Parque de los Toruños

Historia

Diversas comunidades realizaron actividades sobre el espacio que hoy es el parque metropolitano, ya que conocemos diferentes asentamientos de la prehistoria reciente en la Bahía de Cádiz que están relacionados con actividades económicas de pesca y marisqueo.

Es especialmente significativa la coexistencia de diversas realidades culturales en el territorio: tartesios y fenicios en un primer momento del primer milenio A.C., con visitas de otras comunidades del Atlántico y el Mediterráneo, transformándose progresivamente la comunidad fenicia en púnica y la tartesia en turdetana a finales del primer milenio. La zona del parque era un espacio navegable en este periodo.
 
En época romana, la ciudad de Cádiz, entonces Gades, se convierte en la capital administrativa del Conventus Gaditanus, abarcando la casi totalidad de la actual provincia gaditana y la franja litoral malagueña. 
La zona inmediata a la ciudad se articula en torno a ella, apareciendo centros menores como Ad Pontem, Ad Herculem, Ad Portus o Portus Balbus, que canalizan las relaciones y las vías de comunicación con los otros centros de su entorno inmediato. 
 
Por el parque metropolitano discurría el ramal que comunicaba Gades con Portus Balbus y Asta Regia, encontrándose en el parque y en su proximidad un tramo de la Vía Augusta y el necesario puente romano sobre el Río San Pedro en las proximidades del paso de Venta El Macka – Salina de Velasco. La existencia de restos provenientes de pecios hundidos de época romana confirma también el uso del río San Pedro como vía de navegación.

En época islámica, El Puerto de Santa María representó la principal zona urbana de la Bahía de Cádiz, siendo  un referente desde su incorporación a Castilla de manos de Alfonso X El Sabio, aunque hasta el momento no tenemos restos en el Parque Metropolitano de esta época, salvo el topónimo por el que hoy conocemos al pinar-sabinar: Algaida.

La creación en 1483 de la población de Puerto Real por parte de los Reyes Católicos representó un nuevo enfoque para el desarrollo de las actividades humanas en el parque. La zona del Río de San Pedro se correspondía con la zona de atraque de los barcos de la ciudad de Jerez, antaño marinera como recuerda su escudo.

El puente de Barcas del Río San Pedro será una de las claves para el desarrollo de las comunicaciones entre los Puertos y un referente permanente en la ocupación humana de esta zona. Se situaba en las inmediaciones de la actual Venta El Macka, en el paso natural que utilizarían todas las infraestructuras viales desde época romana hasta día de hoy. En momentos posteriores se llegará incluso a generar una pequeña pedanía conocida coma “la Rinconada del Río de San Pedro”

Otro hecho significativo acontecido en el río de San Pedro es el embarque de piedras provenientes de diversas canteras situadas en Puerto Real, quizás las de Carretones y las famosas “canteras” donde hoy encontramos el Pinar. Las piedras se utilizaron para la construcción de diversas capillas de la Catedral de Sevilla.

La actual Algaida, en término municipal de Puerto Real, era término municipal de Jerez y su salida al mar natural.

Las localidades de El Puerto de Santa María y de Cádiz se transformarán entre los siglos XVI y XVII en dos núcleos de referencia dentro del Imperio español. El traspaso de la Casa de Contratación a Cádiz a mediados del  XVIII potenciará el crecimiento económico de forma exponencial, de manera que la Bahía al completo adquiere importancia económica de nivel internacional.

El parque metropolitano mantiene su carácter de espacio de tránsito de caminos y de desarrollo de actividades económicas propias de medios rurales litorales, donde siguen destacando la actividad salinera (ya desde el SXV se reconoce los Torunnos como una zona de especial interés para la actividad salinera), la agropecuaria, la pesca y marisqueo, y la cinegética.

Sobre el puente de Barcas del Caño Zurraque (Chiclana), similar al puente de Barcas del Río San Pedro, en 1802 se realiza la entrega del puente de barcas del Río de San Pedro, sustituyendo a la barca que formaba parte de los propios del municipio. La construcción del mismo se inició en el siglo XVIII.

Sin título-1

El puente de barcas fue cortado por las tropas españolas del general Alburquerque a su paso por dicho sitio en su retirada hacia la Isla de León para impedir el paso de las tropas francesas. Tras la guerra, se reparó y se puso de nuevo en funcionamiento.

Más información en http://www.ieca.junta-andalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/blog/2015/07/matagorda-y-el-trocadero/


Esta página contiene enlaces a sitios web ajenos a la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía que, en consecuencia, no se hace responsable del tratamiento que esas webs hagan de los datos que las personas usuarias les proporcionen. Por ello, se recomienda que antes de facilitar datos a esas páginas web, se consulte la política de privacidad de las mismas.