EL DIBUJO DEL TIEMPO 

SINOPSIS

Tras una crisis personal, Lothar abandona un pasado cómodo en Alemania para empezar desde cero en una tierra desconocida: Tarifa. Allí se enamora y también allí encuentra la lucha que lo marca para siempre: la defensa de las pinturas rupestres de las más de 60 cuevas que él mismo descubrió en las provincias de Cádiz y Málaga.
La historia de LotharBergmann es el ejemplo de cómo la naturaleza puede transformar para siempre a una persona.

FICHA TÉCNICA

País:España
Duración: 22’
V.O. Castellano
Género: Cortometraje documental

RECOMENDADA PARA MAYORES DE 13 AÑOS

Dirección y guión: Juan Pablo Coca y José Manuel Rodríguez
Fotografía: Fran Fernández Pardo
Desarrollo y producción: José Manuel Rodríguez y Sara Sánchez ; Juan Pablo Coca

EQUIPO ARTÍSTICO:

Daniel Peralta, Julia Peralta, Daniela Peralta, Lothar Bergmann y Paqui Ruiz

MEMORIA DEL CODIRECTOR

Desde pequeño aprendí de mis padres la diferencia que existe entre los hombres que interpretan la tierra como un concepto de territorio, al que hay que respetar y conservar porque eres sólo una parte de la misma y los que la utilizan como algo propio, que está a tus pies y eso te da el derecho de esquilmarla.

Este sello ha marcado mi vida profesional a la hora de seleccionar los protagonistas de mis historias.

Cuando conocí a Lothar, comprendí que su vida era una de esas historias que tenían que ser contadas. Su pasión por la defensa del patrimonio que él mismo ha descubierto y su reivindicación clara de querer dar a esta tierra el lugar que se merece en el ámbito internacional, a través de este arte ancestral, me han calado profundamente.

Su inesperada muerte rompió nuestra amistad, pero dejó en mí un sentimiento de compromiso con este proyecto, que me empuja, con más fuerza si cabe, hacia mi objetivo: que no se pierda en la memoria el trabajo de Lothar Bergmann y el patrimonio por el que él dedicó su vida.

Este proyecto sin duda será un vehículo para que la gente pueda conocer todo lo que este alemán ha hecho por Andalucía.

Juan Pablo Coca

LA HISTORIA DE LOTHAR BERGMAN
La historia de Lothar es la historia de una de esas vidas dedicadas en cuerpo y alma a una causa justa. Casi 30 años de lucha silenciosa para proteger el valiosísimo legado que él ayudo a descubrir y que ha reescrito la prehistoria de Andalucía.

Tras una profunda revolución interior, en 1980 el ingeniero químico Lothar Bergmann (Munich), decide abandonar su sueldo millonario, dejar su dinero a la poca familia que le quedaba y venir a vivir a un camping de Tarifa.

Su extraordinaria inteligencia le permite que al poco tiempo y aún sin conocer el idioma, se convierta en el gerente de un alojamiento rural. Allí conoce a extranjeros que le inician en la espeleología y poco a poco  descubre su gran pasión: la arqueología.

A pesar de no tener un título oficial en esta materia, su gran pericia lo lleva a colaborar en el proyecto de la Ensenada de Bolonia, en el que le encargan descubrir unos yacimientos ocultos. Además de los yacimientos encargados, Lothar localiza otras cuevas de las que no se tenía conocimiento.

A partir de ahí Lothar continúa, durante más de 20 años, localizando cuevas y arte prehistórico –alguno tan importante como los grabados de la cueva del Moro– haciendo sus propias catalogaciones y, sobre todo, luchando para que todo ese patrimonio no se pierda para siempre.

Lothar es el descubridor de más de 60 cuevas y abrigos, y el creador del término Arte Sureño, que engloba al conjunto de arte rupestre de las zonas de Málaga y Cádiz.

Gracias a su trabajo el Campo de Gibraltar es ahora una de las zonas con más arte rupestre de Europa. Sus descubrimientos confirman que Andalucía estuvo habitada durante el neolítico y la evolución de los signos descubiertos por él, son fundamentales para ampliar el conocimiento del lenguaje que se estaba creando en esta zona y que fue frenado por la colonización cultural de los fenicios.

Su lucha con la administración por la conservación de las cuevas y la ausencia de un título de Arqueólogo no ha favorecido que el ingente trabajo de Lothar Bergmann haya ocupado el lugar que merece.

En 2009 Lothar Bergmann falleció quedando interrumpido su trabajo: más de 1 millón de visitas anuales a sus webs, decenas de seminarios y visitas a los colegios en las que se encargaba de enseñar a los más pequeños la extraordinaria riqueza de un patrimonio que los adultos no siempre hemos sabido valorar.

Con la misma pasión que Lothar ha luchado para proteger este arte milenario, daremos a conocer su vida y su trabajo.