ATRÁS   
  
RECICLADO DE NEUMÁTICOS.
En España dejan de rodar más de 10 millones de neumáticos al año. Darles el tratamiento adecuado para que vuelvan a hacerlo, reciclarlos o emplearlos como combustible son algunos de los objetivos del Plan Nacional de Neumáticos Fuera de Uso 2001-2006 (PNNFU), que prohibirá a partir de enero de 2003 su vertido.
 
Deshacerse de forma limpia de los neumáticos inservibles no es nada fácil. La quema directa de este tipo de residuos, por ejemplo, provoca la emisión a la atmósfera de gases y partículas nocivas. Y como la combustión en hornos de alta calidad que garanticen un mínimo de emisiones resulta muy cara, año tras año, toneladas de neumáticos acaban sus días abandonados en campos y cunetas, o almacenados en vertederos. Según el Ministerio de Medio Ambiente (MIMAM), éste es el destino final del 82,8% de las 250.000 toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU) que se generan cada año en España.
 
Además del impacto visual y el espacio que ocupan las pilas de goma y caucho, la degradación química parcial que sufren los neumáticos -mayor o menor, dependiendo de las condiciones de almacenamiento- hacen de los cementerios de ruedas lugares cuando menos poco seguros. Mucho mayor, por supuesto, es el impacto ambiental de los neumáticos que acaban en el campo o en vertederos incontrolados, verdaderos focos de contaminación. Por no hablar del derroche que supone no aprovechar un material en cuya fabricación se invirtieron ingentes cantidades de energía: para fabricar una rueda de camión hace falta medio barril de petróleo. El PNNFU 2001-2006, aprobado por el Gobierno en octubre de 2001, pretende acabar con el vertido de neumáticos aplicando las famosas tres erres del reciclado: reducir, reutilizar y reciclar.
 
Reducir
Como nuestra seguridad al volante depende en gran medida de su estado, el recambio de un neumático gastado por otro nuevo resulta inevitable. Sin embargo, los neumáticos durarán mucho más si controlamos regularmente la presión y alineación de las ruedas y no conducimos de forma agresiva. Salir de un semáforo quemando rueda o frenar bruscamente disminuye, considerablemente, su vida útil -entre 35.000 y 40.000 kilómetros-. Si, además, los fabricantes incorporaran la tecnología actualmente disponible para hacer neumáticos más resistentes al rodamiento, en sólo cinco años podría reducirse en un 5% el peso de este tipo de residuos, según el MIMAM.
 
Reutilizar
Reutilizar los neumáticos es posible desde hace años gracias al recauchutado, proceso que consiste en sustituir la vieja banda de rodadura por otra nueva. Los neumáticos recauchutados son de calidad similar a los nuevos y más baratos, y su consumo es habitual en países como Dinamarca, Holanda y Alemania. Aunque es una opción que nunca ha gozado de la confianza de los conductores españoles y, en los últimos años, los fabricantes han optado por neumáticos de larga duración no recauchutables, el PNNFU prevé que la homologación obligatoria de las empresas del ramo aumente las garantías de esta actividad.
 
Reciclar
Las posibilidades en el reciclaje de neumáticos son de lo más variopintas. Con los neumáticos enteros se construyen arrecifes artificiales, puertos, refuerzos de taludes y muros de contención. Una vez troceados y granualados, los restos de neumáticos sirven para usos tan diversos como la construcción de pistas deportivas, vías o revestimientos de pavimentos; la fabricación de moquetas, calzado, zapatas para frenos y material deportivo. Las carreteras cuyo asfalto contiene caucho reciclado como aditivo son hasta cinco veces más resistentes y de mejor adherencia. Y cada día se descubren nuevas utilidades para los neumáticos gastados. El Instituto de Acústica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), por ejemplo, ha desarrollado un proyecto para la utilización del caucho procedente de neumáticos en pantallas acústicas.
 
Los neumáticos nuevos incorporan un máximo de un 5% de goma reciclada, cantidad que podría aumentarse sin dificultad hasta valores del 30%, con el consiguiente ahorro energético: para producir un kilo de caucho virgen se necesita invertir casi tres veces más energía que para la producción de un kilo de goma reciclada. El aprovechamiento directo de la energía contenida en los neumáticos puede hacerse mediante incineración o a través de la fabricación de un combustible especial llamado precisamente Combustible Derivado del Neumático o CND (TDF en inglés). Pero es una opción que el PNNFU autoriza sólo cuando sea imposible otro tratamiento.

¿Sabías que...?
- En España, se generan anualmente unas 250.000 toneladas de neumáticos fuera de uso, de las que sólo se recicla el 1,5 %. El 11,1 % se destina a recauchutado; el 4,6%, a valorización energética; y el 82,8% acaba abandonado o depositado en vertederos. Según el MIMAM, los vertederos españoles almacenan entre tres y cinco millones de toneladas de neumáticos.
- El PNNFU establece como objetivos el reciclado de al menos un 25% en peso de los neumáticos y el recauchutado un 20% antes del 1 de enero de 2007. Desde el 1 de enero de 2003 queda prohibida su eliminación -vertido o incineración sin recuperación energética-.
- Si la profundidad del dibujo de tus neumáticos es inferior a 1,6 milímetros, es hora de cambiarlos. Cuando retires las cubiertas, llévalas al taller para que acaben sus días en una planta de reciclaje y elige neumáticos recauchutados o con un alto contenido en goma reciclada. Si no es posible, que sean neumáticos de vida larga, porque consumen menos gasolina.

ATRÁS