Parque de los Toruños

Fortificaciones y periodo napoleónico

Durante la edad media, en el contexto de los enfrentamientos entre musulmanes y cristianos, las zonas llanas litorales de la baja Andalucía quedaron despobladas, casi desiertas. Estaban muy expuestas a ataques de piratas o de los ejércitos. La planicie no daba amparo y la costa facilitaba el desembarco de asaltantes y una huida rápida. Todo cambiará con la llegada de la pólvora 

Fortificaciones del siglo XVIII

Todas las fortificaciones que el hombre conociera cambiarán para adaptarse a los cañones y las nuevas armas de fuego. Aparecerán perfiles más bajos, muros más gruesos e inclinados (con alambor), y cobraran importancia fortificaciones de campaña, terraplenes y fosos que estarán presentes desde el siglo XV hasta generar los frentes de trincheras y Bunkers, ya en el siglo XX. Una batería con un par de cañones es capaz de cerrar el acceso a un caño navegable y, llegado el caso, hostigar y hundir un barco aunque esté equipado con cientos de almas.

En el parque metropolitano encontramos una frecuente presencia de fortificaciones militares durante los siglos XVIII y especialmente el XIX. Están destinadas a proteger la vía navegable del río de San Pedro, las comunicaciones entre El Puerto de Santa María y Puerto Real  y las posibles zonas de desembarco.

Fortificaciones del siglo XVIII

El primer momento en que se construyen fortificaciones en el parque está en relación con el enfrentamiento casi permanente mantenido con los ingleses desde la Guerra de la Oreja de Jenkins, pasando por la Guerra de Los Siete años y terminando con la guerra de Independencia de los Estados Unidos. Ante la posibilidad de un ataque inglés a la Bahía de Cádiz y sus importantes ciudades, se aumentó el número de tropas y se aprovisionó con armamento a las fortificaciones ya existentes.

Del mismo modo, se construyeron dos fortificaciones de campaña que cerraban la entrada al río San Pedro, que aparecen en el plano de 1780. Una se situará en la punta de los Saboneses, entonces denominada Punta de las Doradas. La otra justo enfrente, en la zona donde con posterioridad se construirá la Cortadura del Río de San Pedro.  Ambas serán el precedente para mantener la zona fortificada en momentos posteriores

Fortificaciones S. XIX. Periodo Napoleónico. Asedio a Cádiz

El segundo momento en el que se construyen fortificaciones en el parque es la Guerra de Independencia española. En esta contienda, los franceses  ocuparán toda la zona que ahora es parque metropolitano. Establecerán un campamento en La Algaida con objeto de asediar Cádiz y su objetivo prioritario será tomar el frente de Matagorda, desde donde se podía bombardear la ciudad, así como controlar la navegación del Río de San Pedro y controlar el camino entre Puerto Real y El Puerto de Santa María a través de los puentes de barcas que existían sobre el Guadalete y el río San Pedro.  El Puerto de Santa María se tornará de vital importancia para garantizar el control de los frentes de Sanlúcar, Jerez de La Frontera y Cádiz. Por otro lado, Puerto Real controlaba el acceso a las zonas libres de San Fernando y Cádiz. No debe extrañarnos la importante presencia militar en la zona.

En el Río de San Pedro se colocaron dos cabezas de baterías fortificadas por su importancia estratégica.

En la zona donde actualmente se ubica la carpa principal del parque metropolitano, se asentó una batería de cierta importancia que garantizaba la seguridad de la vía navegable del río de San Pedro y podía hostigar la playa de Levante.

En la Algaida se fue colocando un campamento que era móvil y se desplazaba en la medida que se avanzaba hacia Matagorda, según muestra la cartografía histórica. La situación del campamento de las tropas francesas en La Algaida ha sido referenciada por varios autores, destacando entre éstos, por lo temprano de sus trabajos, Antonio Muro Orejón.

El entorno de la actual Cortadura del Río de San Pedro contaba con varias fortificaciones francesas. 

imagen 5 parque Detalle del plano de 1812, referencia de registro RM.27230, en Instituto Cartográfico de Cataluña

Detalle del plano de 1812, referencia de registro RM.27230, en Instituto Cartográfico de Cataluña. Se aprecian con claridad las fortificaciones realizadas en los pasos del San Pedro y el Guadalete para controlar el camino entre El Puerto de Santa María y Puerto Real. 

imagen 6 Detalle de lámina 683 en Calderón Quijano,  Cartografía militar y marítima de Cádiz, Sevilla, 1956

Detalle de lámina 683 en Calderón Quijano,  Cartografía militar y marítima de Cádiz, Sevilla, 1956, donde se detalla la fortificación del paso del Río de San Pedro. 

imagen 7 Detalle de lámina 618 en Calderón Quijano,  Cartografía militar y marítima de Cádiz, Sevilla, 1956

Detalle de lámina 618 en Calderón Quijano,  Cartografía militar y marítima de Cádiz, Sevilla, 1956, donde se detalla la fortificación de la Casa del Coto, próxima a la cortadura.
La última fortificación de este momento histórico se construirá por los españoles, una vez que los franceses abandonen la zona.

