Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Itálica: la declaración de Monumento Nacional

10 de Enero de 2013

Cardo máximo. Itálica

Cardo máximo. Itálica

El 13 de diciembre de 1912 una Real Orden declaraba Monumento Nacional a las Ruinas de Itálica (Gaceta de Madrid, núm. 364, de 29 de diciembre 1912). Se trataba de una medida de protección, todo lo eficaz que las circunstancias permitían, por la cual el Estado se hacía a partir de esta declaración garante de la conservación del monumento, y cuyo alcance, el de la protección, se puede valorar conociendo la situación de indefensión que el yacimiento había padecido durante siglos hasta ese momento.

El texto de esa breve Real Orden era claro a este respecto, puesto que explicaba que a propuesta de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando se declaraba Monumento Nacional a las Ruinas de Itálica “librándolas así de todo peligro y de toda perjudicial contingencia en el presente, como de todo riesgo en el porvenir, en atención a la lección perdurable que entrañan y a los beneficios que con sus enseñanzas proporcionan”.

Vista aérea del Anfiteatro (fotografía de G. Mendo)

Vista aérea del Anfiteatro (fotografía de G. Mendo)

Y añadía que gracias a esta declaración, las Ruinas de Itálica quedaban “bajo la protección del Estado y la inmediata inspección de la Comisión provincial de Monumentos históricos y artísticos de Sevilla”.

Descubrimiento de Diana Cazadora (1900)

Descubrimiento de Diana Cazadora (1900)

Una vez publicada dicha Real Orden, debieron surgir dudas sobre el alcance de lo protegido, ya que no había ninguna referencia en la misma a delimitación espacial del concepto “Ruinas de Itálica”, que era como entonces se denominaba al yacimiento. Tanto es así que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en comunicación al Ministerio de Instrucción Pública de 23 de enero de 1913, se vio obligada a esclarecer que el Anfiteatro “que forma parte de aquellas Ruinas se considere comprendido en el Monumento Nacional de referencia”, lo que fue sancionado por nueva Real Orden, de fecha de 5 de febrero de 1913 (Gaceta de Madrid, núm. 43, de 12 de febrero de 1913).

Busto de Adriano (fotografía de G. Mendo)

Busto de Adriano (fotografía de G. Mendo)

La declaración de la ciudad romana de Itálica como Monumento Nacional venía a sumar otra singularidad más a las ya existentes en el yacimiento. En efecto, a las peculiaridades que habían acompañado a Itálica desde su fundación, como ser la primera ciudad romana fundada en la Península Ibérica, o haber sido la patria de dos emperadores (Trajano y Adriano), que a su vez eran los primeros oriundos de una provincia fuera de Italia, etc., se venía ahora a sumar el disfrutar de la figura de máxima protección existente en el momento para el patrimonio histórico y artístico. Se daba además la circunstancia de que Itálica, o las “Ruinas de Itálica” como se la denominaba, era el primer yacimiento arqueológico en Andalucía en alcanzar dicho estatus, y el tercero en España, tras Sagunto y Numancia.

Dibujo del Anfiteatro realizado por Demetrio de los Ríos (1872-1874)

Dibujo del Anfiteatro realizado por Demetrio de los Ríos (1872-1874)

Realmente el hecho jurídico tuvo una repercusión práctica: detener el expolio al que el yacimiento se veía sometido desde hacía mucho tiempo. Y es que la declaración de Monumento Nacional estaba completamente justificada debido al estado de indefensión en el que la ciudad romana se encontraba desde hacía siglos.

A partir de entonces una nueva era se inició en Itálica, pasando de ser un solar esquilmado y expoliado a un lugar dedicado a la investigación y a la difusión del patrimonio.

A lo largo del siglo XX, la serie de campañas arqueológicas promovidas desde las diferentes instancias e instituciones que en cada momento coordinaban la actividad arqueológica en nuestro país fueron haciendo crecer paulatinamente el conocimiento que se tenía de la ciudad romana, la cual pasó en cien años de ser un terreno de olivar a un yacimiento conservado, ordenado, visitable por el público y tutelado por una institución creada para tal fin por la Junta de Andalucía: el Conjunto Arqueológico de Itálica.

José Ramón López Rodríguez
Ex director del Conjunto Arqueológico de Itálica


Tienes más información en:

Valora esta entrada

Itálica: la declaración de Monumento Nacional
2 votos, 4.50 media (90% valoración)

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.