APROBADOS LOS PLANES DE ORDENACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES DE LA ALBUFERA DE ADRA Y DE LAS LAGUNAS HONDA Y DEL CHINCHE

La nueva planificación reforzará el control de las extracciones de agua y permitirá la recuperación de los ecosistemas degradados

 

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy los planes de ordenación de los recursos naturales de las reservas naturales de la Albufera de Adra (Almería) y de Laguna Honda y Laguna del Chinche (Jaén).

Los nuevos instrumentos de planificación, marco de referencia para la gestión y protección de estos tres espacios naturales y sus respectivas zonas periféricas, reforzarán el control de los vertidos de residuos y la vigilancia sobre la captación de agua para usos agrícolas.

Asimismo, se incluyen disposiciones para restablecer y conservar la vegetación perimetral de las lagunas, actualmente muy degradada, y para evitar la colmatación de las mismas por efecto de la erosión de los terrenos agrícolas que las rodean. Ambos textos prohíben la construcción de instalaciones que alteren el régimen hídrico de estos humedales y, en general, las actividades cinegéticas, piscícolas y de otra índole que puedan deteriorar las condiciones naturales del entorno.

De acuerdo con la normativa aprobada hoy, los usos permitidos en las reservas se relacionan con actividades científicas y didácticas, previamente autorizadas por la Consejería de Medio Ambiente. En las zonas periféricas de protección se permiten las actividades agrícolas y ganaderas que se desarrollan en la actualidad, siempre que no alteren la dinámica ecológica de la zona. El uso privativo del agua de las lagunas requerirá autorización previa de la Administración, así como las instalaciones de telefónía móvil. Finalmente, las nuevas normas prevén la progresiva supresión de los tendidos eléctricos para evitar el impacto negativo sobre la avifauna.

Objetivos específicos

En la Albufera de Adra, además de las citadas disposiciones de carácter general, el plan aprobado por el Consejo de Gobierno prohíbe la construcción de nuevos invernaderos, la destrucción o recolección de flora amenazada y la utilización de productos fitosanitarios en las áreas de vegetación natural, excepto cuando sea necesario acometer acciones de lucha contra plagas y enfermedades. También está previsto potenciar el control de roedores que proliferan en la zona, mediante la puesta en marcha de programas intensivos de desratización, y la vigilancia sobre los vertidos de aceites y restos de hidrocarburos de los vehículos que transitan por la vía norte de la reserva. Otro de los objetivos específicos es la compra de parte de los terrenos agrícolas circundantes para su regeneración e incorporación al espacio protegido.

En el caso de las reservas naturales jiennenses de las lagunas Honda y del Chiche, el plan se centra en regenerar la orla vegetal que las rodea, bastante degradada por la presencia de cultivos hasta las mismas orillas, en erradicar la caza furtiva y en recuperar estas zonas como lugares de anidamiento y refugio para las aves. En la laguna del Chinche, el plan también incluye como objetivo eliminar los canales de drenaje que la vacían por completo en épocas de sequía.

Valores naturales

La reserva natural Albufera de Adra, integrada por las albuferas Honda y Nueva, se localiza al suroeste de la provincia de Almería, en el delta del río Adra y en el municipio del mismo nombre. Con una extensión de 47 hectáreas y 84 de zona periférica de protección, este enclave de alto interés faunístico es punto de paso de multitud de especies de aves migratorias, lo que propició en 1994 su inclusión en el Convenio Ramsar, catálogo de los humedales protegidos del planeta. La importancia ecológica del espacio motivó asimismo su incorporación entre las zonas propuestas por Andalucía como Lugar de Interés Comunitario (LIC) para la inclusión en la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

De aguas moderadamente salobres por su situación junto a la línea de costa, el espacio alberga una de las más importantes poblaciones europeas de malvasías, además de otras aves acuáticas nidificantes como el avetorillo, la focha o el porrón moñudo. La Albufera de Adra ofrece también una variada riqueza de anfibios y peces, entre ellos el fartet, una especie exclusiva de la Península Ibérica y en peligro de extinción que concentra aquí su variedad intermedia entre la mediterránea y la atlántica. En el entorno semiárido de la reserva, la actividad económica se circunscribe fundamentalmente a la agricultura y a la pesca. La zona periférica está prácticamente ocupada por explotaciones de cultivos bajo plástico.

Por su parte, las reservas naturales de Laguna Honda y Laguna del Chinche, muy cercanas entre sí y localizadas al suroeste de la provincia de Jaén, en el término municipal de Alcaudete, funcionan como enclaves complementarios para el asentamiento de la avifauna de los humedales cordobeses y malagueños. La primera tiene una extensión de 12 hectáreas y 145 de zona periférica de protección y la segunda 5 hectáreas y 124 de zona periférica.

De origen endorréico y rodeadas de olivares, las lagunas cuentan con una escasa vegetación natural de espadañas, juncos y carrizos. Entre las aves acuáticas, destaca la presencia de flamencos rosas, cigüeñuelas, ánades real y silbón y patos colorado y cuchara. En cuanto a la fauna terrestre, abundan el conejo y la perdiz roja.