TEMA 11: EL TRABAJO Y LA SALUD

La salud se define como el estado de bienestar físico, mental y social.

Para la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), la salud es un derecho humano fundamental que implica el triple equilibrio somático, psíquico y social.

La salud se puede ver alterada por muchos motivos o factores de riesgo existentes en el ambiente laboral (el propio trabajo, el ambiente en el que se realiza, las condiciones de vivienda y alimentación, la recuperación física de las exigencias del trabajo, las posibilidades de ocio y de desarrollo personal en el trabajo).

Los seres humanos desarrollan multitud de actividades profesionales en medios diferentes, de forma que los ambientes que se crean pueden llegar a afectar incluso deteriorando su estado de salud, a veces, de forma inmediata (accidente de trabajo) y otras veces a más largo plazo (enfermedad profesional).

En el ambiente laboral puede haber sustancias químicas, diferentes manifestaciones de energía (rayos X, rayos gamma, rayos ultravioleta, frío, calor) y hongos bacterias, virus y protozoos.

La salud laboral tiene como fin el evitar que se pueda alterar la integridad psicofísica de los trabajadores, intenta mejorar las condiciones de trabajo. Tiene como finalidad fomentar y mantener el más alto nivel de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las profesiones, protegerlos en su empleo contra los riesgos para la salud y colocar y mantener al trabajador en un empleo que convenga a sus aptitudes psicológicas y fisiológicas, adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su trabajo.

Los factores que pueden alterar la salud de los trabajadores son:

La fatiga mental provoca síntomas como.

  1. irritabilidad

  2. depresiones

  3. dolores de cabeza

  4. mareos

  5. insomnio

  6. exceso de sudoración

  7. pérdidas de apetito

  8. problemas digestivos

Así mismo, el art. 40.2 de la Constitución española señala que los poderes públicos fomentarán una política que garantice la formación y readaptación profesionales, velando por la seguridad e higiene en el trabajo y garantizando el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral, las vacaciones periódicas retribuidas y la promoción de centros adecuados.

El art. 14.2 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) establece el deber de protección que tiene el empresario, debiendo garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.

Los accidentes laborales y las enfermedades profesionales son la consecuencia de una mala prevención de los riesgos, pues conociendo las enfermedades profesionales podremos evitarla.

El art. 116 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) establece que para poder catalogar una enfermedad como profesional ésta debe cumplir tres requisitos:

  1. La enfermedad ha de contraerse ejecutando un trabajo por cuenta ajena.

  2. La enfermedad debe ser consecuencia de las actividades que se especifiquen en las disposiciones de aplicación y desarrollo de la Ley ( RD. 1995/1978 de 12 de mayo)

  3. La enfermedad además ha de proceder de la acción de elementos o sustancias que en las disposiciones de aplicación se indiquen para cada enfermedad profesional.

Según lo dispuesto en el art. 115 LGSS tendrán la consideración de accidente de trabajo las enfermedades no incluidas en el art. 116, que el trabajador contraiga con motivo e la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución de dicho trabajo.

Se considerará enfermedad común las alteraciones de la salud que no tengan la condición de accidente de trabajo, ni de enfermedad profesional conforme a lo dispuesto en los art. 115 y 116 LGSS.

Las enfermedades profesionales se clasifican en los siguientes grupos (Decreto 1995/1978 de 12 de mayo):

También podemos clasificar las enfermedades según las causas que las provocan:

  1. Intoxicaciones profesionales: son producidas por agentes tóxicos sin vida, que penetran en el organismo produciendo alteraciones. el agente que las causa es de tipo químico.

  2. Infecciones profesionales, cuyo agente externo causante de la enfermedad es un ser vivo (tétano, paludismo)

Otra forma de clasificar las enfermedades profesionales es según el cuadro clínico que generan:

  1. Alergias profesionales en las que el desencadenante o alérgeno actúa solo en la persona sensibilizada a él.

  2. Cánceres profesionales: son enfermedades que se caracterizan por un crecimiento desordenado y anárquico de las células que componen los tejidos. Algunas sustancias cancerígenas son: el amianto, sustancias radiactivas, aminas, níquel, alquitrán, betún, asfalto, arsénico ...

