Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional Andalucía Tu Cultura

La Ruta del Agua en La Alcazaba

05 de noviembre de 2018

El Agua, elemento vital para la vida, formó parte indispensable en la Alcazaba desde sus propios orígenes.

Con esta visita guiada, recorremos los lugares más significativos donde la presencia del agua nos queda constatada a través de los restos arqueológicos: desde los sistemas de captación y almacenamiento necesarios para la vida diaria de sus habitantes, en su acepción ritual e higiénica representado en los baños y como elemento estético en los jardines del Palacio Andalusí.

Empezamos la visita hablando de la cerámica tardorromana, que se encuentra diseminada por casi todo el cerro de la Alcazaba, restos materiales que atestiguan la presencia romana.

Cisterna romana

Aunque según el estado de las investigaciones actuales no se han hallado estructuras asociadas a estos restos, encontramos una excepción: la localización en el Segundo Recinto de una cisterna realizada en opus signinum -que es un revestimiento de cal y cerámica- característico de esta época, que aplicado sobre las paredes de la cisterna sirve para impermeabilizarlas. La ubicación de esta estructura no es arbitraria, ya que se encuentra en una vaguada del cerro para una mayor captación de agua.

Aljibe califal

Continuamos en época califal -siglo X- momento en que se refortifica la Alcazaba y se construye en el interior del Segundo Recinto, un aljibe semienterrado compuesto por cinco naves que se disponen de forma oblicua con respecto a sus muros perimetrales.

Torre de la noria

En la parte más alta de la Alcazaba -en el Tercer Recinto- se encuentra lo que en origen fue la Torre del Agua, en la actualidad conocida como la Torre de la Noria. Según las fuentes escritas, este pozo debió estar en funcionamiento en época califal, abasteciendo la fortaleza de agua, captándola del nivel freático a más de 50 metros de profundidad.

Atanores

Cuando a mediados del siglo XI se construye el gran Palacio Taifa compuesto por una alberca central situada al norte y un extenso jardín, el agua era suministrada desde la noria antes mencionada, hallándose una canalización de atanores procedentes de la zona más alta del cerro, por el oeste, que se dirige hacia el centro de la alberca.

Suministro de agua a jardines

Para el riego del jardín, el agua llegaba por una conducción realizada en el propio tapial, en un nivel un poco más alto de donde se encuentra la tierra vegetal.

Desagüe

También se halló la canalización de desagüe en el muro oeste, en la cota más baja de la zona.

Gracias al análisis de los restos polínicos del jardín, sabemos que existía una gran variedad hortícola, formada por calabaza, sandía, melón, calabacín o pepino, alternada con algunas especies de vegetación ornamental como el clavel o el narciso común.

Podemos hacernos una idea de cómo sería el Palacio taifa, descrito en las fuentes por al-Udri, como un grandioso jardín en el que hay toda clase de frutos […], siendo la longitud de su superficie aproximadamente la anchura de la Alcazaba. En la época en la que el rey taifa al-Mutasim gobernaba Almería, ésta brilló por su cultura, rodeado de una serie de personajes ilustres que lo acompañaron en la corte, quedando reflejado todo este esplendor en el palacio construido en la Alcazaba.

Cascada de agua

El agua es un elemento estético de la arquitectura andalusí, llamada a satisfacer el sentido de la vista y del oído, como queda atestiguado en numerosos ejemplos del territorio de al-Andalus.

Baño del conjunto palaciego

Hacia el sur del jardín y dentro del complejo palacial, se ubica un baño compuesto por la sala caliente, la sala templada y la sala fría. Por sus reducidas dimensiones parece ser que se trata de un baño privado de uso exclusivo de palacio.

Baños de la tropa

Al noreste del este baño privado y fuera del muro principal que separa el palacio y la zona de servidumbre, se construyen otros baños conocidos popularmente como “Baños de la Tropa”. De mayores dimensiones que el anterior, tendría un uso público por aquellos que residían en la Alcazaba.

