EL CONSEJO DE GOBIERNO APRUEBA LA NUEVA NORMATIVA DE ACOGIMIENTO FAMILIAR Y ADOPCIÓN DE MENORES

 

Entre otras novedades, el decreto garantiza el derecho del adoptado a conocer la identidad de su familia biológica una vez alcanzada la mayoría de edad

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado el decreto que regula los procedimientos de acogimiento familiar y adopción de menores bajo tutela o guarda de la Junta de Andalucía, así como la intervención de la Administración autonómica en la adopción internacional.

La nueva norma, que desarrolla la Ley de los Derechos y la Atención al Menor, unifica en un solo texto la actual legislación dispersa sobre esta materia. Entre las novedades que introduce destaca el reconocimiento del derecho del menor adoptado a conocer, una vez sea mayor de edad, la identidad de su familia biológica y su historia personal, a través de un servicio de mediación especializado. También se le garantiza, atendiendo a su grado de madurez, el derecho a ser informado de las causas de la separación familiar, del plan de intervención que le afecta y de su condición de adoptado, así como de los derechos que le asisten en todas estas circunstancias.

De acuerdo con el decreto, la opinión de los menores deberá ser tenida en cuenta tanto en los procedimientos de acogimiento como en los de adopción. Además, se establece la obligatoriedad de contar con su conformidad en caso de que tengan doce años cumplidos. La norma también fija una serie de medidas para asegurarles un trato individualizado a través de profesionales de referencia y para revisar sus situaciones de integración familiar al menos cada seis meses.

Respecto a la familia acogedora o adoptante, el principal derecho que se introduce es el de disponer de toda la información recogida en el expediente del menor desde el inicio de la convivencia, a fin de facilitar su integración en el nuevo núcleo familiar.

Como objetivo general, la nueva norma establece que el menor en situación de guarda o tutela debe pasar a convivir lo antes posible con su familia extensa (abuelos y tíos) de forma preferente, o con otra ajena si esto no fuera viable. En el caso de grupos de hermanos, se da prioridad a su acogimiento o adopción por parte de una misma persona o núcleo familiar, facilitándose la relación entre los mismos si la separación fuera inevitable.

Igualdad

En cuanto a la valoración de los solicitantes, y con el objetivo de garantizar el principio de igualdad, el decreto fija unos criterios homogéneos de selección en cada uno de los tipos de acogimiento familiar y en la adopción. Para esta última se recoge como principal novedad la disposición de una diferencia de edad máxima de 42 años entre el adoptante y el adoptado. Con el tope de edad, que anteriormente no existía, se pretende que los adoptantes sean personas de edad normalizada y, por tanto, puedan asegurar el desarrollo de los derechos del menor.

Otras medidas novedosas son la determinación de un plazo de seis meses para la resolución del acogimiento o de la adopción y el establecimiento de una vigencia de tres años para el certificado de idoneidad familiar.

La norma recoge también la incompatibilidad de presentación de solicitudes de acogimiento familiar y de adopción, dado que son proyectos familiares que presentan motivaciones diferentes. No obstante, las peticiones de adopción en Andalucía sí podrán ser compatibles con las de adopción internacional y, en este sentido, se permitirá la posibilidad de que un mismo solicitante pueda tramitar hasta dos expedientes.

Todos los procedimientos relativos a la toma de decisiones sobre acogimiento y adopción se atribuyen a las Comisiones Provinciales de Medidas de Protección, que actúan bajo los principios de participación, objetividad e imparcialidad. Estos órganos, que han comenzado a constituirse durante este año, están adscritos a las distintas delegaciones provinciales de la Consejería de Asuntos Sociales e integrados por técnicos especializados, fundamentalmente psicólogos y trabajadores sociales.

En el ámbito consultivo y de asesoramiento, la principal novedad es la creación de

la Comisión Asesora de Acogimientos y Adopción, que será el órgano colegiado encargado de formular y valorar las propuestas en relación con las iniciativas de integración familiar y proponer estudios sobre esta materia. Esta comisión estará adscrita a la Dirección General de Infancia y Familia e integrada por ocho vocales elegidos entre profesionales de reconocido prestigio en los ámbitos de la psicología, el derecho y el trabajo social.

Registro único

El decreto aprobado hoy determina la creación de un único registro de solicitantes, que sustituirá a los ocho de ámbito provincial que actualmente funcionan y en el que se inscribirán todas las personas declaradas idóneas para las cuatro modalidades de integración familiar: acogimiento simple y permanente, acogimiento preadoptivo y adopción.

En el caso del acogimiento preadoptivo y de la adopción, las propuestas de resolución se realizarán teniendo en cuenta a todos los inscritos en el registro. Se configura de este modo una especie de ‘lista de espera única’ con la que se equiparan las expectativas de los solicitantes andaluces, independientemente de la provincia en la que residan.

Integración familiar

Actualmente más de 4.000 menores están en situación de acogimiento familiar en sus tres modalidades (simple, permanente y preadoptivo). Esta medida, que consiste en integrar temporalmente a un menor en una familia distinta a la de sus padres biológicos sin cambio en la titularidad de la patria potestad, es la más utilizada dentro del sistema autonómico de protección de la infancia. Alrededor de un 80% de estos menores son acogidos en su propia familia extensa, es decir, por abuelos, tíos u otros parientes cercanos.

En cuanto a la adopción, la Consejería de Asuntos Sociales tramita en estos momentos alrededor de 300 expedientes relativos a menores españoles y 650 a niños extranjeros para su integración en familias residentes en Andalucía.