Parque de los Toruños

Geomorfología

El parque metropolitano se encuadra en un espacio biofísico dominado por la desembocadura del río San Pedro y los terrenos a ella asociados en forma de flecha litoral, marisma, cordón dunar y pinar, que se encuentran íntima e indisolublemente unidos en su origen y evolución. La relación entre espacios marinos, inundables y terrestres que se produce en el parque ha legado una estructura singular al territorio sobre el que se asienta, dominado fundamentalmente por los elementos naturales y perfectamente reconocibles en la actualidad, pudiendo identificarse los siguientes ámbitos ambientales:

 

Playa virgen
Acceso Casa Toruños

La de Levante, con una longitud de 5,5 kilómetros, es una de las escasas playas vírgenes que quedan en el entorno de la Bahía de Cádiz, por lo que aporta al parque metropolitano grandes oportunidades de recreo turístico sostenible.

 

Dunas

Foto: Manuel Rodriguez Sánchez

El cordón dunar recorre la playa de Levante siendo interrumpido únicamente por los caños mareales que conectan el río San Pedro con el mar. Este sistema de dunas embrionarias se localiza en la parte alta de la playa, con especies vegetales como el barrón, el cuernecillo de mar o la azucena marítima. Durante la primavera, las dunas se convierten en el escenario privilegiado de los cortejos, juegos y acrobacias que realizan dos de las especies más emblemáticas que nidifican y crían a sus polluelos en el parque metropolitano: el chorlitejo patinegro y el charrancito.

 

Río San Pedro

riosanpedro

El caño del Río San Pedro constituía un ramal secundario del río Guadalete, formando parte, junto con sus marismas asociadas, del estuario que este cauce fluvial formaba en su desembocadura. Actualmente se integra como un caño mareal en el  sistema de marismas del Parque Natural Bahía de Cádiz. En el margen derecho del río se localizan una serie de caños que drenan las marismas, siendo los más importantes el del Bote y el del Caserón.

 

Marisma de Los Toruños

marisma

La marisma constituye un hábitat de alto valor ornitológico, tanto para la cría como para la migración e invernada de un gran número de especies de aves. La abundancia de invertebrados que se encuentran presentes en los caños hace posible que observemos especies limícolas como archibebes, chorlitejos, zarapitos y vuelvepiedras. El sistema de caños mareales funciona también como zona de alevinaje para muchas especies piscícolas. La planicie marismeña se encuentra tapizada por especies como el salado, la verdolaga o la salicornia, distribuidas según su mayor o menor grado de adaptación a los periodos de encharcamiento y salinidad.

 

Pinar de La Algaida

Foto: Pablo Camero

La masa de pinos piñoneros, asentada sobre antiguos cordones dunares en lo que antaño suponía el frente litoral de la Bahía, se encuentra acompañada por especies de porte medio como acebuches, retamas, olivillas y jaguarzos. Al tratarse de un pinar de repoblación de mediados del siglo XVII, en numerosas zonas del mismo, así como en las áreas más clareadas, descubrimos la presencia dominante de especies como el lentisco y la sabina. Este sotobosque alberga una gran biodiversidad faunística, destacando la presencia de mamíferos como erizos, conejos y meloncillos, o reptiles como el lagarto ocelado y el camaleón.

 

Lagunas temporales

Foto: Jose Luis Rivera Feria

Las lagunas temporales (de origen pluvial) favorecen la presencia de una flora y fauna eminentemente dulceacuícola, muy singular si tenemos en cuenta que se enmarcan en un ambiente predominantemente hipersalino. Estas charcas se convierten -durante la época de lluvias y hasta la primavera- en importantes zonas de reproducción, alimentación y/o suministro de agua potable para la flora y la fauna asociadas a las mismas. En períodos secos, presentan el aspecto de estepa salina o prado, un paisaje que cambia significativamente tras la acumulación del agua de lluvia, produciéndose la germinación (manzanillas y ranúnculos, etc.) y la aparición de formas de vida acuática (invertebrados como braquiópodos, copépodos, etc. y anfibios como el gallipato, el sapo de espuelas o el sapo corredor).


Esta página contiene enlaces a sitios web ajenos a la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía que, en consecuencia, no se hace responsable del tratamiento que esas webs hagan de los datos que las personas usuarias les proporcionen. Por ello, se recomienda que antes de facilitar datos a esas páginas web, se consulte la política de privacidad de las mismas.