APROBADA LA DECLARACIÓN COMO MONUMENTO DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO DE PEÑAFLOR

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la declaración como Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, de la Iglesia de San Pedro de Peñaflor (Sevilla).

Construida en el siglo XVIII en el mismo lugar en que se ubicaba la antigua parroquia mudéjar dañada por el terremoto de 1755, esta iglesia es un destacado exponente de la arquitectura barroca en su tránsito hacia el neoclasicismo. El proyecto inicial se atribuye a Antonio de Figueroa, aunque las obras fueron terminadas por José Echamorro, el primer arquitecto neoclásico de la Diócesis de Sevilla.

El templo, situado en la plaza principal de Peñaflor, figura como un volumen único del que sobresalen la cúpula del crucero y la torre. Su posición elevada le otorga un papel determinante en la configuración de la trama urbana de la localidad.

La declaración como monumento incluye diversos bienes muebles que se conservan en el interior de la iglesia, entre los que destacan dos retablos anónimos del siglo XVIII y un crucificado de mediados del XVI. Asimismo, establece un entorno de protección que afecta a todos los edificios de la Plaza de España y de los tramos iniciales de las calles Nueva, Juan Carlos I, Cuevas y Torno de la Iglesia.