Viendo que el fuerte de Matagorda era débil en su frente de tierra y que esta posición era un padrastro para el ataque de Cádiz, se decidió realizar una cortadura que impidiera el acceso a la península del Trocadero.

imagen 8 Detalle de las fortificaciones francesas en la barra

Detalle de las fortificaciones francesas en la barra. Destacamos aquella construida en la punta de los Saboneses, que recupera la antigua fortificación de 1780.La batería tenía 3 cañones.  En su proximidad se encontraba una segunda batería de dos cañones.

La batería de dos cañones próxima al puente de barcas que se señala con una bandera francesa la identificamos con aquella existente en la proximidad de la carpa de eventos del parque metropolitano que protege el codo del Río de San Pedro. Se aprecia como ya se habían destruido algunas de ellas.

imagen 9 Detalle de las fortificaciones francesas en el Parque Metropolitano

Detalle de las fortificaciones francesas en el Parque Metropolitano. Se aprecia como ya se habían destruido algunas de ellas. 

Plano de 1812, nº de registro RM.24652, Instituto Cartográfico de Cataluña.

En la zona se realizaron otras fortificaciones similares, obras del Ejército Francés, si bien conocemos que se destruyen las fortificaciones francesas por los zapadores del ejército español en 1812 una vez estos abandonaron el  Campamento en la zona. De La Algaida. 

Fortificaciones S. XIX. La Batalla de El trocadero Contexto histórico.

El triunfo del Absolutismo en España llega tras la Batalla del Trocadero, que implicó la rendición de Cádiz y la vuelta al antiguo régimen. Por ello, es un episodio repetido en todos los libros de Historia de España que traten en profundidad el siglo XIX.

El caso tiene especial proyección internacional por ser referido en los nuevos Estados Unidos de América, que lo tomaron como justificación para aplicar la Doctrina Monroe de 2 de diciembre de 1823, que incluía un plan nacional para defenderse de posibles acciones militares conjuntas de los países europeos.

La rendición de Cádiz tras la batalla del Trocadero fue repetida en Francia y en muchos países de Europa hasta la saciedad, pues implicaba la rendición de una de las plazas que se resistieron a las tropas del mismísimo Napoleón. El nombre de Trocadero y Cádiz era en la Europa de la época lo que hoy es Mosul, Alepo o Basora: un lugar hostil donde lo normal era terminar muerto y que había sido sometido. Por eso se entiende que se aluda al Trocadero para denotar el carácter marcial de un oficial en obras como Los Miserables, de Víctor Hugo, o la importancia que se le dio en París, donde nombraron como tal un palacio y los famosos jardines que rodean la Torre Eiffel. Incluso el Arco del Triunfo de París se denominó temporalmente Arco del Trocadero.

Tras derrotar a Napoleón, varias potencias europeas partidarias del absolutismo firmaron un pacto, denominado Santa Alianza, que tenía como objetivo comprometer la ayuda entre los firmantes para acabar militarmente con cualquier intento de implantación del liberalismo.

Tras la Revolución de Las Cabezas de 1820, se reinstauró la Constitución de Cádiz y se abolió el Absolutismo en España, obligando al Rey, prisionero en Cádiz, a firmar una nueva Constitución que de hecho era retomar la Pepa, lo que provocó que Fernando VII, firmante de la Santa Alianza, pidiera ayuda a sus aliados europeos, partidarios de la vuelta al Antiguo Régimen.

Estos le correspondieron a su misiva con el envío de tropas para su liberación y la reinstauración del Antiguo Régimen. El ejército enviado, liderado por el duque de Angulema, y que mayoritariamente lo componían franceses, fue denominado de los “100.000 hijos de San Luís” en alusión al patrón de Francia.

La ocupación de Puerto Real por los 100.000 hijos de San Luís es singular, pues la población celebró festivamente su llegada y retorno al absolutismo del mismo modo que había celebrado la vuelta de la Constitución de Cádiz. Las tropas permanecieron en la Real Villa entre julio y septiembre de 1823.

