APROBADO EL DECRETO QUE REGULA LA FORMACIÓN DE LOS MANIPULADORES DE ALIMENTOS

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el decreto por el que se regulan los planes de formación de los manipuladores de alimentos y el régimen de autorización y registro de las empresas y entidades que desarrollan actividades formativas en esta materia.

De acuerdo con la nueva norma, las empresas andaluzas serán las responsables de garantizar, mediante programas educativos propios o impartidos por entidades autorizadas, la adecuada formación en higiene alimentaria de sus empleados, que ya no tendrán la obligación de obtener el carné de manipulador de alimentos.

Entre otros contenidos, los programas de formación deberán tratar sobre los riesgos sanitarios derivados de la inadecuada manipulación de los alimentos, las principales causas de contaminación de estos productos y los motivos que contribuyen a la aparición de brotes de enfermedades de transmisión alimentaria. También incluirán nociones básicas de higiene personal, consejos de limpieza y desinfección e información sobre los diferentes tipos de conservación y refrigeración de alimentos y sobre prácticas peligrosas en su manipulación.

En cuanto al régimen de autorización y registro de las empresas y entidades dedicadas a la formación en estas materias, se establece, entre otros requisitos, la obligatoriedad de solicitar una autorización a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud. Esta petición deberá ir acompañada de una memoria en la que se reflejen los objetivos generales y específicos del programa de formación, sus contenidos teóricos y prácticos, la disponibilidad de locales y medios técnicos propios y el material didáctico y el profesorado con el que se cuenta. La autorización se otorgará por un periodo máximo de cinco años y una vez pasado este tiempo deberá renovarse aportando la documentación necesaria.

Igualmente, los centros y escuelas de formación profesional o educacional reconocidos por organismos oficiales podrán solicitar que sus cursos y actividades en materia alimentaria formen parte de los planes de formación regulados por el decreto. Con carácter excepcional, la administración sanitaria también podrá desarrollar iniciativas de formación cuando lo considere necesario.

El decreto atañe principalmente a las empresas ubicadas en Andalucía, si bien aquellas entidades y centros autorizados en otras comunidades autónomas podrán desarrollar también su labor siempre que cumplan los requisitos exigidos.

Finalmente, la nueva norma establece un plazo máximo de un año a partir de su entrada en vigor para que las empresas puedan adaptarse al nuevo modelo de formación y acreditación.

El decreto aprobado hoy se suma a la serie de iniciativas que la Junta de Andalucía viene impulsando en los últimos años para garantizar los máximos niveles de calidad y seguridad en el sector alimentario y para fomentar una mayor implicación de las empresas en esta responsabilidad. Entre estas medidas destacan la creación de la Agencia Andaluza de Seguridad y Calidad Alimentaria, la constitución de una comisión para el seguimiento de la seguridad sanitaria en la distribución de alimentos, la informatización de los sistemas de información sobre seguridad alimentaria, la agilización de trámites para el registro sanitario de industrias y la consolidación de las redes de alerta fitosanitaria y vigilancia epidemiológica en la comunidad autónoma.