  3. Dermatosis profesionales: son enfermedades de la piel (dermatitis o eczemas).

  4. Neumoconiosis: son enfermedades producidas por haberse depositado polvo inhalado en los pulmones.

ENFERMEDADES ORIGINADAS POR AGENTES FÍSICOS

ENFERMEDADES ORIGINADAS POR AGENTES QUÍMICOS

Las neumoconiosis se clasifican según el tipo de polvo en: inorgánica y orgánica.

  1. Silicosis: se produce por inhalación y depósito del polvo de sílice en los pulmones.

  2. Silicatosis: se produce por inhalación de polvo de sales del ácido silícico como el talco o la mica, o el amianto (asbesto).

    Radiografías de tórax de un paciente de 52 años con asbestosis

  3. Antracosis: producida por el polvo del carbón al depositarse en los pulmones.

  4. Siderosis: se produce por el polvo del mineral de hierro, la sufren los mineros siderúrgicos y trabajadores profesionales donde se mecaniza el hierro.

  1. Bisinosis: enfermedad pulmonar producida por el polvo de algodón.

  2. Lisinosis: enfermedad que se da en industrias que manejan hilados, pelos y plumas, sobre todo en las operaciones de limpieza, cardado de fibrillas que se adhieren a las mucosas y producen catarros.

  3. Tabacosis: se da en operarios que manejan tabaco.

  4. Neumoconiosis de origen animal: producidas por sustancias polvorientas procedentes de la lana, cerda, seda natural, plumas, cuero, etc.

  5. Benzolismo: se produce por el contacto con el benceno, hidrocarburos, alcoholes, éteres, ácidos orgánicos, etc.

  6. Saturnismo: intoxicación profesional por un veneno mineral (lacas, pinturas, imprentas, soldaduras).

ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR AGENTES VIVOS

ENFERMEDADES OCASIONADAS POR AGENTES PSÍQUICOS Y SOCIALES

Son problemas psíquicos, psicosis, depresiones, neurastenias consecuencia de la automatización, división del trabajo y especialización en tareas simples y repetitivas, que conducen a la deshumanización del trabajo, monotonía y falta de interés en el trabajador, así mismo influyen los factores sociales como salarios, organización del trabajo, promoción, mando, etc. propios de nuestro tiempo, pueden terminar produciendo las citadas enfermedades en el trabajador.

¿CUÁLES PUEDEN SER LOS ELEMENTOS CAUSANTES DE UN ACCIDENTE DE TRABAJO?

Los accidentes de trabajo se pueden producir:

Los actos inseguros son imputables al trabajador pero las condiciones inseguras no son directamente imputables al trabajador.

¿QUÉ SON LOS FACTORES DE RIESGO?

Son los elementos, circunstancias y situaciones que pueden causar un accidente, también se incluyen los agentes nocivos o tóxicos que por su presencia en el lugar de trabajo pueden producir a mas largo plazo enfermedades profesionales.

Podemos hacer referencia a los factores estructurales (pasillos escaleras, instalaciones, maquinaria) cuyo riesgo es cierto y evaluable.

Otro factor de riesgo es la carga de trabajo, el grado de insatisfacción en un trabajador puede producir descuidos o negligencias graves o fatales.

Otro factor importante son los agentes contaminantes (agentes químicos, biológicos, ruidos, vibraciones, frío, calor...) que pueden provocar un gran numero de enfermedades.

LEGISLACIÓN APLICABLE

Esta Ley analiza aspectos de prevención, de riesgo laboral, de daños derivados del trabajo y de equipos de trabajo.

¿CÓMO SE ORGANIZA LA PREVENCIÓN EN LA EMPRESA?

El empresario ha de ocuparse de que la empresa esté organizada y de que sus trabajadores estén seguros y en condiciones de trabajo adecuadas. Para ello, es necesario que se realice un plan de prevención, analizando que tipos de accidentes o enfermedades de trabajo se producen, con qué frecuencia, cuantos trabajadores afecta, que tipo de trabajador es el más afectado, que costes produce para la Seguridad Social, para el empresario y para las familias.

Se deben de evaluar los riesgos y cuales son las medidas mas adecuadas para evitar esos riesgos.

No es lo mismo prevenir que proteger. Prevenir significa tratar de evitar un riesgo posible a través de los medios de los que se dispone. Proteger significa que el riesgo está ahí, que no se puede evitar, pero que en caso de producirse sus consecuencias van a ser nulas o muy leves para el trabajador.

