LA JUNTA DECLARA MONUMENTO EL CONVENTO DE LOS TERCEROS Y LOS RESTOS DEL PALACIO DE LOS PONCE DE LEÓN EN SEVILLA

 

El Consejo de Gobierno ha acordado declarar Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, el conjunto de edificaciones históricas formado por la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, el antiguo Convento de Los Terceros Franciscanos y los restos del Palacio de los Ponce de León en Sevilla.

El Convento de la Orden Tercera de San Francisco, ejemplo significativo de la arquitectura barroca de la ciudad, comenzó a construirse a principios del XVII por la iglesia, a la que en el siglo siguiente se añadió una fachada con ecos del barroco hispanoamericano. Este templo mantiene actualmente su uso religioso como sede de la Hermandad de la Sagrada Cena.

Las dependencias conventuales se organizan en torno a dos claustros que se enlazan a través de uno de los elementos arquitectónicos más singulares del conjunto: su escalera principal, de compleja traza barroca y construida entre 1960 y 1967 por el fraile Manuel Ramos. Esta antiguas estancias han sido remodeladas como sede de la Empresa Municipal de Aguas de Sevilla.

Después de la Desamortización de Mendizábal el convento pasó a ser cuartel y en 1952 se convirtió en colegio de los Padres Escolapios, uniéndose al inmueble contiguo que fue palacio de la familia Ponce de León. De esta casa nobiliaria, una de las más importantes con las que contó la ciudad desde el siglo XV, sólo quedan hoy, integrada en un edificio de viviendas, una galería porticada de dos plantas y una torre que alberga una escalera imperial realizada en el siglo XIX.

La declaración aprobada hoy por el Consejo de Gobierno incluye también los bienes muebles de la iglesia, entre los que destaca el retablo mayor realizado en 1670 por Francisco Dionisio de Ribas; la sillería del coro y el órgano, que datan de 1630, y el retablo de Nuestra Señora de la Encarnación, de autor anónimo y fechado a mediados del siglo XVII, así como distintas piezas de la sacristía.

Finalmente, el decreto establece un entorno de protección que incluye tanto las parcelas catastrales que mantienen un contacto físico con el monumento como las que configuran el trazado de la calle Sol y aquellas que presentan mayor conexión visual con el conjunto, ubicadas en las plazas de Los Terceros y Ponce de León y en las calles Matahacas y Escuelas Pías. También se integran en este perímetro los espacios públicos conformados por las calles Sol y Virgen de los Gitanos y las plazas de Los Terceros, San Román y Ponce de León.