wpe1.gif (3422 bytes)
Versión en TN00605A.gif (2512 bytes)de  las wpe1.gif (1627 bytes)BS00628A.gif (2817 bytes)


La evaluación   continua
Manuel Campos Carpio
Asesor del CEP de Jaén

 

Si quieres pulsa en el icono y te bajarás la ponencia en versión word Disquete.gif (165 bytes)

 

1. Introducción.

Puede definirse como la modalidad de evaluación que se realiza a lo largo de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje, con el fin de permitir que se reoriente el mismo y se introduzcan los necesarios reajustes, en función de las informaciones que la aplicación de la propia evaluación va suministrando.

La evaluación continua, por tanto, se inicia con la evaluación inicial, continúa a lo largo de todo el proceso, y concluye con la evaluación final.

La evaluación inicial nos permite conocer la situación real de los alumnos en el momento de arranque o iniciación del proceso y la final nos informa sobre la situación de los alumnos cuando damos por concluido o cerrado el proceso, de forma que la evaluación continua nos permite conocer la situación real en cualquier momento del citado proceso, así como el nivel de consecución de los objetivos propuestos en cada fase. Como es lógico, esto sólo es posible si la evaluación se integra en el propio proceso, adquiriendo así un carácter dinámico, totalmente diferente del modelo tradicional de evaluación que se centraba en una prueba inicial, unas pruebas periódicas ( normalmente trimestrales ) y unas pruebas finales para valorar los conocimientos al concluir el curso.

No puede confundirse, en consecuencia, con una serie de pruebas o ejercicios evaluadores, sino que habrá de formar parte de cada una de las actividades que se desarrollen. Está, por tanto, basada en la programación previa de una serie de una serie de objetivos, contenidos y actividades y para conseguir la adecuada valoración se ha pensado en unos criterios concretos de evaluación. Para aplicarla tiene que tener previstos el profesor una serie de instrumentos y técnicas fiables, que le servirán para evaluar y realizar el seguimiento del proceso.

El sistema tradicional utilizaba normalmente el examen (oral o escrito) para calificar al alumno mediante una puntuación. Para llevar a cabo una evaluación continua se utilizarán pruebas orales y escritas siempre que el profesor lo considere oportuno, pero además tendrá que valorar una serie de aspectos que en la evaluación tradicional no se solían tener en cuenta y para ello tendrá que recurrir a otras técnicas e instrumentos (observación directa sistemática o asistemática, diario del profesor, diario de clase, registros varios, etc.).

2. ¿Qué evaluar a través de la evaluación continua?

Como antes hemos visto, todos y cada uno de los pasos y aspectos que intervienen en el proceso son objeto de atención en esta modalidad de evaluación.

El profesor debe prever cuando planifica su actividad en qué aspectos concretos va a centrar su atención. Para llevar a cabo la evaluación satisfactoriamente es imprescindible elaborar previamente los criterios de evaluación que se tendrán como referencia. Estos criterios aparecen en los Diseños Curriculares referidos a los objetivos generales, expresados en términos de capacidades y permiten la evaluación de los citados objetivos, al relacionar dichas capacidades con contenidos concretos y establecer un nivel y un grado de aprendizaje.

Para la elaboración de los criterios se debe seguir un procecimiento que resumimos en los siguientes puntos:

a/ Identificación de las capacidades a desarrollar.

b/ Selección de los contenidos más relevantes.

c/ Redacción del criterio de evaluación.

3. Instrumentos útiles para llevar a cabo la evaluación continua.

Los instrumentos de evaluación variarán en función de lo que se pretenda evaluar. Entre los más usados podríamos señalar los siguientes:

3.1. Observación sistemática/asistemática (con recogida de los datos e informaciones que el profesor considere relevantes).

3.2. Pruebas orales, que valorarán aspectos como

- la pronunciación,

- la riqueza del vocabulario,

- la corrección morfosintáctica,

- la fluidez / dificultad al expresarse,

- la utilización del registro adecuado,

- el dominio de las funciones estudiadas,

- la creatividad,...

3.3.Pruebas escritas, en las que podemos valorar aspectos como

- la presentación y ortografía,

- la construcción de las frases y la estructuración,

- la riqueza en cuanto a vocabulario y recursos,

- la utilización del registro adecuado,

- el dominio de las funciones de comunicación,

- la creatividad,...

Para registrar estos datos puede el profesor utilizar las fichas de observación o anotarlos en el diario del profesor.

3.4. Diario del alumno.

3.5. Diario del tutor.

3.6. Entrevistas, encuestas y cuestionarios.

3.7. Sociogramas-sociodramas.

3.8. Triangulación (alunmnos/profesores/observadores,...).

3.9. Análisis de casos.

3.10.Revisión de informes.

También pueden realizarse, cuando el profesor lo considere oportuno, grabaciones que permitan analizar con detenimiento el desarrollo de las actividades en el aula y las capaciades comunicativas de profesores y alumnos.

Por otra parte, en el ámbito de la enseñanza de las lenguas extranjeras nos escontramos con una modalidad de pruebas que es especialmente útil, en función de los objetivos que perseguimos alcanzar y las capacidades que deseamos dearrollar. Se trata de las pruebas comunicativas, que, como se sabe, deben tener en cuenta los siguientes aspectos fundamentales:

- La lengua se usará como respuesta a una demanda o a una necesidad.

- La forma más adecuada para realizar estas pruebas será la oral, cara a cara, lo que implica la utilización de las funciones de comunicación y los recursos no verbales, siempre dentro de situaciones cotidianas de comunicación.

- Combinarán las destrezas receptivas y las productivas: los participantes hablarán y escucharán sucesivamente.

- No pueden fijarse modelos fijos, pues lo que diga un hablantedependerá de lo que haya dicho su interlocutor.

- Tienen, por tanto, un cierto grado de imprevisibilidad.

- El desarrollo siempre será contextualizado, pues se trata de utilizar la lengua como si de una situación real se tratase.

Los resultados se recogerán en el correspondiente registro.

 



Diseño y mantenimientoPara subscripciones y más información Conchi Mengíbar
La asociación no se hace responsable de las opiniones vertidas en los artículos

   revist3.gif (1980 bytes)wpe6.gif (1652 bytes)



© Asociación de profesores de EEOOII de Andalucía, 2.000