El Ballet Flamenco de Andalucía, compañía institucional de danza de la Junta de Andalucía, representa a esta comunidad y le pone cara a su arte más singular en escenarios de todo el mundo donde cosecha importantes logros como compañía artística —con gran éxito de público y crítica— que han sido reconocidos en su historia por ejemplo con el Premio Nacional de Coreografía o un Premio Max a la mejor interpretación femenina de danza. A esto hay que sumar, además, el papel fundamental que desempeña de cara a la captación de nuevos públicos y la extensión de la cultura andaluza con espectáculos de calidad y el hecho de que es una compañía pública —y por tanto una responsabilidad institucional— que proporciona trabajo estable a un significativo equipo de profesionales convirtiéndose en una gran oportunidad para los artistas andaluces que forman parte de ella.
La compañía ha sido cuna de algunos de los grandes nombres del flamenco de hoy y con el paso de sus distintos directores ha ido enriqueciéndose y adquiriendo madurez y reconocimiento. En este sentido es importante recordar la huella que han dejado Mario Maya, José Antonio Ruiz, María Pagés y Cristina Hoyos, del mismo modo que los distintos coreógrafos de su historia: Manolo Marín, Eva Yerbabuena, Fernando Romero, Isabel Bayón, Javier Latorre, Rafael Campallo, Javier Barón, Manolete, Antonio Gades, Alejandro Granados, Rubén Olmo y Rafaela Carrasco. Gracias a todos ellos, y al personal artístico, técnico y de producción que ha formado parte del Ballet Flamenco de Andalucía, nuestra comunidad autónoma y el flamenco han llegado un poco más lejos —con cerca de mil funciones por los cinco continentes— haciendo el mundo un poco más pequeño al tocar el corazón de miles de personas.

Andalucía tiene en su cultura un potente imaginario de cohesión social y territorial. Y en el flamenco el hilo conductor que nos identifica dentro y fuera de nuestras fronteras. Un género musical y artístico que, desde 2010, es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad declarado por la Unesco.
La tutela y protección del flamenco es un mandato del Estatuto de Autonomía que reside en la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. El mantenimiento del Ballet Flamenco de Andalucía es una de las medidas de respaldo y difusión de nuestro género cultural por excelencia. Los hilos de la cultura andaluza se mezclan entre los pasos de baile de un programa que busca convertirse en un ágora para creadores e intérpretes de primera línea y que promueve la participación y el desarrollo profesional de artistas andaluces. La Junta de Andalucía dispone desde 1994 de compañía de danza propia, entonces llamada Compañía Andaluza de Danza, que, bajo la dirección de los más grandes coreógrafos, ha paseado el flamenco por numerosos escenarios de España y del resto del mundo.
En 2004 pasa a denominarse Ballet Flamenco de Andalucía. Hoy es un emblema de la cultura andaluza, del arte jondo y de los valores y sentimientos de un pueblo, una compañía que seguirá hilando el arte más representativo de Andalucía allí donde lleguen los pasos del baile flamenco.