Archivos de Andalucía

Junta de AndalucíaLogo archivosEnlace al directorio institucional de la Cultura (en nueva ventana)

|

Historia del Archivo Historico Minero de la Fundación Río Tinto

La Fundación Río Tinto para el estudio de la Minería y la Metalurgia es creada en 1987 por la todavía activa compañía Río Tinto Minera para la ejecución de un proyecto de gestión patrimonial. Uno de sus objetivos más importantes era la recuperación, organización y conservación de los fondos documentales de las empresas mineras que habían explotado las minas de Río Tinto, para la constitución de un Archivo Histórico y un Centro de Investigación de la Minería. La organización de esta ingente masa documental comienza en 1990, recuperando los documentos que se encontraban dispersos en los distintos departamentos de la compañía, depositándolos en la antigua Agencia de Trabajo de la Rio Tinto Company Limited, que se convertiría en la sede central del Archivo, para proceder a su organización.

El Archivo Histórico Minero aglutina una abundante documentación generada por las distintas compañías mineras que explotaron las minas de Río Tinto (Rio Tinto Company Limited, Compañía Española de Minas de Río Tinto, Unión Explosivos Río Tinto, Río Tinto Patiño, Río Tinto Minera y Minas de Río Tinto S.A.L.) y posteriormente, por donación fundamentalmente de la Diputación Provincial de Huelva, incluimos otras minas de la provincia de Huelva, que habían abandonados sus fondos documentales, y prácticamente hasta nuestra recepción, no habían tenido ninguna respuesta para su conservación y organización, ni ningún tratamiento archivístico adecuado por parte de ninguna institución pública o privada especializada Sociedad Francesa de Piritas de Huelva (Valdelamusa), The Peña Cooper Mines (Nerva), Sociedad Minera de Nerva, Electrolisis del Cobre (Concepción) y Minas de Herrerías. Cada mina se ha organizado como un fondo documental independiente por lo que incluimos el cuadro de clasificación de cada uno de ellos.

Este conjunto documental requería un tratamiento archivístico adecuado urgentemente, ya por su funcionalidad, como por el peligro que estaba corriendo gran parte de los documentos, expuestos a grandes niveles de humedad y siendo afectados por insectos bibliófagos.
El estado de organización era lamentable, la mayor parte de la documentación estaba en baldas sin ningún tipo de protección (camisas, cajas archivadoras, etc.). No respetando ninguno de los principios archivísticos, y jamás se había elaborado algún instrumento de descripción; con los consiguientes inconvenientes de la absoluta falta de control e imposibilidad de servirla a la investigación.
En primer lugar se confeccionó un Plan de Trabajo para la organización de la documentación, así como un plan de obras para el edificio que albergaría dicha documentación; no podemos olvidar que la segura conservación de los documentos requiere depósitos sanos, protegidos contra la luz natural, la humedad, el fuego, los insectos celulosófagos, los roedores, los ladrones, etc.
Para su organización se siguió las pautas y metodología que se siguen en la ordenación de Archivos de empresa, creando una tabla clasificatoria propia, que definiera todas las exigencias de series que se nos planteó, atendiendo, en el caso de Rio Tinto, al organigrama departamental que la propia compañía había creado, sobre todo a partir de 1926.
Se procedió a la clasificación y ordenación documental, a la confección de los instrumentos de descripción, a la informatización y dotación de programas para la gestión de éstos y por último seguimos con la digitalización documental que haga más eficaz y rápido el servicio de investigación.
Después estos trabajos de organización, se puso a disposición de los usuarios 31.353 unidades de instalación documentales, distribuidas en cuatro departamentos: Archivo, Cartoteca, Fototeca y Biblioteca.

Actualmente, debido a tener numerosas integraciones de las distintas dependencias de la empresa minera, se sigue ejecutando el Plan de Trabajo ya preestablecido, continuando con la organización de los fondos documentales agregados, además de consolidarnos como institución especializada en su custodia y habilitación, sin dejar de lado labores tan importantes como las de difusión, colaboración e investigación, que es el objeto primordial, y último de todo "archivo", por lo que el Archivo Histórico Minero de FRT se ha convertido en un referente fundamental de los investigadores para la confección de la Historia Contemporánea.

En definitiva, el Archivo Histórico Minero de Fundación Río Tinto, pretende asegurar el conocimiento y la difusión de la cultura minera y de la Historia Económica de España, poniendo a disposición de la investigación una documentación tan relevante para el estudio de la industrialización española, en su sector quizás más determinante a finales del siglo XIX, como lo fue el sector minero. Siendo un testimonio único y quizás más importante de nuestro país, para determinar las relaciones internacionales, sobre todo de España Y Gran Bretaña, por el control de la producción y los mercados internacionales del mineral pirítico.

Finalmente al amparo del Reglamento Andaluz de Archivos, aprobado por el Decreto 97/2000, de 6 de Marzo, y desarrollo de la ley 3/1984, de 9 de enero de Archivos, y de lo establecido en la Orden de 16 de junio de 2004, por la que se regula el procedimiento para la integración de archivos de titularidad privada en el Sistema Andaluz de Archivos, la Consejería de Cultura acordó, mediante la Orden 2 de junio de 2005, la integración del Archivo Histórico Minero de Fundación Río Tinto en el Sistema Andaluz de Archivos, (BOJA núm. 16, 30 de junio de 2005).

Archivo Histórico Minero de la Fundaciíon Río Tinto (jpeg 96 Kb)
W3C XHTMLW3C WAIW3C CSS