ATRÁS         
RECICLADO DE ROPA.
Empieza el buen tiempo y es hora de renovar el armario. Una ocasión inmejorable para aunar reciclaje y solidaridad, dando a quien lo necesita aquello que nosotros no vamos a usar y evitando, de paso, que toneladas de residuos textiles acaben en el vertedero.
 
Dicen las estadísticas que cada español se deshace cada año de 7-8 kilos de ropa; y que, a pesar de que todos sabemos que un chandal usado, una vieja camisa o un abrigo pasado de moda pueden ser muy útiles a otras personas, gran parte de esa ropa acaba en la basura. La mayoría de las veces por pereza.
 
Afortunadamente, las cosas están empezando a cambiar. En primer lugar porque la mayoría somos conscientes del problema que suponen los residuos urbanos y de que tirar la ropa a la basura, además de insolidario, es un gesto que demuestra muy poco respeto por el medio ambiente. Pero, sobre todo, porque en los últimos años, las ONG que tradicionalmente han aprovechado el terreno de la recuperación y el reciclaje de ropa, se han puesto a trabajar codo con codo con Comunidades Autónomas, ayuntamientos y entidades privadas para que depositar nuestra ropa en un contenedor sea mucho más fácil.
 
Y este esfuerzo conjunto está empezando a dar frutos. El mejor ejemplo son los más de 3.000 contenedores de ropa que -gracias a los acuerdos de colaboración firmados con más de 700 ayuntamientos, gasolineras como CAMPSA e hipermercados como Hipercor, Caprabo y Ahorra Más que la ONG Humana (Tel. Madrid 91 642 31 89; Tel. Barcelona 93 840 21 82) tiene repartidos por buena parte del territorio nacional.
 
La ropa depositada en los contenedores, que debe guardarse en bolsas bien cerradas, se lleva a una de las tres plantas de clasificación de la organización (en Barcelona, Madrid y Granada), donde se clasifica, según su calidad, en cuatro grupos:
-La de mejor calidad (15%) se destina a la venta en las 14 tiendas de ropa de segunda mano que Humana tiene en Barcelona, Madrid y Granada.

-La ropa aprovechable -de verano- (42%) se envía a África para que las asociaciones locales la vendan a pequeños comerciantes o la repartan en situaciones de emergencia.
 
-La ropa deteriorada, con manchas, etc. (37%) se vende a empresas de reciclaje textil, que la utilizan para hacer trapos, rellenos para colchones, cojines, y otros productos. Casi toda la ropa es útil. También el calzado.
 
-Sólo la que está muy deteriorada,  inservible (6%), va directamente a la basura.
 
Con el dinero obtenido a través de estos diferentes canales, Humana España financia más de 15 proyectos en Mozambique, Angola y Zimbabwe: programas de ayuda infantil, escuelas de profesores, escuelas centros de formación profesional... En abril del año 2000, la asociación dio un paso más con la puesta en marcha en Zimbabwe del proyecto TCE de lucha contra el SIDA.
 
Si vives en el País Vasco, donde Humana no está presente, puedes ponerte en contacto con EMAÚS FUNDACIÓN SOCIAL (Tel. 943 45 98 74) para que recojan la ropa en tu domicilio. Esta entidad lleva más de 20 años desarrollando su actividad en Guipúzcoa y destina los ingresos obtenidos de la venta de objetos usados, entre ellos ropa, a la financiación de proyectos sociales en la zona.
 
En 1999 constituyeron la empresa Corte Verde Patchwork Bidasoa SLU (http://www.corteverde.com/), dedicada a la confección de prendas de vestir y complementos a partir de textiles recuperados, utilizando la técnica del patchwork. Gracias a esta empresa, hoy tiene trabajo un grupo de mujeres desempleadas y con cargas familiares residentes en la Comarca del Bidasoa. Y las prendas que están demasiado deterioradas para venderse en las tiendas que el grupo tiene en San Sebastián, Irún, Leganés y Madrid, no acaban en la basura.
 
Una de las iniciativas más recientes es el programa Ropa amiga, puesto en marcha por la fundación UN SOL MÓN (http://www.unsolmon.org/), vinculada a La Caixa de Catalunya, y a las organizaciones Cáritas y la Associació Intersectorial de Recuperadors i Empreses de Catalunya (AIRES). El pasado abril, Mataró se convirtió en sede de la experiencia piloto, que se extenderá a toda Cataluña a lo largo de este verano.
 
Los 1.050 contenedores naranjas de Ropa amiga permitirán que la recogida de residuos textiles en la región se incremente en 4.500 toneladas anuales (un 150%) y que se generen, sólo con la recogida, 45 puestos de trabajo de inserción socio laboral en los próximos tres años.
 
Son muchas más las asociaciones que han puesto en marcha en España proyectos interesantes gracias a la ropa que no queremos. La fundación Alianza para el Desarrollo, la Educación y la Cultura (Tel. 91 366 16 16 y Tel. 96 370 29 34), que la recoge para enviarla a países latinoamericanos; la cooperativa Berohi, con sus tiendas Ekorropa en Bilbao, Ermua, Galdácano y Durango; algunos recicladores textiles como Texlimca (http://www.texlimca.es/) en Valencia, o East West Productos Textiles, en diferentes puntos de Andalucía, son sólo algunos ejemplos.
 
Cualquier opción menos la basura. Y no olvides que lo mejor que puedes hacer por el medio ambiente es reducir tu producción de residuos textiles. No tires ropa o calzado en buen estado sólo porque ya no esté de moda y reutiliza tu ropa inservible para otros usos, como trapos de cocina u otras mil cosas que se pueden hacer con los retales.
 
¿SABÍAS QUE...?
- Los tejidos naturales (lana, algodón, lino...) son mucho más fáciles de reciclar y menos contaminantes que los sintéticos, tanto en su producción como en su eliminación.
 
- Cada contenedor de Humana, de 150 kilos de capacidad total, recibe una media de 60-70 kilos de ropa usada a la semana. El año pasado, los más de 3.000 contenedores de la organización recogieron unas 8.000 toneladas, 2.781 de ellas en Cataluña.
 
- Según el Ministerio de Medio Ambiente (Estado del Medio Ambiente y evolución 2000), los residuos textiles representan el 3,7% de todos los residuos domésticos. Las estimaciones de Humana dicen que hoy no se recoge ni medio kilo de los 7-8 de ropa usada que genera cada español al año, muy lejos de los 4-5 kilos que se recupera, por ejemplo, en Holanda.
 
- Durante el año 2000 se construyeron en Caxito, Angola, gracias a Humana, 21 escuelas y 16 letrinas; se escolarizó a 2.000 niños y se plantaron 300 árboles para contrarrestar la deforestación de la zona. Si quieres saber más sobre los programas de la asociación, puedes consultar su página http://www.asoc-humana.es/.

ATRÁS