ATRÁS       
     
RECICLADO DE ACEITE DOMÉSTICO.
El aceite de freír que desechamos en casa tiene como destino habitual el desagüe de la cocina o el inodoro. Con el tratamiento adecuado, todo ese aceite desperdiciado podría convertirse en jabón, fertilizantes y hasta combustible con el que alimentar los vehículos diesel.
 
En todos los hogares se generan, cada día, restos de aceite vegetal usado. En España, dos tercios de ese aceite acaban en las alcantarillas, encareciendo y complicando el tratamiento de las aguas residuales. Al llegar a las depuradoras, los restos de aceite dificultan el funcionamiento de los depósitos de aireación. Además, cuando el aceite que no se ha podido eliminar acaba en los ríos, donde forma una película superficial que impide el intercambio normal de oxígeno y altera el ecosistema.
 
Además de una agresión al medio ambiente, tirar el aceite por el desagüe es un despilfarro. Algo que saben bien nuestras abuelas, quienes, mezclando el aceite de cocina usado con agua y sosa cáustica, fabricaban todo el jabón que necesitaban en casa. Hoy, la mayoría de los españoles hemos sustituido el jabón casero por gel de baño de textura y olor más agradable, detergentes de última generación y un sinfín de productos de limpieza para el hogar. Sin embargo, las industrias química, cosmética y farmacéutica siguen abasteciéndose de los subproductos que se obtienen del aceite en que freímos gambas y croquetas. Con ellos elaboran no sólo jabones, cremas y detergentes, sino otros muchos productos, como cera, velas, pinturas, barnices, lubricantes y hasta abono.
 
El pasado mes de septiembre empezó a funcionar en Montmeló (Barcelona) la primera planta de España que recicla los aceites de cocina usados en biodiesel, un carburante ecológico compatible con los motores diesel. Y para junio de 2003 está prevista la inauguración de una planta en Alcalá de Henares (Madrid), que será la primera de tecnología 100% española. El combustible que produzca esta planta alimentará la flota de autobuses de la ciudad madrileña. Además, se obtendrán como subproductos glicerina y una pequeña cantidad de fertilizantes.
 
En los próximos años empezarán a funciona otras plantas de biodiesel: la de la empresa Bionet Europa en Reus (Tarragona), la de Rograsa en Mérida (Badajoz), la de EHN en Caparroso (Navarra), la de Bionorte en Asturias, las de Naturdiesel y Bionor en Euskadi…Y seguro que vendrán muchás más. Porque convertir un residuo contaminante en un combustible ecológico y renovable es una idea muy atractiva.
 
Pero para reciclar el aceite usado, antes hay que recogerlo. Desde hace tiempo existen en muchas ciudades españolas servicios de recogida en aquellos lugares donde se produce en grandes cantidades, como restaurantes, colegios u hospitales. Las empresas encargadas de la recogida les entregan contenedores de 50-60 litros que, una vez llenos, retiran de forma gratuita.
 
Pero en el sector doméstico todavía queda casi todo por hacer. En algunas ciudades un camión recoge el aceite usado en determinados puntos y en días preestablecidos; otros municipios cuentan con contenedores permanentes en mercados y grandes superficies. Y todos los puntos limpios admiten este residuo.
 
También, se han puesto en marcha numerosas iniciativas privadas, como la de la Universidad de Granada, que entrega el aceite a dos asociaciones: Madre Coraje y Avalón. La primera fabrica jabón para Perú, donde lleva a cabo una importante labor en favor del desarrollo de comunidades empobrecidas. Avalón, por su parte,  destina el dinero que obtiene con la venta de ese aceite a las empresas de reciclado a la atención a enfermos de SIDA.
 
Si tu municipio no cuenta con ningún lugar de recogida (para informarte, llama a tu Ayuntamiento) o si desplazarte hasta ellos te supone una enorme molestia, trata de tirar el aceite a la basura envuelto en un cono de papel de periódico o en un frasco de cristal para que acabe en un vertedero controlado. Así, al menos, evitarás contaminar el agua.
 
¿Sabías que…?
- Un solo litro de aceite doméstico contamina 1.000 litros de agua.
- Hasta hace poco más de un año, el aceite vegetal usado también se utilizaba en la elaboración de piensos, pero la crisis provocada por la contaminación por dioxinas de pollos en Bélgica desencadenó la prohibición de esta práctica.
- El Plan Nacional de Residuos Urbanos 2000-2006 establece entre sus objetivos alcanzar una tasa de reciclado de los aceites vegetales del 50% en 2002 y del 80% antes del 31 de diciembre del año 2006.
- Mérida ha sido la primera ciudad española en distribuir grandes contenedores de aceite entre las comunidades de vecinos. Gracias a este sistema, se recoge en torno al 60% del aceite doméstico usado, 140 toneladas al año.
- Según un informe elaborado por la Empresa Pública para el Desarrollo Energético de Andalucía (Sodean), el biodiesel emite un 10% menos de dióxido de carbono que el gasóleo, un 40% menos de humos y un 98% menos de dióxido de azufre.
- Los biocombustibles representan hoy el 0,5% de todo el combustible utilizado para el transporte en la UE. La normativa europea pretende que la proporción aumente a un 2% en 2005 y un 5,75% en 2010.
- En 2004, cuando la planta de Alcalá de Henares esté funcionando a pleno rendimiento, producirá 5000 toneladas de biodiesel, cantidad suficiente para que un autobús recorra 62 millones de kilómetros; o, lo que es lo mismo, dé la vuelta al mundo 8 o 10 veces.

ATRÁS