Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Casa mudéjar: una obra, un compás y una dama en su lugar

30 de Octubre de 2017

Tras este título que parece el de un cuento, se esconde una realidad muy visible. La casa mudéjar es la sede del Museo Arqueológico de Úbeda y, tras unas obras de intervención y reparación de la galería alta, ha sido posible exponer nuevas piezas y trasladar otras de grandes dimensiones a un lugar más adecuado.

Aspecto de la galería superior antes de la intervención

Esta casa, denominada “mudéjar” por las características arquitectónicas que presenta, ha condicionado la exposición y la forma del museo, algo que no es nuevo, sino más bien lo normal en estas instituciones. Se ubica en la antigua parroquia de San Pablo, en un entramado de calles estrechas y laberínticas, distribuidos en manzanas irregulares, lo que nos remite a una trama urbanística propia de la época medieval. En sí misma constituye un interesante ejemplo de arquitectura mudéjar doméstica, que se ha datado en fechas distintas, entre el siglo XIII y el XV, según los estudiosos que se han ocupado de ella.

En 1964, al realizar unas obras en lo que entonces era una casa de vecinos, se halla una arcada compuesta por arcos túmidos, embutidos en la vivienda contigua. Tras la donación al Estado de la familia propietaria del inmueble, la casa se recompuso con elementos propios y con algunos procedentes de otros lugares y fue inaugurada como museo en 1973.

A partir de entonces ha sufrido algunas intervenciones de mejora, sobre todo para evitar humedades, tanto del suelo como las provocadas por la lluvia en el patio, que llevó a cubrirlo con un lucernario. Pero lo que nos lleva a las otras cuestiones que planteamos en el título son las obras realizadas entre julio y octubre de 2017. La intervención que se ha realizado en el museo y que ha necesitado el cierre temporal del mismo, han sido unas obras cuyo objetivo se ha centrado en la galería alta del edificio. Tras observarse varios rehundidos en el suelo de esta galería, así como desprendimiento continuo de baldosas, se encarga estudio previo de la situación de los mismos y se determina la necesidad de intervenir en ellos. Así pues, la intervención específica que se ha realizado ha sido la sustitución y refuerzo del pavimento en la galería del patio porticado y las salas anexas.

Los materiales utilizados han sido elegidos pensando en respetar las características de la casa mudéjar y no alterar su imagen. Se ha reforzado el suelo de la galería con malla metálica y se ha embaldosado con suelo de barro, tanto ésta como las dos salas que se abren a la misma. Por otro lado, se ha utilizado piedra de Úbeda para destacar los umbrales de entrada a las salas y comienzo de la escalera, así como el alero interior del patio, lo que da una imagen renovada a toda la zona. Además, el uso del mismo tipo de suelo tanto en las salas como en la galería da uniformidad a todo el espacio. (Se pueden ver imágenes de este proceso de obra en la página de facebook del museo).

Al realizar esta obra, era necesario mover una de las grandes piezas de piedra que se exponían en la galería y que, por la dificultad para su traslado se había mantenido en ese lugar prácticamente desde los primeros años de apertura del museo. Esta pieza, una dama con manto romana de época augústea, símbolo de la pudicitia, formaba parte de un monumento funerario romano al que también pertenecían varias piezas expuestas en el patio del museo (para más información sobre esta pieza remitimos a otro artículo de este blog titulado “la dama del museo”, junio 2015). El hecho es que el traslado obligatorio de esta escultura abrió la posibilidad de realizar un montaje expositivo de las piezas pertenecientes al mismo monumento, que hicieran legible la composición y distribución del mismo. Así que, finalmente, recolocando todas las piezas en el orden correspondiente se ha devuelto a esta dama a su lugar, acompañada de los demás fragmentos del edificio. Siguiendo la hipótesis de reconstrucción de José Beltrán Fortes y Luis Baena del Alcázar (Arquitectura funeraria romana de la Colonia Salaria) se han expuesto de forma que se reproduzca de forma aproximada su colocación en el monumento. Una vez más, la casa ha influido en el museo, pues la altura de los techos no permite recrear la altura original, pero sí que da una idea mucho más cercana a la realidad. No sólo se ha movido nuestra dama, sino los demás elementos que han cambiado de ubicación de una pared a otra o dentro de la misma pared. Todos son de piedra y de gran peso, lo que ha dificultado los trabajos, pero creemos que el resultado ha merecido la pena.

Monumento funerario

Pero no perdamos el compás y nunca mejor dicho, y es que la intervención en el museo también ha permitido incluir elementos nuevos en la exposición, entre ellos un compás renacentista de bronce, del siglo XVI. En realidad se trata de un fragmento de compás, que fue hallado en la actuación arqueológica realizada en la Plaza Vázquez de Molina nº7, donde se ubicaría el inacabado Palacio de don Rodrigo Orozco, de mediados del siglo XVI. Según los propios arqueólogos (arq13 estudio de arqueología) indican en su informe, el mismo hallazgo de este instrumento vendría a reafirmar el hecho de que el palacio se abandonó en el proceso de construcción. El compás presenta uno de sus brazos rotos, no obstante conserva el eje de giro y, en el brazo que está completo, se puede apreciar un motivo circular con doble flor de lis en su interior, que correspondería a la marca del orfebre. Además, se han expuesto otras piezas pertenecientes a la época renacentista, tan importante para la ciudad de Úbeda.

Compás renacentista de bronce del siglo XVI

 

María del Mar Capel García
Directora del Museo Arqueológico de Úbeda

+1
0
  

Valora esta entrada

Casa mudéjar: una obra, un compás y una dama en su lugar
1 voto, 5.00 media (96% valoración)

Un comentario

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

  1. Javier Sanchez
    31 Oct 2017

    Tuve la oportunidad de visitar este museo hace unos tres ó cuatro años. Merece mucho la pena su visita, no tanto por el contenido expositivo, interesante pero no deslumbrante, pero sí por el continente. Una de esas ocasiones en que el edificio en sí, su arquitectura y su ubicación, ofrecen mucha información y permiten hacernos una idea bastante fidedigna de la época.

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.