Junta de Andalucía. Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Blog de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales

De Vélez Blanco a Nueva York: El castillo y su comarca

17 de abril de 2019

El Castillo de Vélez Blanco destaca en el paisaje por su imponente figura, constituyendo una seña de identidad para la comarca almeriense de los Vélez. Se trata de un esbelto castillo construido entre 1506 y 1515 por Don Pedro Fajardo, Marqués de los Vélez para establecer allí la capital de su señorío.

Concebido como palacio y fortaleza, combina el refinamiento arquitectónico y la distribución propias de un palacio renacentista en el interior con una imponente e inexpugnable fortaleza hacia el exterior. El patio de honor constituye el elemento central del edificio y es el espacio que se encontraba más ricamente decorado, presenta una planta alargada, con una entrada lateral en recodo que recuerda una estructura constructiva musulmana que, con este tipo de puerta, evita la visión directa del interior desde el vestíbulo.

En la pared más corta, la del lado sur, corría una doble galería de cinco arcos y, en ese mismo lado, estaba la entrada principal del patio, junto a la que se ubicaba una sencilla escalera de mármol que daba acceso a la segunda planta, en la cual, una suntuosa portada de mármol daba acceso a los Salones Nobles del castillo, decorados con frisos de madera en los que se representaban en bajorrelieve ‘El Triunfo de César’ y ‘Los Trabajos de Hércules’.

Torre del Homenaje

Torre del Homenaje

En la segunda planta del muro este corre una galería de seis arcos que coincidían con los arcos de la fachada, conformando una galería cubierta desde la que se podía ver, de un lado, el patio de honor y del otro, la vega de Vélez Blanco. La pared del oeste tenía tres pares de ventanas con marcos de mármol ricamente decorados. La pared norte estaba constituida por la Torre del Homenaje.

Todo el programa decorativo del patio se fabricó en mármol blanco de Macael, por lo que formaría un acusado contraste con el tono más cálido de la sillería de los muros.
La riqueza de ornamentos escultóricos se distribuye con un amplio despliegue de flora y fauna fantástica especialmente en los marcos de puertas y ventanas.

Tanto los elementos arquitectónicos como escultóricos reflejan el refinamiento del primer Renacimiento Italiano de finales del siglo XV y principios del XVI. A comienzos del s. XX se despierta el interés por el castillo dentro y fuera de nuestras fronteras, especialmente por coleccionistas. Ante este interés y el estado de abandono general, en 1904 los propietarios del castillo deciden vender los elementos arquitectónicos del área más preciada del edificio, el patio renacentista.

El decorador francés J. Goldberg en mayo de 1904 sacó y exportó los elementos que pertenecían al patio, arcos, columnas, marcos de puertas y ventanas esculpidas en mármol, junto con otros elementos como el artesonado de uno de los salones y dos puertas. Unos años más tarde George Blumenthal adquirió los mármoles para su casa en Nueva York, y a su muerte, todos los elementos del patio pasaron al Museo Metropolitan, donde actualmente se exhiben.

Patio del castillo de Vélez Blanco, en el Museo Metropolitano de Nueva York

Patio del castillo de Vélez Blanco, en el Museo Metropolitano de Nueva York

Es probable que el interés por conocer este castillo sea el principal atractivo nos lleve hasta los Vélez, pero una vez allí, el viajero encuentra abundantes motivos para no abandonar el primer día la zona. Un buen plan después de la visita al castillo es recorrer el casco urbano de Vélez Blanco y descubrir sus fuentes y bellos rincones que lo han encumbrado como uno de los pueblos más bonitos de Andalucía. Si queremos disfrutar de la naturaleza, el parque Natural Sierra María-Los Vélez nos va a permitir practicar senderismo en rutas de montaña o visitar el jardín botánico Umbría de la Virgen con especies autóctonas.

Si preferimos conocer el pasado de esta zona, la cueva de Los Letreros es visita obligada, se trata de un abrigo con pinturas rupestres entre las que destacan el Indalo, convertido en todo un símbolo de la provincia de Almería y un personaje conocido como El Brujo. Muy cerca, en Vélez Rubio, podemos visitar el Museo Comarcal Miguel Guirao donde obtendremos una panorámica de todas las culturas que han habitado estas tierras.

 

José Manuel Guillén Ruiz,
Coordinador de E.A. Castellón Alto y Tútugi,
E.M. Baños árabes de Baza y E.M. Castillo de Vélez Blanco.

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.