Son medidas de prevención y protección:

DERECHOS DE LOS TRABAJADORES EN MATERIA DE PREVENCIÓN DE SU SALUD

El empresario deberá de evitar los riesgos y evaluarlos cuando no se puedan evitar y combatirlos en su origen, adaptar el trabajo a las condiciones de la persona, tener en cuenta la evolución técnica y sustituir elementos que entrañen peligro por otros mas seguros, planificar la prevención y formar a sus trabajadores en esta materia.

DEBERES DE LOS TRABAJADORES

¿CÓMO SE ORGANIZA LA PREVENCIÓN?

La prevención de riesgos laborales en el seno de la empresa ha de integrarse con el resto de las actividades de la empresa.

Todo el personal de la empresa tienen la obligación de incluir la prevención de riesgos en cualquier actividad que realicen u ordenen.

Los trabajadores tendrán derecho a participar en el diseño, adopción y cumplimiento de las medidas preventivas, así como la consulta sobre la evaluación de los riesgos y planificación y organización del la Prevención y el acceso a la documentación correspondiente (art. 33 y 36 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, Capítulo V)

LOS SERVICIOS DE PREVENCIÓN

Son el conjunto de medios humanos y materiales necesarios para realizar las actividades preventivas a fin de garantizar la adecuada protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, asesorando y asistiendo para ello al empresario, a trabajadores y a sus representantes y a los órganos de representación especializados. art. 31.1 Ley 31/1995 de 8 de noviembre (LPRL)

Los servicios de prevención asesoran y apoyan a la empresa en materia de riesgos profesionales, sus funciones son:

Los servicios de prevención tienen carácter interdisciplinar y tendrán que contar con medios apropiados a sus funciones.

La L.P.R.L. establece que los empresarios podrán acometer las actividades preventivas de acuerdo a las modalidades siguientes:

  1. el empresario podrá asumir de forma personal la actividad preventiva: según el art. 11 del Real Decreto 39/1997 establece que el empresario podrá desarrollar personalmente la actividad de prevención, excepto la vigilancia de la salud de los trabajadores, siempre que: se trate de empresas de menos de 6 trabajadores, dichas empresas no se dediquen a las actividades incluidas en el Anexo I del citado RD, que el empresario desarrolle de forma habitual su actividad profesional en el centro de trabajo y que el empresario tenga capacidad para asumir las funciones preventivas del capítulo VI.

  2. designando a uno o varios trabajadores que se ocupen de dicha actividad: el art. 12 del Reglamento de los Servicios de Prevención señalan que el empresario podrá designar a uno o varios trabajadores para encargarse de la actividad preventiva de la empresa, estos trabajadores deberán tener capacidad necesaria y deberán dispones de tiempo y medios necesarios.

  3. constituyendo un servicio de prevención propio de la empresa: el empresario deberá constituir un servicio de prevención propio cuando concurra alguno de los siguientes supuestos: cuando se trate de empresas que cuenten con más de 500 trabajadores, cuando se trate de empresas de entre 250 y 500 trabajadores, pero que desarrollen alguna de las actividades incluidas en el anexo I, cuando así lo decida la Autoridad Laboral por tratarse de empresas que se dediquen actividades peligrosas o con un elevado índice de frecuencia y de gravedad de los siniestros.

Los servicios de prevención propio se define como una unidad específica, unidad con una estructura predeterminada siempre en función de las necesidades preventivas de la empresa que son las que determinan su especificidad y las que hacen que sus miembros deben dedicarse de modo exclusivo a esas funciones, no siendo compatible alternar este tipo de actividades con las propias del trabajo en la empresa.

  1. concertando el servicio con una entidad especializada ajena a la empresa: el art. 16 del R.S.P. fija que el empresario deberá recurrir a uno o varios servicios de prevención ajenos cuando sea necesario.

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES EN MATERIA PREVENTIVA

La participación de los trabajadores en esta materia se reduce a:

  1. recibir información sobre los riesgos para la seguridad y salud que afecten a la empresa o a su puesto de trabajo, sobre las medidas y actividades de protección aplicables y sobre las medidas de empresa.

  2. recibir información suficiente y adecuada en materia preventiva, la cual estará centrada en su puesto de trabajo.

  3. vigilancia periódica de su estado de salud.

  4. posibilidad de interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo cuando exista riesgo grave e inminente para su vida o salud.

