Economía de subsistencia

En la casa había un huerto y de ahí se comía, se compraba lo mínimo. En el huerto se cultivaba ajos, cebollas, tomates, pimientos, berenjenas, lechugas, patatas, cardillos (alcachofas), habichuelas. En la casa también tenían animales domésticos: vacas, cabras, cerdos, gallinas, pavos, ánsares, ovejas...

Para que los alimentos duraran más tiempo, se ensalaban y se metían en tinajas. La manteca se freía con la pella, se metían en cacharros para así durar más tiempo. Se guisaba con leña, había que amasar el pan en un horno y la leche se cuajaba para hacer el queso se vendía o se comía. La carne era muy apreciada ya que no se podía comer hasta que no se matara un animal.

Las mujeres trabajaban en la casa y los hombres en el campo. Las mujeres utilizaban técnicas para limpiar la casa, hacían una especie de lejía con cenizas de leña de acebuche y agua. Para lavarse fabricaban un jabón con aceite y sosa cáustica. Se comía en un hornillo, normalmente se comía gazpacho caliente, sopa de tomate y potajes.

En la ganadería generalmente cuidaban vacas y toros. Además habían otros tipos de trabajos como pastores, cabreros, guardabosques, guarda cortijo...

También existía alimentación depredadora, cogían, tagarninas, pencas, espárragos, cardillos, palmitos...

Cazaban conejos con lazos y cepos, los pájaros con las trampas. También se cogían caracoles, cabrillas, almendras, piñones y moras.

Raquel, Juana Mari, Isabel Mari y Paqui

Álbum de fotos