APROBADO EL PLAN DE ORDENACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES DEL PARAJE NATURAL DE SIERRA PELADA Y RIVERA DEL ASERRADOR

La norma refuerza las medidas de protección de la mayor colonia andaluza de buitres negros

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Paraje Natural de Sierra Pelada y Rivera del Aserrador (Huelva). Este enclave, de excepcional interés faunístico, concentra la mayor colonia andaluza de buitres negros y una de las más importantes de Europa, lo que motivó su declaración como espacio protegido en 1989 y como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en 1990.

El texto aprobado hoy, cuyo objetivo prioritario es la protección y recuperación de esta colonia y de sus hábitats, permitirá acometer la sustitución por vegetación autóctona mediterránea de algunas masas de eucaliptal situadas en zonas sensibles para la nidificación de las rapaces. Asimismo, incluye normas para la promoción del uso público y para el desarrollo sostenible de las actividades y aprovechamientos forestales, mediante su armonización con los periodos de reproducción de la avifauna protegida.

Entre otras disposiciones, el plan prohíbe las labores forestales en un radio de 500 metros alrededor de los nidos de los buitres negros y, con carácter general, incrementa el control de las actividades que suponen molestias para la fauna, como el tránsito de vehículos a motor, las acampadas o la instalación de redes eléctricas o de telecomunicaciones.

Las actividades forestales, cinegéticas, de extracción de corcho o de recolección de piñas y plantas aromáticas, entre otras, deberán ser autorizadas con carácter previo por la Consejería de Medio Ambiente, además de respetar los periodos de reproducción del buitre negro. Las labores tradicionales relacionadas con la ganadería, la agricultura y la apicultura no requieren autorización previa, aunque sí deben tener en cuenta las condiciones de protección de la fauna.

El instrumento de planificación aprobado por el Consejo de Gobierno, cuya vigencia es de ocho años, descarta también la introducción de nuevas especies de flora, fauna y cultivos, las actividades mineras y las explotaciones agropecuarias industriales o intensivas, como granjas o invernaderos.

De otro lado, el plan prevé la puesta en marcha de programas específicos contra los incendios forestales, frecuentes en la zona, y contra la erosión de los suelos, que en algunos casos presentan fragilidad y fuertes pendientes.

Finalmente, en cuanto al uso público, la norma incluye la instalación de miradores y zonas de visitas pero restringe la presencia humana en las proximidades de las plataformas de nidificación.

Valores ecológicos

Situado en las estribaciones de la Sierra Morena onubense, el Paraje Natural de la Sierra Pelada y Rivera del Aserrador se extiende sobre una superficie aproximada de 12.200 hectáreas en los términos municipales de Aroche, Cortegana, Rosal de la Frontera y Almonaster la Real.

Junto a la colonia de buitres negros, destaca la presencia en el enclave de especies de la fauna amenazada como el águila culebrera, el águila calzada, el búho real o la cigüeña negra. Entre los mamíferos proliferan el gato montés, el meloncillo y el jabalí, además de la nutria en los principales cursos de agua.

El matorral, las dehesas mixtas de encinas y alcornoques, los bosques de ribera y las plantaciones de pinos y eucaliptos conforman las principales formaciones vegetales del paraje natural, con una menor presencia de olivares, frutales y cultivos de herbáceos. La explotación de los montes es el principal recurso económico de esta zona, caracterizada por una escasa población humana.