C.E.I.P. ANTONIO VALDERRAMA

Aumentar TEXTO disminuir texto

Espacio privado | Mapa | Contactar | Colaborar

C.E.I.P. ANTONIO VALDERRAMA


Portada del sitio > DEPARTAMENTOS. > Religión y Moral Católica. > Biografías y recursos. > EL CÓNCLAVE.

EL CÓNCLAVE.

Jueves 1ro de diciembre de 2011, por D.Francisco Ángel (actualizado el 23 de mayo de 2014)    Ver en formato PDF


El Cónclave es la reunión de cardenales convocados con el propósito de elegir un nuevo Papa.

La elección de un Papa se conduce tras puertas cerradas, en "cónclave" (del Latín cum+clavis: "con llave"). Los cardenales participantes en el cónclave no tienen contacto con el exterior. Esta práctica fue iniciada por el Papa Gregorio X en 1274 para eliminar interferencias externas y apresurar el proceso electoral, ya que su propia elección se había extendido por casi tres años.

En 1996, Juan Pablo II promulgó "Sobre la Vacante de la Sede Apostólica y la Elección del Romano Pontífice", en la que confirma y precisa la legislación previa y hace algunos cambios menores.

El Papa es elegido por la Iglesia de Roma y no por el colegio de obispos. La razón de ello es que el Papa es el obispo de Roma. Como tal, es la cabeza del colegio episcopal y cabeza visible de la Iglesia. Por lo tanto el Papa no es el representante de los obispos. Así como los Apóstoles no escogieron a Pedro, los obispos no escogen al Papa.

Los cardenales eligen al Papa. Ellos están específicamente vinculados a la Iglesia de Roma de alguna forma: Por ser obispos de diócesis cercanas a Roma, por ser miembros de la curia romana, o por incorporación al clero romano. En la actualidad la mayoría de los cardenales son pastores de iglesias geográficamente distantes de Roma, pero ellos están al mismo tiempo incorporados al clero local de Roma. A cada cardenal se le hace "titular" de una iglesia de Roma, de la cual pasa a ser párroco honorario. Esta relación con Roma preserva la tradición que viene de los primeros siglos según la cual el clero de Roma, con la ayuda de los obispos cercanos escogían el nuevo obispo de Roma. Al mismo tiempo, el colegio de cardenales, al tener miembros procedentes de mas de 50 países, manifiesta la catolicidad de la Iglesia en la elección del Papa. El cónclave debe seguir reglas estrictas y detalladas que regulan quienes pueden estar presentes, protegen de influencias o interferencias, incluso especifican como escribir y doblar el boleto. Algunas infracciones, como la violación del secreto, la simonía, el ceder a la presión de autoridades seculares, conllevan la pena de excomunión.

Juan Pablo II estipuló que el cónclave debe conducirse en un ambiente de oración, libre de intereses mundanos. También pide a los fieles que oren por la elección.

 Los electores son los cardenales.

 quedan excluidos del cónclave los cardenales que hayan cumplido 80 años antes de la muerte del Romano Pontífice, o antes del día en que la sede quedó vacante

 Pablo VI limitó el cónclave a 120 cardenales. Juan Pablo II ha instalado una cantidad un poco mayor, pero el número se reduce rápidamente por la cantidad de cardenales que están cercanos a los ochenta.

 Todos los que entran al cónclave, incluso el personal de asistencia, debe prometer solemnemente "absoluto y perpetuo secreto" Aun las notas tomadas durante la elección deben ser entregadas y quemadas. Nada pueden decir los cardenales sobre la elección sin el permiso explícito del nuevo Papa.

 Lugar de los cónclaves: La Capilla Sixtina, dentro de la Ciudad del Vaticano. Esta capilla es famosa también por los frescos que cubren sus paredes y el techo. Juan Pablo II pensaba que esta capilla, particularmente el famoso fresco de Miguel Angelo, "El Juicio Final" ofrece un ambiente que ayuda a pensar en Dios y en la responsabilidad de la elección.

 Antes de la elección se le impartirá a los cardenales dos conferencias sobre los problemas que la Iglesia enfrenta y sobre la necesidad de un discernimiento cuidadoso al escoger el nuevo Papa.

 Los cardenales dormirán dentro de la ciudad del Vaticano, en Domus Sanctae Marthae. De allí serán transportados diariamente a la Capilla Sixtina.

