Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

María Teresa de León “Acordaos de mi cuando no reconozca a quién he dado la mano”

15 de Noviembre de 2013

Aitana Alberti tiene esa cadencia cubana del español que le hace estar más cerca de aquel acento paterno que tanto recordamos cuando su padre recitaba “Marinero en tierra”. Aitana es hija de Rafael Alberti y de María Teresa León. “Yo descubrí a mi padre como poeta cuando tenía doce o trece años. Hasta entonces había sido sólo mi padre. Estábamos en una casa que nos habían dejado en Punta del Este y mi padre escribió “Cuadernos y Canciones del Paraná”. Ahí lo descubrí como poeta y me fascinó”, confiesa con melancolía.

Es una enorme herencia ser hija de uno de los poetas más importantes de su generación y de la historia literaria española, sin embargo Aitana Alberti se ha impuesto en este momento un reto importante: recuperar de aquel exilio político y desgarrador a otro personaje que aún vive el exilio de un olvido injusto, su madre, la escritora María Teresa León.

María Teresa León, Lorca y Alberti

María Teresa León, Lorca y Alberti

En Andalucía, y organizado por el Centro Andaluz de las Letras y el Instituto Andaluz de la Mujer, se está desarrollando el ciclo “Literatura y género” que tiene como objetivo “dar visibilidad y reconocimiento a la producción intelectual y literaria realizada por mujeres en Andalucía”. En el contexto de este ciclo se centra la participación de Aitana Alberti en relación con su  madre.

Aitana Alberti ha escrito un hermoso libro que lleva por título, “Los inquilinos de la soledad”, y sobre todo trae consigo una edición de “La memoria dispersa”, un libro de María Teresa León con textos inéditos, en el que se incluyen ocho guiones teatrales que realizó para emisoras de radio en Buenos Aires. “Mi madre escribió novela, guiones de radio, cuatro guiones de cine, relatos, artículos…, fue una mujer adelantada a su época y que por las circunstancias no vivió sus éxitos literarios como debiera. Por ejemplo, su biografía novelada sobre Bécquer, nunca se ha publicado en España”, dice con pena Aitana Alberti, quien afirma que a lo largo de la historia, “mi madre es un ejemplo más de cómo se han ido relegando a la mujeres y minimizando el papel que han tenido”.

Otra de las obras espectaculares de María Teresa León es “Cervantes, el soldado que nos enseñó a hablar”, un poema en prosa que relata una biografía insólita de Cervantes, “creo que es un libro bellísimo que debería leerse hasta en los colegios”, afirma su hija.

Recuerda Aitana Alberti otro episodio singular: la importante intervención de María Teresa León en la evacuación de los cuadros del Museo del Prado. “Siempre se ha hablado de la intervención de mi padre, pero pocos saben que mi madre fue un elemento decisivo. Fue a ella a quien Josep Renau, por entonces director general de Bellas Artes, al ver cómo caían las bombas de la Legión Cóndor alemana cerca del museo, encargó la evacuación. Las acciones de mi madre fueron fundamentales en toda esta operación”.

Salvando la Venus de Tiziano

Salvando la Venus de Tiziano

María Teresa León (Logroño, 1903- Madrid 1988), nació en el seno de una familia burguesa. Su padre era militar. Se casó a los 17 años con Gonzalo de Sebastián Alfaro con quien tuvo dos hijos, Gonzalo y Enrique, pero tras un infeliz matrimonio, se separa y se establece en Madrid en 1929 donde conocerá Rafael Alberti, con quien tras divorciarse de su primer marido, contraerá matrimonio. Su vida tomó entonces otro rumbo, y la llevó al exilio tras la Guerra Civil. “Yo recuerdo –dice Aitana—mi tiempo de  infancia. Mi madre era el motor de la casa, la logística,  mi padre nunca se ocupaba de nada, se lo dejaba todo a mi madre. Ella decía que papá era un cometa con una gran estela…., yo creo que eran dos cometas que viajaban paralelos”.

