EL CONSEJO DECLARA MONUMENTO LA ERMITA DE JESÚS DE LAS PENAS EN LA LOCALIDAD CORDOBESA DE ENCINAS REALES

 

El Consejo de Gobierno ha acordado declarar Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, la Ermita de Jesús de las Penas en Encinas Reales (Córdoba), templo barroco del siglo XVIII de autor desconocido, aunque su construcción se atribuye al religioso y arquitecto lucentino Leonardo Antonio de Castro.

La iglesia, de planta de cruz latina, presenta una nave dividida en tres tramos y un coro alto situado sobre el primero. El mayor despliegue ornamental se concentra en la cúpula, las pechinas y los arcos del crucero, con yeserías decoradas con motivos vegetales, angelotes y marcos ovalados que acogen los atributos de la Pasión y los escudos de Encinas Reales, Lucena y la casa ducal de Medinaceli. Esta decoración se completa con pinturas murales de estilo rococó situadas en la zona superior de los retablos.

El camarín, ubicado tras la cabecera de la capilla mayor, acoge el retablo donde se venera la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas. Fue construido en 1813 y tiene planta octogonal cubierta por una cúpula semiesférica. Su interior presenta una profusa decoración de carácter neoclásico.

En el exterior, la portada se remata con una hornacina central cubierta de cristal que alberga una réplica en piedra del titular de la ermita. Adosada al lateral derecho de la fachada se sitúa la torre, de cuerpo rectangular y rematada por una sencilla espadaña que sirve de campanario. Junto a la torre, en su costado derecho, se halla la casa del santero.

Entre los bienes muebles que alberga la ermita, también incluidos en su declaración como monumento, destacan la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas, talla de ‘Ecce Homo’ fechada en 1664; una escultura en madera de la Virgen del Rosario, de la escuela granadina seguidora de Pedro de Mena (siglo XVII); la talla del Cristo de la Humildad, del siglo XVIII y atribuida al círculo sevillano de Pedro Roldán, y los retablos de las capillas laterales, que datan en su mayoría de la segunda mitad del siglo XVIII.

El decreto aprobado hoy por el Consejo de Gobierno establece un entorno de protección al monumento que incluye el jardín posterior y la avenida ajardinada de la parte delantera, con lo que se define un espacio triangular en el límite meridional del municipio y separado de éste por la carretera Córdoba-Málaga.