Junta de Andalucía. Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Blog de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales

La Virgen de los Plateros de Valdés Leal, icono de Córdoba

07 de abril de 2014

Virgen de los Plateros. Valdés Leal

Virgen de los Plateros. Valdés Leal

La actual idiosincrasia cultural europea se ha cimentado sobre la bases de lo que fue el continente en las últimas cinco centurias. Durante ese tiempo, la cultura de las distintas naciones fue desarrollándose en base a su respectiva identidad religiosa. Una extrovertida Europa del sur, fiel defensora del culto a las imágenes, bajo los designios de la Iglesia Ortodoxa o de las directrices de la Curia Católica Romana –tradicionales aliadas de las propuestas imperiales-  se enfrentó a una Europa del norte, iconoclasta, luterana e introvertida, que apenas llegarían a unirse frente a las constantes amenazas del turco, olvidándose poco a poco de la importancia que en otro tiempo tuvo la defensa del polvorín que suponían los Santos Lugares de Oriente, finalmente entregados al férreo control hebraico. En este contexto, la figura de la Virgen María era invocada siempre en las situaciones de peligro, especialmente en las contiendas bélicas, antes de entrar en la batalla.

En medio de la dura pugna iconoclasta, una nueva figura nacía para la cultura, la de la Inmaculada Concepción, que en lo difícil de asumir de su misterio, fue defendida fundamentalmente por el pueblo, no llegando a ser reconocida oficialmente por la curia romana hasta 1854. Y sería bajo su atenta mirada y bandera, como en Europa llegaron a justificarse ciento y una decisiones de la más variada índole, a veces sencillas y admirables, pero a veces también intransigentes y crueles.

En algo más de trescientos años, la Europa Moderna vio acrecentar su poderío en base al dominio del mundo. España, Portugal, Francia, Holanda e Inglaterra – principalmente-  se lanzaron a la conquista y dominio de la tierra, lo que les reportaría un pingüe beneficio a sus respectivas economías. La plata llegada a España y Portugal desde Sudamérica y África; o a Francia e Inglaterra desde Norteamérica y Asia, se convirtió en una de las bases principales del desarrollo de sus respectivas economías, pero también del principio de la diferencia entre el llamado “mundo civilizado” y el que desde entonces oficialmente no lo fue.

En este singular homenaje que la Hermandad de los Plateros de Córdoba, por pincel de Juan Valdés Leal (Sevilla, 1622-1690), rindió hacia 1650 al principal icono del universo femenino cristiano, – que se conserva actualmente en el Museo de Bellas Artes de Córdoba como principal obra de arte de la ciudad después de haber presidido el altar callejero del gremio-, se unen el cielo y la tierra, la jerarquía celestial – querubines y serafines – y también la humana – el  jerarca  y patrón centroeuropeo San Eloy (que con poca plata hacía grandes milagros) y uno de los principales seguidores del pobre ecologista de Asís, San Antonio, el franciscano portugués –, para cincelar un rico trono por ingenuas manos a una virgen sin pecado que parece vivir en el olimpo.

Desde el que ejerce su beneficiosa protección, como un efluvio, al mundo del trabajo, la artesanía, y la siempre primordial fuente motora de la economía de la ciudad como lo es la platería; dándole también fama, arte, cultura, identidad europea y universalidad.

José María Palencia Cerezo
Museo de Bellas Artes de Córdoba
Director

Para más información:

 

 

 

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.