Junta de Andalucía. Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Blog de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

La Casa de los Tiros, donde habitan los héroes

19 de agosto de 2019

En el corazón del barrio granadino del Realejo se encuentra el Museo Casa de los Tiros. El edificio que lo acoge es una antigua casa nobiliaria que hunde sus orígenes en la Granada andalusí. El inmueble fue reformado tras la llegada de los castellanos por la familia Vázquez Rengifo, configurándose como una torre palacio que durante los siglos XVI y XVII fue objeto de transformaciones al gusto de la familia Granada Venegas.

La casa fue donada al Estado español en 1921, cuando concluyó el denominado “pleito del Generalife”, que enfrentó al Estado español y a los descendientes de los marqueses de Campotéjar, por la propiedad del Generalife. Una vez resuelto el litigio, la familia Pallavicini decidió ceder de forma generosa la Casa de los Tiros al Estado español.

Lo que realmente hace singular a esta casa es su programa decorativo; tanto de la fachada, como de la denominada “cuadra dorada” -su salón principal- y algunas estancias anexas como la escalera, donde luce un programa iconográfico diseñado para ensalzar a la familia Vázquez Rengifo y para reafirmarla como una de las fieles familias nobles al servicio del emperador Carlos V en la ciudad de Granada.

Petit. Entrée vue d’une rue en travaux. 1899. Ministère de la Culture (France)

El alzado de la torre, las almenas y las piezas de artillería hacen que la fachada del edificio tenga un marcado aire defensivo, sin embargo, la inclusión de cinco esculturas en alto relieve de diferentes héroes mitológicos – Mercurio, Jasón, Héctor, Hércules y Teseo- le confieren un trascendental significado iconográfico, junto a la leyenda “EL CORAZÓN MANDA”, auténtico lema de la casa, y en el que se representa un corazón bajo la punta de una espada. También resulta interesante el dintel de la puerta principal compuesto por un singular despiece de las dovelas.

Desde la segunda mitad del siglo XX, y gracias a la abundante documentación gráfica, se ha podido constatar un rápido deterioro de la materialidad de las esculturas que figuran en la portada y de las propias fábricas de la fachada, perdiéndose algunos de los elementos más significativos, como el escudo que figuraba en el tabardo de la figura de Mercurio en el centro de la fachada, o algunos de los atributos que acompañaban al resto de esculturas.

A mediados de los años 80 se produjo una intervención encaminada a consolidar las partes más deterioradas de la fachada y de las figuras, sin haberse acometido desde entonces ninguna otra actuación.

Ha sido ahora cuando la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, ha intervenido la fachada devolviéndole su antiguo esplendor y revelando aspectos difícilmente visibles hasta el momento, como una serie de graffitis de época, bastante frecuentes en el siglo XVII y XVIII.

Proceso de limpieza de suciedad superficial. Fotografía D. O. M.

Proceso de consolidación de la piedra. Fotografía D. O. M.

La intervención ha consistido en la realización de tareas de conservación para frenar el deterioro de la piedra y eliminar los estratos de suciedad superficial. La ubicación de la fachada en una zona de intenso tráfico de vehículos, ha propiciado el depósito de partículas procedentes de la contaminación ambiental que estaban ocasionando un daño irreversible al soporte pétreo. Este daño se observaba sobre todo en las esculturas y en la mitad inferior de la fachada. Se han consolidado las esculturas para frenar la pérdida de material de las mismas pues desde la última restauración en los años ochenta no se habían tratado. Simultáneamente se ha limpiado toda la fachada mediante métodos manuales y químicos evitando en todo momento usar métodos abrasivos. Esto ha permitido respetar el carácter cromático original de los sillares sin quedar descarnados. Estas importantes tareas de conservación se han complementado con otras de menor calado pero que hacen que el conjunto se presente recuperado sin distorsiones estéticas, por ejemplo, se han tratado los metales de las rejerías en balcones y cañones así como las maderas de los aleros consolidando el borde de las tejas.

Antes y después de la intervención sobre la parte baja de la fachada. Fotografía D. O. M.

En todo el proceso de proyecto ejecución y memoria de la restauración han participado técnicos de distintas disciplinas. La restauración se ha documentado histórica y fotográficamente realizándose la fotogrametría de las esculturas con objeto de tener información detallada del estado actual de las mismas y hacer un seguimiento del deterioro futuro.

Es importante que periódicamente se realicen tareas de conservación preventiva de la fachada. Esto permitirá que los agentes de deterioro de la piedra no lleguen a causarle el daño subsanado en la actual conservación.

Dionisio Olgoso Moreno. Restaurador
Javier de Pablos Ramos y Emilio Caro Rodríguez. Historiadores del Arte

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.