EL CONSEJO APRUEBA UN DECRETO PARA MEJORAR LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS PLÁSTICOS AGRÍCOLAS

 

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el decreto que regula la gestión de los residuos plásticos agrícolas de invernaderos y cultivos protegidos. El objetivo de la nueva norma es promover y mejorar la recogida, transporte, reciclaje y eliminación de estos residuos, además de vigilar su manejo y los lugares donde se depositan. El texto legal incluye también un capítulo en el que se desarrolla la legislación vigente sobre el régimen de autorización a las empresas gestoras de residuos no peligrosos (urbanos y asimilados).

El decreto establece medidas para una mayor implicación de los fabricantes, distribuidores y vendedores de plásticos agrícolas en el tratamiento de los residuos, a través de su participación obligatoria en grupos de gestión.

Estos grupos, en los que también pueden integrarse los agricultores aunque no es obligatorio, deben obtener una autorización de la Consejería de Medio Ambiente, por un periodo de cinco años renovable y no transmisible a terceros, para realizar las actividades de reciclaje y eliminación de los desechos agrícolas.

Por su parte, los Ayuntamientos podrán suscribir convenios con los grupos de gestión autorizados para encomendarles parcial o totalmente dichas actividades, además de las tareas de recogida, transporte y almacenamiento.

Los grupos de gestión deben hacerse cargo también de los costes y del cobro a los usuarios por los servicios que presten en el tratamiento de los residuos plásticos.

Autorización a gestores

Por otro lado, el decreto aprobado hoy por el Consejo de Gobierno incluye un capítulo, en cumplimiento de la legislación vigente, que desarrolla el régimen obligatorio de autorización al que deben acogerse los gestores de residuos no peligrosos en el territorio andaluz.

Estas empresas deben inscribirse en el Registro Administrativo Especial de Gestores de Residuos Urbanos -de nueva creación- tras obtener el correspondiente permiso de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. La licencia será concedida por un periodo de cinco años renovable previa inspección de las instalaciones y de la idoneidad de los tratamientos.

Los gestores deberán llevar un registro documental en el que se especifique la naturaleza y cantidad de los residuos tratados, así como su origen y destino y la frecuencia del servicio.

Impacto ambiental

Los residuos plásticos agrícolas originan problemas medioambientales si se incineran de forma incontrolada o no son tratados o almacenados adecuadamente. Entre ellos destacan la contaminación de los suelos y de las aguas superficiales y subterráneas, además del impacto negativo sobre el paisaje.

La Junta de Andalucía, a través de EGMASA, gestiona en la actualidad dos plantas de recogida y reciclaje de plásticos agrícolas en Los Palacios (Sevilla) y en El Ejido (Almería). Estas instalaciones tratan aproximadamente unas 8.000 toneladas anuales de desechos, de las que 5.000 revierten al mercado como material reciclado. Las previsiones para este año apuntan a las 10.000 toneladas, de las que 7.000 serán recicladas. Por otra parte, diversas instalaciones privadas de la provincia de Almería recogen 5.000 toneladas más de residuos plásticos agrícolas, que se envían fuera de Andalucía para su tratamiento.