Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional Andalucía Tu Cultura

La obra musical de Francisco Alonso, en la web

31 de marzo de 2014

Banner

La Biblioteca Virtual de Andalucía celebra el 125 aniversario del nacimiento del Maestro Alonso poniendo a disposición de todos los investigadores, curiosos y seguidores de su obra, los fondos, manuscritos e impresos, legados por sus familiares y depositados en el Centro de Documentación Musical de Andalucía (Granada). Se trata de un total de 117 obras, de las cuales 103 piezas son manuscritas. El fondo abarca la etapa granadina de Francisco Alonso y contiene documentos del propio Maestro, así como documentos pertenecientes a su familia y relacionados con él. Predominan las zarzuelas, la música popular, la danza y las composiciones románticas.

Francisco Alonso López nace en Granada el 9 de mayo de 1887. Aprendió sus primeras letras en los Escolapios y pronto comenzó a estudiar música con el profesor Antonio Segura y, posteriormente, con Celestino Villa, maestro de capilla de la catedral. Enseguida empezó a componer. Con 16 años se pone al frente de la Banda de los obreros polvoristas de El Fargue y, poco después, crea un orfeón dentro de la Sociedad Filarmónica de Granada, ofreciendo conciertos en los teatros y plazas granadinas. En 1905 muere su madre y en 1908 su padre y Paco Alonso empieza a pensar en triunfar en el teatro lírico. Pero para eso había que ir a Madrid.

El 17 de marzo de 1911, con 600 pesetas en el bolsillo y un millón de ilusiones, Francisco Alonso llega a una capital apasionada por estrellas como La Fornarina, Resurrección Quijano, Pastora Imperio, La Bella Chelito y La Goya. Alonso, ayudado por el comediógrafo granadino Alfonso Paso, escribirá algún cuplé para ir abriéndose camino. Su juventud, simpatía y esfuerzo le permitieron subir el primer escalón hacia el éxito con la zarzuela Música, luz y alegría. Pero aunque faltan algunos años para afianzar el éxito, este se adelanta inesperadamente con el pasodoble titulado ‘De la banderita,’ convertida en estribillo de moda, escuchado en calles y cafés, cantado por soldados que acudían al frente de África y que incluso el propio Alfonso XIII confiesa cantar mientras se afeitaba, y por la que acabaría otorgándole su Gran Cruz.

A partir de ese momento los triunfos se suceden, uno tras otro. Su música enraizada fuertemente en el folklore de muchas de nuestras provincias: Madrid, Murcia, Alicante, Vascongadas. Las zarzuelas más importantes son: El molino de la viuda (1924), La bejarana (1924), Coplas de Ronda (1925), La calesera (1925), Curro el de Lora (1926, obra que el autor confiesa como su favorita), La mejor del puerto (1928), La parranda (1928), La alegre juventud (1929), La picarona (1930).

Pero es en el Teatro Pavón y en 1931 donde Alonso estrena la más grande revista de todos los tiempos: Las Leandras, que contiene nada menos que el “Pasodoble de los nardos”, y el chotis de “El Pichi”, insuperables creaciones de la gran vedette Celia Gámez, para la que fueron escritos. Hasta el comienzo de la Guerra Civil Alonso seguirá estrenando obras arrevistadas: Las de Villadiego, Las de los ojos en blanco –que incluye el famoso pasodoble “Horchatera valenciana”–, Mujeres de fuego… y zarzuelas como Me llaman la presumida.

Partitura 1

Terminada la contienda, Francisco Alonso cultivará la opereta y la comedia musical con títulos como Doña Mariquita de mi corazón (1942), Luna de miel en El Cairo (1943), Aquella noche azul y Tres días para quererte, (ambas de 1945), que son nuevos éxitos en la carrera del compositor granadino. No olvida el maestro la zarzuela y en el Madrid de la posguerra da a conocer Manuelita Rosas, y La zapaterita.

Pero la enfermedad acecha. Sufre un desprendimiento de retina y la consiguiente intervención quirúrgica le obliga a guardar reposo. Pero el Maestro Alonso es un espíritu inquieto y en plena convalecencia da a conocer ’24 horas mintiendo’ una comedia lírica escrita por Francisco Ramos de Castro.

El maestro Alonso fue Director Artístico del teatro Novedades de Madrid, que tuvo mucha notoriedad a causa del nefasto incendio que tuvo lugar en 1928 y en el que fallecieron 80 personas. Quedó muy conmocionado con la tragedia, y siempre creyó que de no haber viajado a París ese fin de semana (el maestro siempre dirigía personalmente la orquesta los domingos) podría haber encontrado la muerte en él.

Alonso fue consejero de la Cinematografía Española Americana (CEA), Presidente de la Sociedad General de Autores de España (SGAE) y fue nombrado hijo predilecto de Granada y socio de honor del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

El 18 de mayo de 1948, el compositor Francisco Alonso, muere en su domicilio madrileño de la calle de Sagasta, mientras en los escenarios se representaban tres obras suyas. El entierro, presidido por el Ministro de Educación y el Alcalde, es multitudinario y recorre el centro de un Madrid que llora a uno de los compositores que mejor supo retratar a sus gentes.

La Biblioteca Virtual de Andalucía os invita, a su vez, a escuchar una dramatización salpicada de breves fragmentos de sus obras, en su colección de podcast “El valor de escuchar”, Los músicos también hablan: Francisco Alonso, crisol de inspiración.

Jesús Jiménez Pelayo
Coordinador de la Biblioteca Virtual de Andalucía

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.