La auténtica Batalla del Trocadero aconteció en las fortificaciones de La Cortadura, y fue el hecho de la toma del fuerte al asalto por la infantería francesa, que de madrugada, aprovechando la bajamar, cruzó con las armas en alto el caño de la Cortadura. Esta acción bélica fue especialmente sangrienta para ambos bandos, pero permitió al ejército francés poner bajo asedio directo los almacenes del Consulado y los castillos de Matagorda, arruinado, y Fort Luís, donde ya apenas quedaban soldados en la guarnición.

La Cortadura del Río de San Pedro.

La Cortadura cuenta con numerosos nombres: de El Trocadero, de San José en honor a su constructor, del Río de San Pedro y, popularmente, Caño de La Ministra. Es el escenario principal de la Batalla del Trocadero en 1823.

Se trata de una fortificación de campaña, propia de época napoleónica, usando foso y terraplén de perfil bajo para uso de artillería y que en su día, estuvo estabilizado mediante el uso de sacos que a su vez también servían para la defensa y protección.

Se realizó por el ejército español tras la retirada de las tropas francesas de su campamento en La Algaida. Moreno de Guerra, J. menciona como personaje memorable de la Real Villa de Puerto Real a “Autrán Díaz Barcenilla (D. José), capitán de Fragata, caballero de Santiago, autor de la Cortadura de su nombre en el paso a la Mata Gorda”

Vista en sección de la fortificación de la Cortadura del Río de San Pedro. (Elaboración propia)

Vista en sección de la fortificación de la Cortadura del Río de San Pedro. (Elaboración propia)

Toda la zona estuvo fortificada para garantizar la toma de la Península de El  Trocadero. Destacamos el hecho de que se vuelva a recuperar la batería en la Punta de los Saboneses, denominada ahora “Ataque Volante”.

También es reseñable la construcción de varias baterías que defenderán las orillas del Río de San Pedro, y de un entramado de pequeños reductos comunicados por un camino peraltado que terminaran en el frente de la cortadura y será el lugar desde donde se organice el ataque de infantería que a bayoneta calada y con numerosas bajas terminó ganando el fuerte y haciendo que la plaza de Cádiz, inconquistable durante la Guerra de Independencia, se rindiera a las tropas francesas en 1823. 

imagen 11 Detalle de las fortificaciones de el Parque Metropolitano y su entorno

Detalle de las fortificaciones de el Parque Metropolitano y su entorno durante el sitio de las Tropas del Duque de Angulema a las tropas pro liberales. Se aprecia con claridad La Cortadura del Trocadero, hoy denominada del Río de San Pedro  y la batería denominada “Ataque Volante”, en la actual punta de los Saboneses.

Del mismo modo se aprecian baterías comunicadas sucesivamente mediante un camino peraltado que conecta Puerto Real con el frente de la Cortadura.

También apreciamos la recuperación de la batería del codo del río de San Pedro, situada cerca de la actual carpa de eventos del parque metropolitano. Original en Centro Geográfico del Ejército. Arm. G TBLA. 9ª Carp. 1ª núm. 804, Signatura: IECA1988000725.

imagen 12

Detalle de las fortificaciones en Plano titulado “Ataque al Trocadero”, original en Francés.  (Attaque du Trocadero) Archivo Municipal de Cádiz. Signatura: IECA1988011451.

A continuación analizamos algunos detalles del presente plano donde se aprecian las fortificaciones que concluimos en la ruta.
imagen 13

Detalle del plano Attaque du Trocadero. Batería nº6, denominada “Attaque Volante”, situada en Punta de Los Saboneses. Recupera la posición de la fortificación original de 1780 y facilita el acoso de la Cortadura y el control del Río de San Pedro.

imagen 14

Detalle de la pequeña  fortificación denominada “de la Aduana” “Batería de la Douane”. Puede tratarse más de un puesto de control con dotación artillera que de una batería en sí.

imagen 15

Vista del conjunto de fortificaciones destinadas a acosar el frente de tierra de la Cortadura del Río de San Pedro. Se aprecia la conexión del Caño del Trocadero y el Río de San Pedro con esta cortadura.

Tambien se aprecia la disposición de los zonas fortificadas sobre el terraplén.

imagen 16

Vista de detalle de la cortadura.


Esta página contiene enlaces a sitios web ajenos a la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía que, en consecuencia, no se hace responsable del tratamiento que esas webs hagan de los datos que las personas usuarias les proporcionen. Por ello, se recomienda que antes de facilitar datos a esas páginas web, se consulte la política de privacidad de las mismas.