de Wikimedia Commons, dominio público.

 

 

 

La Tierra está formada por una serie de capas. La superficie sólida que pisamos y la que está en el fondo de los océanos son sólo una delgada capa exterior. Bajo ella, las capas inferiores no son totalmente sólidas, sino viscosas e incluso líquidas en algunas zonas. Podemos decir, por tanto, que la corteza terrestre es una capa sólida que está flotando sobre materiales fundidos por las altas temperaturas que hay en el interior de la Tierra.

Fíjate en la imagen de las capas de la Tierra. La corteza es la capa exterior rugosa en la que podemos encontrar las distintas formas de relieve. Por debajo de ella, el manto superior, el manto inferior y el núcleo externo son capas viscosas de materiales fundidos por el calor.

 

 


Las placas de la corteza terrestre. Imagen de Wikimedia Commons, dominio público.
 
Pero la corteza terrestre no es una capa uniforme. Está formada por distintas placas que se unen como si fueran piezas de un puzzle. En las zonas donde estas placas se juntan quedan resquicios por los que de vez en cuando salen a la superficie los materiales fundidos del interior de la Tierra.
 
Seguro que alguna vez has visto imágenes de un volcán, pues ese material incandescente que sale, llamado magma, es sobre el que están flotando las distintas placas de la corteza terrestre. Y como cualquier cosa que flota muy pegada a otra, las placas a veces pueden chocar, provocando otro fenómeno que sin duda conoces: terremotos.
 
Fíjate en el mapa de las placas de la corteza terrestre. España está situada en la Placa Eurasiática, justo en la zona en que se junta con la Placa Africana. ¿La encuentras? Estas zonas son precisamente las que corren más riesgo de sufrir terremotos, porque el choque entre las placas se nota con más fuerza en las zonas en que se juntan.
Bueno, si tienes claro lo que llevamos visto, ya puedo contarte cómo se formaron las montañas y el resto de formas del relieve que hoy podemos encontrar en la superficie terrestre.
 
¿Te puedes imaginar un gigantesco terremoto causado por el choque violento de dos placas de la corteza terretre? ¿Un terremoto que durara además cientos de años, miles de años? Un choque de esa violencia arrugaría la superficie de las placas en las zonas de contacto, haría surgir desde el fondo del mar enormes masas de roca plegadas, hundiría bajo el mar otras zonas... Y eso fue lo que se piensa que pasó hace unos 55 millones de años, pero no de un golpe, sino en un proceso que tardó varios millones de años. A consecuencia de este choque de placas, nacieron las grandes cordilleras montañosas que hoy podemos contemplar: el Himalaya en Asia, los Alpes en Europa y también los Pirineos y las Cordilleras Béticas que tenemos en España.
 


Pico en el Pirineo. Gerona. Elaboración propia.  Paisaje de la Cordillera Bética. Jaén. Elaboración propia.
 
Icono IDevice Actividad
Imagen de Wikimedia Commons. Dominio público.
 
 
Y ahora vas a ver lo que te he contado en dos cortos vídeos que encontrarás al pinchar sobre los enlaces. Seguro que si lo escuchas viendo imágenes te queda más claro. Los dos vídeos duran menos de 10 minutos, así que no te va a llevar mucho tiempo verlos.
 

Pregunta Verdadero-Falso
Ahora vas a comprobar si has entendido bien lo que has visto y leído y si recuerdas algunos detalles. Para ello, debes descubrir si las cosas que se dicen a continuación son verdaderas o falsas.


El interior de la Tierra está formado por rocas duras.

Verdadero Falso


Esta es para ver si recuerdas un detalle del primer vídeo. En sus zonas más gruesas, la corteza terrestre tiene aproximadamente 80 kilómetros de profundidad.

Verdadero Falso


Los continentes que hoy existen en la Tierra han estado siempre en el mismo sitio.

Verdadero Falso


Las grandes montañas que existen en la actualidad hace millones de años estaban sumergidas en el fondo de los océanos.

Verdadero Falso

Este artículo está licenciado bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.5 License

Materiales para la ESPA creados por el Servicio de Educación Permanente de la DG de FP y EP. Consejería de Educación de la Junta de Andalucía