María Teresa León pertenece a esa generación de mujeres que defendían la igualdad cuando ni siquiera podían abrir una cuenta en el banco o quizás ni votar. Junto a ella estaban personalidades como Concha Méndez, Rosa Chacel, María Zambrano o Maruja Mallo. Mujeres valiosas cuya obra se ha puesto en valor, algunas después de muertas, como en el caso de la gran pintora Maruja Mallo.

María Teresa León a lo largo de su vida se quitó alguna espina. Recuperó la relación con los dos hijos de su primer matrimonio que la España de la época le arrebató. “Mis hermanos sí tuvieron relación con mi madre. Gonzalo se fue a Buenos Aires donde se hizo un reputado médico y Enrique marchó a Francia”.

Durante su vida, María Teresa León se relacionó con el exilio español, desde Manuel Altolaguirre a Picasso, desde Sánchez Albornoz a Juan Ramón Jiménez, pero al final, cuando pudo regresar a España, en 1977 junto a su marido Rafael Alberti, casi ni se dio cuenta de que había vuelto. “En aquel entonces la enfermedad ya estaba un poco avanzada. Nada sabíamos en la época del Alzheimer, empezaba a conocerse la enfermedad entonces. Mi madre creo que sí se dio cuenta de que regresaba a España, aunque a veces me preguntaba, ¿estamos en Buenos Aires?. Creo que sí, que a veces sabía que estaba de nuevo en casa, pero no lo disfrutó”. María Teresa León murió en un sanatorio en Madrid en 1988.

Aitana Alberti, vive en la Habana, cerca del Malecón, ese paisaje que tanto se parece al Cádiz paterno y del que ella se siente tan cercana. Junto a ella, el recuerdo de María Teresa León, aquella mujer menuda y luchadora que muchos años antes había escrito premonitoriamente, “acordaros de mi cuando ya no reconozca a quien he dado la mano”.

Marta Carrasco.

Jefa de prensa del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

 

+20
0
  

Valora esta entrada

María Teresa de León “Acordaos de mi cuando no reconozca a quién he dado la mano”
4 votos, 4.50 media (90% valoración)

3 Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

  1. Francisco M. Arniz Sanz
    15 Nov 2013

    El libro al que se refieren en el primer párrafo se tituló: “Baladas y Canciones del Paraná”, y no “Cuadernos y Canciones del Paraná”.

  2. Marta
    20 Nov 2013

    Gracias por la aclaración. Es verdad que se publicó con ese título, pero Aitana Alberti lo recordaba con este primero con el que su padre bautizó el poemario. Quizás debería haberlo aclarado en el artículo. Mil gracias, sin embargo y siempre gracias por la lectura. Un saludo.

    • Patricia Fridman Chernitsky
      03 Jul 2014

      Cuando María Teresa y Rafael Alberti estuvieron exiliados en Buenos Aires, mis padres Olinda Chernitsky y su marido Ricardo Enquin, eran amigos y los veíamos con cierta frecuencia. Entonces yo era pequeña pero los recuerdo mucho. Tengo un libro dedicado a mi madre y a su marido con un dibujo de 2 lagartos , girando alrededor de un sol, firmado con cariño en el año 1954. Y efectivamente es “Baladas y Canciones del Paraná”. Es de la ed. Losada . Es un ejemplar VIII de una tirada de 100.
      Cuando ellos volvieron a España, yo estaba aquí, también exiliada, por la dictadura militar de Videla, en 1976.

      Soy artista plástica argentina-española , y formo parte de un colectivo de mujeres “GENERANDO ARTE”.
      Nuestro próximo proyecto es “rescatar a las mujeres que estuvieron en “la residencia de Señoritas” (Galería de Mujeres Ilustres) en 1915.

      De pura casualidad(?) me tocó hacer una obra resaltando a Mª Teresa León!!
      En Este proyecto, participan historiadoras de arte , como Aurora Piñero, directora de
      Centro de Arte Vasari , Concha Mayordomo (comisaria de la expo) y la exposición será para en 2015.
      Y os agradezco esta publicación. Es Muy buena y necesaria!!.

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.