  5. cuando el empresario no adopte o no permita la adopción de las medidas para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, los representantes legales de los trabajadores podrán acordar, por mayoría de sus miembros, la paralización de la actividad de los trabajadores afectados por dicho riesgo.

OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES EN MATERIA PREVENTIVA

Son obligaciones de los trabajadores:

  1. usar adecuadamente los medios con que desarrollen su actividad: herramientas, aparatos, sustancias peligrosas ...

  2. utilizar correctamente los medios y equipos de protección facilitados por el empresario.

  3. no poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen en los medios relacionados con su actividad o en los lugares de trabajo en los que está tenga lugar.

  4. informar inmediatamente a sus superiores y compañeros acerca de cualquier situación que entrañe peligro para la seguridad y la salud de los trabajadores.

  5. contribuir al cumplimiento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente con el fin de proteger la seguridad y la salud de los trabajadores.

  6. cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

DELEGADOS DE PREVENCIÓN Y COMITÉS DE SEGURIDAD Y SALUD

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales crea la figura de los Delegados de Prevención y los Comités de Seguridad y Salud.

Los delegados de prevención son representantes de los trabajadores con funciones específicas en materia de prevención de riesgos en el trabajo, serán elegidos por y entre los representantes de personal, colaboran con la dirección de la empresa en la mejora de la acción preventiva, promover y fomentar la cooperación entre los trabajadores en la ejecución de las acciones preventivas, ser consultados por el empresario con carácter previo acerca de medidas a adoptar y ejercer una labor de vigilancia y control sobre el cumplimiento de la normativa vigente.

El numero de Delegados de personal en las empresas dependerá de la plantilla de éstas.

Las competencias de los Delegados de Prevención se regulan en los arts. 36 y siguientes de la L.P.R.L.

Sus facultades se resumen en:

  1. acompañar a los técnicos en las evaluaciones preventivas del ambiente de trabajo y a los Inspectores de Trabajo y Seguridad Social en las visitas y verificaciones que se realicen en los centros de trabajo.

  2. tener acceso a la información y documentos relativos a las condiciones de trabajo que sean necesarias para el ejercicio de sus funciones.

  3. ser informados por el empresario sobre los daños producidos a la salud de los trabajadores una vez que aquel hubiese tenido conocimiento de ello.

  4. recibir del empresario las informaciones obtenidas por éste, procedentes de las personas u órganos encargados de las actividades de protección y prevención de la empresa

  5. realizar visitas a los lugares de trabajo para ejercer una labor de vigilancia y control de estado de las condiciones de trabajo.

  6. recabar del empresario la adopción de medidas de carácter preventivo para la mejora de los niveles de protección de la Seguridad y la Salud de los trabajadores

  7. proponer al órgano de representación de los trabajadores la adopción del acuerdo de paralización de las actividades cuando exista un riesgo grave e inminente en el trabajo.

COMITÉ DE SEGURIDAD Y SALUD

El Comité de Seguridad y Salud es el órgano paritario y colegiado de participación destinado a la consulta regular y periódica de las actuaciones de la empresa en materia de prevención de riesgos.

Se constituirá un Comité de Seguridad y Salud en todas las empresas o centros de trabajo que cuenten con 50 o más trabajadores. El Comité está formado por los Delegados de Prevención de una parte y por el empresario o sus representantes en el numero igual al del los Delegados de Prevención de la otra.

Se reunirán trimestralmente y siempre que lo solicite alguna de las representaciones en el mismo. El Comité adoptará sus propias, normas de funcionamiento y tendrá las siguientes competencias:

  1. Participar en la elaboración, puesta en práctica y evaluación de los planes y programas de prevención de riesgos en las empresas.

  2. Promover iniciativas sobre métodos y procedimientos para la efectiva prevención de los riesgos, proponiendo a la empresa la mejora de las condiciones o la corrección de las deficiencias existentes.

El empresario desarrollará una acción permanente con el fin de perfeccionar los niveles de protección existentes y dispondrá lo necesario para la adaptación de las medidas de prevención. art. 14.2 LPRL.

DEBERES DEL EMPRESARIO

RESPONSABILIDADES LEGALES

De acuerdo con el art. 42 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales “el incumplimiento por los empresarios de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades penales y las civiles por los daños y perjuicios que puedan derivarse de dicho incumplimiento.”