 La elección será por voto secreto. Juan Pablo II eliminó la posibilidad de elección por aclamación y la elección por delegación (cuando la mayoría de los cardenales delegan la elección a unos pocos). Juan Pablo II considera que estos dos métodos de elección no se prestan a la situación actual.

 2/3 de votos son necesarios para la elección. Si después de un número especifico de votaciones no se consigue la elección, podrá elegirse por simple mayoría de votos.

 Tras cada votación los boletos de la elección son quemados. Desde la Plaza de San Pedro el pueblo observa la chimenea. Cuando el humo de los boletos quemados sale negro, significa que no se ha logrado elegir el nuevo Papa. Cuando el humo sale blanco significa que se ha elegido al Papa. El humo blanco se produce añadiendo paja húmeda a los boletos que se queman. Entonces repicarán las campanas con gran gozo. ¡Habemus Papa! (tenemos Papa)

 El nuevo elegido es Papa inmediatamente desde que acepta.

 Cuando el nuevo Papa da a conocer el nombre por el que será conocido, los cardenales le declaran obediencia. Enseguida después es proclamado públicamente. Dimisión del Papa.

Los Papas tradicionalmente se han mantenido en el oficio petrino hasta la muerte. Pero el Papa tiene la libertad de dimitir. En ese caso la sede petrina queda vacante y se debe elegir un nuevo Papa. Esa posibilidad es reconocida por la ley canónica.

 El primero Papa que dimitió en la historia probablemente fue San Ponciano (230-235), quien fue deportado durante una persecución. Se escogió a otro Papa, pero San Ponciano sobrevivió a su sucesor.
 San Celestino V dimitió en 1294. Después de cinco meses como Papa, regresó a la vida de ermitaño que había vivido antes de la elección.
 La dimisión válida tiene que ser sin ninguna presión. Ninguna persona o grupo, ni un concilio de obispos puede forzar la dimisión del Papa.

Las "fumatas" (el humo que anuncia que se han quemado las boletas dentro del cóclave. El color del humo indica si se ha elegido un Papa: Negro: no / Blanco: si. El papel quemado produce naturalmente el humo negro. Para producir el humo blanco se queman las papeletas con paja húmeda. En elecciones anteriores ha sido difícil distinguir si el humo es blanco o negro. Esta vez, cuando sea elegido el Papa, al humo blanco se le añadirá el repique de las campanas. Algunos datos históricos sobre la elección de los Papas.

Las Sagradas Escrituras y la Tradición Apostólica no especifican un procedimiento para escoger al sucesor de Pedro. Los primeros Papas probablemente escogieron a sus propios sucesores. Mas tarde fue evolucionando un proceso para elegir el obispo de Roma.

 El historiador Eusebio relata la elección del Papa San Fabián en el año 236. Nadie pensaba en Fabián como candidato. Pero, de repente, una paloma se posó sobre su cabeza y todos comprendieron que aquello era una señal de Dios. La elección fue por aclamación.

 En 1059, el Papa Nicolás II decretó que solo los obispos cardenales sean los electores del Papa.

 El Concilio Laterano de 1179 ordenó que se requiera dos terceras partes de los votos de los cardenales para ser elegido Papa. Esta tradición continúa vigente.
 La elección papal mas larga de la historia tomó casi tres años (1268-1271), hasta que, cansados de esperar, las autoridades locales sellaron las puertas del palacio donde los 18 cardenales se reunían a votar, forzándolos así a finalizar el proceso de elección. (Raynald, Ann. Eccl. ad ad. 1271). El nuevo Papa, Gregorio X, buscó evitar una repetición del incidente y legisló, en 1274, durante el Segundo Concilio de Lyons, que los electores deben ser encerrados "con llave" hasta que decidan la elección. En su Constitución "Ubi Periculum" se utiliza por primera vez la palabra "conclave" en relación a la elección de un Papa. Las reglas de esta constitución eran severas, imponiendo hasta una dieta restringida a los cardenales si no elegían un Papa con prontitud. Algunas de estas regulaciones cambiaron pero el concepto del cónclave prevaleció hasta nuestros días.

 En el siglo XX varios Papas han hecho cambios menores.

 En 1975 el Papa Pablo VI promulgó algunos cambios en su decreto Romano Pontifici Eligendo.

Copiado de la página web:http://www.corazones.org/diccionario/conclave.htm


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | SPIP | esqueleto lubrin | visitas: 106177