El agua se convierte así, en elemento higiénico, en un instrumento para purificar a hombres y mujeres en la limpieza de su cuerpo, ritual necesario para numerosas actividades religiosas en la que se necesita el agua caliente y la tibia; por ello, los baños son un elemento tan importante en la sociedad andalusí.

Vista general de la canalización y detalle del tejido de unión de atanores fosilizado

En época almohade, hacia mediados del siglo XII, el jardín de palacio tendrá una nueva modificación y será ampliado, de la alberca saldrá otro andén hacia una estructura central constituyendo un patio de crucero, donde hemos podido constatar la conducción de agua construida con atanores cubiertos de tejas. Las ampliaciones también afectarán a la zona norte del palacio, momento en el que se construye la Torre de la Odalisca.

Atarjea

Al igual que son importantes los sistemas de aprovisionamiento y aprovechamiento de las aguas, lo son también los sistemas de evacuación de las mismas. Y son esas conducciones que nos muestran la salida de las aguas residuales de las que tenemos constancia a través de sendas atarjeas, que según las excavaciones pertenecen ya a una época posterior, a la nazarí, en torno a mediados del siglo XIII.

Complejo hidráulico

En esta última etapa andalusí hallamos en el primer recinto un complejo hidráulico compuesto por un pozo, un aljibe y una fuente. En su origen el aljibe estaría cerrado, aislado de la luz exterior para asegurar la potabilidad del agua y evitar su evaporación, aunque hoy podemos ver las tres bóvedas que componían el complejo y las piletas donde llegaba el agua.

Aljibe en el segundo recinto

Con la conquista cristina de Almería en 1489, los Reyes Católicos llegan a la Alcazaba y construyen en su zona más septentrional, el denominado actualmente Tercer Recinto, un castillo de nueva planta sobre los restos de la fortaleza, y se ejecutan otras construcciones por todo el recinto de la Alcazaba, como este aljibe del que poco sabemos, tan sólo que fue posterior a la época musulmana, y del que nos quedan estas tres naves.

Estanque en el tercer recinto

En el Tercer Recinto, bajo la plaza de armas, hallamos un aljibe, que llegó al siglo XX con tan solo el arranque de los arcos y será F. Prieto Moreno, arquitecto-conservador de la Alcazaba, el que reconstruya las arcadas para presentarlo como un estanque, basado en su criterio de la ordenación del espacio en la Alcazaba como de paseo y zonas ajardinadas.

Plano original de Prieto Moreno

Prieto Moreno, fue el arquitecto encargado de la conservación de la Alcazaba desde los años 40 del siglo XX, hasta los años 70. Las actuaciones que llevó a cabo en el Conjunto, modificaron definitivamente la imagen de la Alcazaba. Aunque estos trabajos de restauración, a los que él consideraba una recuperación de la imagen primigenia de la fortaleza musulmana, supuso un freno al fuerte deterioro de las estructuras, también acarreó la pérdida de información vital, al destruir gran parte del registro arqueológico.

Así llegamos al último espacio de nuestra ruta: la alberca de Prieto Moreno. En la zona donde hoy se sitúa este estanque, hubo desde época andalusí y durante la ocupación de la Alcazaba de tropas de la época moderna, unos espacios superpuestos a los diferentes usos que se le dieron a este recinto fortificado. Prieto quería recrear un lugar idílico en el que pasear, con zonas de descanso. Para ello ideó un estanque, del que tenemos los planos originales, y una estancia, la denominada Casa del Alcaide.

Alberca en su estado actual

En la actualidad, forma parte del paisaje del Conjunto, un espacio que sigue siendo utilizado por los visitantes para refrescarse y descansar del largo paseo por la Alcazaba.

Pero sin duda, lo mejor de la ruta, es que el visitante se acerque para escuchar la historia de cada uno de estos espacios por los que hemos ido recreando La Ruta del Agua en la Alcazaba, una historia que cuenta con muchos más detalles, todos estos restos arqueológicos y que quiere con esta visita, conocer un poco más lo que la Alcazaba es capaz de ofrecer.

 

Gema Embí Nájar
Ayudante de Patrimonio Histórico
Conjunto Monumental de la Alcazaba de Almería

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.