Respecto a la responsabilidad administrativa está regulada en el art. 45 de la LPRL y señala que “las acciones u omisiones de los empresarios que incumplan las normas legales, reglamentarias y cláusulas normativas de los Convenios Colectivos en materia de seguridad y salud laboral estarán sujetas a las responsabilidades conforme a la Ley”.

Las infracciones administrativas laborales en materia de prevención de riesgos laborales serán objeto de sanción tras la instrucción del oportuno expediente sancionador a propuesta de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Las infracciones se califican en leves, graves o muy graves y se regulan en el art. 45 a 54 de la L.P.R.L.

Son infracciones leves: (prescriben al año)

  1. falta de limpieza en el centro de trabajo

  2. no dar cuenta a la autoridad laboral de los accidentes ocurridos y enfermedades profesionales declaradas.

  3. no comunicar a la autoridad laboral la apertura del centro de trabajo o la reanudación o continuación de la actividad después de haberse producido cambios, si se trata de una industria calificada por la normativa vigente como peligrosa, nociva o insalubre.

  4. las que supongan incumplimientos de la normativa de prevención

  5. las de carácter formal o documental que no estén tipificadas como graves o muy graves.

Son infracciones graves: (prescriben a los tres años)

  1. No realizar la evaluación de riesgos y los controles periódicos de las condiciones de trabajo y de la actividad de los trabajadores.

  2. No realizar los reconocimientos médicos y pruebas de vigilancia periódica del estado de salud de los trabajadores.

  3. No dar cuenta a la autoridad laboral de los accidentes graves, muy graves o mortales o no llevar a cabo una investigación en caso de producirse daño.

  4. No registrar y archivar los datos obtenidos en las evaluaciones, controles, reconocimientos, investigaciones e informes.

  5. No comunicar a la autoridad laboral la apertura del centro, reanudación o continuación, después de los cambios producidos, tratándose de una industria calificada por la normativa como peligrosa, nociva e insalubre.

  6. Incumplir el requisito de elaborar un plan específico de Seguridad en el trabajo en los proyectos de obras públicas.

  7. La adscripción a un puesto de trabajo de un trabajador cuyas condiciones personales sean incompatibles con él

  8. El incumplimiento en materia de formación e información sobre los riesgos del puesto de trabajo.

  9. Superar los límites de exposición a agentes nocivos sin adoptar las medidas adecuadas.

  10. No adoptar las medidas de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación de trabajadores.

  11. Incumplimiento de los derechos de información, consulta y participación de los trabajadores sobre prevención de riesgos laborales.

  12. No proporcionar formación o medios adecuados a los Delegados de Prevención para el desarrollo de sus funciones.

  13. No coordinar las medidas preventivas.

  14. No informar el empresario titular del centro a aquellos otros que desarrollen actividades, sobre los riesgos y las medidas de protección.

  15. No designar a uno o varios trabajadores para que se ocupen de la prevención y la protección en la empresa.

  16. Incumplimiento de la norma cuando se pueda crear un riesgo grave para la integridad de los trabajadores.

  17. No informar a los Delegados de Prevención sobre la incorporación de trabajadores eventuales o provenientes de E.T.Ts

  18. no facilitar información y documentación en materia de seguridad y salud laboral a los Delegados de Prevención o servicios correspondientes.

  19. No someter a la auditoría el plan de prevención de riesgos cuando se hubiere concertado con una entidad externa.

Infracciones muy graves: (prescriben a los 5 años)

  1. No cumplir la normativa, en trabajadoras durante la lactancia o embarazo y la protección de la salud de los menores.

  2. No paralizar o suspender de forma inmediata a requerimiento de la autoridad laboral, los trabajos que se realicen con riesgo grave o inminente.

  3. Dar ocupación no adecuada a trabajadores discapacitados, sin tener en cuenta sus características de lo que se deriva riesgo grave e inminente.

  4. No guardar confidencialidad en el uso de los datos relativos a la salud de los trabajadores.

  5. No adoptar las medidas preventivas aplicables a las condiciones de trabajo en ejecución de la normativa de prevención, de la que se derive riesgo grave e inminente.

AUTOEVALUACIÓN

Pulsa en el siguiente enlace y podrás realizar la autoevaluación del presente tema en una ventana nueva.

Autoevaluación del Tema 11