EL CONSEJO DECLARA BIEN DE INTERÉS CULTURAL EL ANTIGUO CONVENTO DE SAN FRANCISCO DE MORÓN DE LA FRONTERA

 

El Consejo de Gobierno ha declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, el antiguo Convento de San Francisco de Morón de la Frontera (Sevilla). Este edificio fue levantado en el siglo XVI por el primer duque de Osuna siguiendo la tendencia renacentista, si bien las sucesivas remodelaciones llevadas a cabo posteriormente lo han enriquecido con diferentes estilos.

El nuevo Bien de Interés Cultural destaca especialmente por la portada de su iglesia, labrada en piedra caliza. Este templo, construido en el siglo XVI, consta de una sola nave dividida en siete tramos separados por pilastras toscanas pareadas que soportan un entablamento desde el que arranca una bóveda de medio cañón con decoración manierista de tipo geométrico. Otros elementos destacados del edificio son el claustro, rodeado de galerías de arcos de medio punto sobre columnas toscanas, y la zona de las antiguas celdas.

La declaración como monumento incluye los bienes muebles que se conservan en el interior del edificio, entre los que destacan el retablo mayor de la iglesia, el retablo de la capilla del Sagrario y un crucificado de Baltazar López fechado en 1592. Asimismo, se delimita un espacio de protección integrado por las parcelas contiguas al monumento y por aquellas otras que presentan una relación visual con el mismo. Esta delimitación afecta a la plaza de San Francisco y a las calles Reyes Benítez, Humanes, Diego Bermúdez Rodríguez, Antonio Garrocho Martínez, Guadiana y San Francisco.

 

EL CONSEJO ACUERDA LA EXPROPIACIÓN FORZOSA DE DOS PARCELAS EN EL YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE BAELO CLAUDIA

 

El Consejo de Gobierno ha acordado hoy iniciar la expropiación forzosa de dos parcelas situadas dentro de la Zona Arqueológica de Baelo Claudia, en el municipio gaditano de Tarifa, con el objetivo de reforzar la conservación del yacimiento. En estas parcelas, que suman una superficie de más de 700 metros cuadrados, se ubican dos edificaciones que afectan muy negativamente a los restos de la antigua ciudad comercial romana.

Los terrenos que se van a expropiar son los dos primeros de los nueve que fueron declarados el pasado mayo de interés social a efectos de expropiación forzosa para garantizar la conservación del yacimiento de Baelo Claudia. Las edificaciones de estas parcelas, situadas en lo que la calle principal del asentamiento romano, hacían imposible continuar las investigaciones arqueológicas sobre el urbanismo del conjunto arqueológico.

Además, las servidumbres de paso existentes imposibilitan el correcto cerramiento perimetral del yacimiento y permiten el paso de vehículos y personas hasta el mismo centro urbano de Baelo Claudia, con el consiguiente riesgo de expolio. Por su parte, las edificaciones actúan como barrera física en la evacuación de las aguas pluviales y provocan fenómenos de deterioro y erosión en los restos arqueológicos.

 

LA JUNTA INVIERTE 62 MILLONES EN OBRAS DE EMERGENCIA EN ITÁLICA Y EN EL MONASTERIO DE SAN JERÓNIMO DE GRANADA

 

La Junta de Andalucía realiza actualmente obras de emergencia en el claustro del Monasterio de San Jerónimo de Granada y en las Termas Menores del Conjunto Arqueológico de Itálica, en Santiponce (Sevilla). La consejera de Cultura, Carmen Calvo, ha informado hoy al Consejo de Gobierno de estos dos proyectos, que supondrán una inversión global de 62 millones de pesetas.

La intervención en el Monasterio de San Jerónimo, que se inició el pasado 13 de julio, tiene como principal objetivo reparar la cubierta del claustro, afectada por problemas de pudrición en la tablazón y de desprendimiento de tejas. Las obras, presupuestadas en 32 millones de pesetas, tienen un plazo de ejecución de cuatro meses.

Las obras de emergencia en Itálica, que se llevan a cabo desde el pasado mes de enero, se destinan a reparar los daños provocados por el derrumbe parcial de un muro de contención el yacimiento, ocasionado durante un fuerte temporal de viento y lluvia ocurrido en Santiponce a principios de este año. Para ello se construirá un nuevo muro de hormigón y en la instalación de un sistema de drenaje que evite la acumulación de agua. Asimismo, se aprovechará la intervención para mejorar las condiciones de conservación de estos restos arqueológicos. El proyecto, presupuestado en 30 millones de pesetas, concluirán a finales del próximo mes de agosto.