EL CONSEJO APRUEBA LA DECLARACIÓN DEL CONJUNTO HISTÓRICO DE MEDINA SIDONIA COMO BIEN DE INTERÉS CULTURAL

 

El Consejo de Gobierno ha declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de conjunto histórico, el casco histórico de Medina Sidonia (Cádiz), por su carácter representativo de los distintos valores culturales desarrollados en la Baja Andalucía a lo largo de casi tres milenios. La calidad arquitectónica de este núcleo urbano se refleja sobre todo en sus viviendas, que presentan profusión de portadas, cierres y patios interiores. A ello se une su privilegiada localización sobre una ladera de amplia base que permite una visualización armónica del conjunto.

Medina Sidonia, habitada desde los primeros tiempos históricos gracias a su estratégica posición entre la costa atlántica y el Campo de Gibraltar, fue fundada por los fenicios y bautizada por los romanos como Assido Caesarina, de donde proviene su nombre actual. No obstante, los vestigios de asentamientos humanos hallados en su término municipal se remontan a finales del periodo neolítico, como lo demuestran la pinturas rupestres de Las Algámitas. Los restos romanos son abundantes e incluyen estatuas, columnas y sepulcros, además del reciente descubrimiento de unas cloacas construidas en el siglo I, con 30 metros de galerías subterráneas.

La ciudad adquirió gran esplendor durante la época musulmana, en la que se construyó la fortaleza defensiva a partir de la cual se fueron trazando de forma concéntrica las calles del casco antiguo. De este castillo se conservan hoy algunos restos de sus muros. Con la conquista cristiana y el establecimiento del Ducado de Medina Sidonia, se construyó un recinto amurallado del que hoy perduran varios tramos y elementos, como la Torre de Doña Blanca y tres de sus cuatro puertas: el Arco de la Pastora, el Arco de Belén y la Puerta del Sol. Dentro de este recinto se conservan, entre otras edificaciones, la Iglesia de Santa María la Coronada y las Caballerizas del Duque, así como diversos restos de antiguas casas señoriales.

La delimitación del conjunto histórico declarado hoy abarca tanto el núcleo de la ciudad, correspondiente a su crecimiento urbano hasta mediados del siglo XX, como el barrio de San Juan de Dios.