Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional Andalucía Tu Cultura

Nuevo taller de historia del Archivo Histórico Provincial de Córdoba: La esclavitud, barbarie institucionalizada

14 de enero de 2019

Con motivo de la presentación del nuevo taller de historia sobre la esclavitud en Córdoba del Archivo Histórico Provincial de Córdoba, dirigido a alumnos de Educación Secundaria, queremos hacerte reflexionar sobre algunos aspectos que tal vez desconocías de la historia de la esclavitud:

¿Qué consideración tenían los esclavos?

Ninguna. El esclavo era un bien mueble. El dueño de un esclavo lo poseía como cualquier propiedad o mercancía, no solo su capacidad de trabajo. El esclavo dependía totalmente de su dueño, carecía de personalidad jurídica y estaba desprovisto del gobierno de su persona y su personalidad. Podía ser vendido, alquilado, hipotecado, dado en dote, legado. Aún siendo humanitario, el poder del dueño sobre el esclavo era total, sin ningún límite, y por tanto aterrador.

¿Cómo se llegaba a esa condición?

Las principales formas de llegar a la condición de esclavo eran:

  • Nacer de una mujer esclava.
  • Captura en guerra justa, es decir, en guerra contra enemigos de la fe, fuera cual fuera esa fe.
  • Por deudas contraídas con otra persona, que al final se saldaran con la venta de uno mismo, o bien con la venta de los propios hijos como esclavos.

La esclavitud ha formado parte de nuestras sociedades a lo largo de la historia, pocos pueblos han escapado a ser esclavos, esclavistas o ambas cosas, en algún momento.

¿Fue Córdoba una sociedad esclavista o con esclavos?

Sin duda fue una sociedad con esclavos. Al no representar los esclavos la base del trabajo social no se trataría de una sociedad esclavista. Sí lo fue por ejemplo la sociedad romana, de hecho durante la conquista romana de Hispania, muchos de sus habitantes fueron esclavizados. La esclavitud en Córdoba fue decayendo gradualmente de tal forma que a principios del siglo XIX apenas quedaban esclavos.

¿Qué tareas realizaban los esclavos de Córdoba?

En la época renacentista los esclavos fueron utilizados principalmente para el servicio doméstico, y mostrados como signos de distinción de las principales familias de la ciudad. El cuidado de la casa requería muchos trabajos: transportar el agua, la leña, cuidar los animales domésticos, vaciar la basura, lavar la ropa, preparar la comida…

¿Cuál era el color de su piel?

Su color de piel no era determinante para llegar a la condición de esclavo, más bien se podría decir que las mayor parte de las sociedades esclavizaban a quienes no pertenecían a su grupo, fuese por costumbres, religión o color de piel.

¿Qué determinaba su precio en los mercados esclavistas?

Al ser la esclavitud en Córdoba principalmente “doméstica”, las mujeres tenían un valor más alto que los hombres. La edad fértil de las mujeres marcaba la mayor valoración, superior a hombres de la misma edad y con más fuerza para el trabajo. Es decir, su trabajo en la casa y sobre todo su capacidad de tener hijos (que también serían esclavos), determinaba su mayor precio. Del mismo modo, en edades más avanzadas, la fuerza de los hombres se seguía apreciando, mientras que el atractivo y la capacidad reproductiva de las mujeres menguaba.

También el color de piel determinaba el precio. Los esclavos blancos o de piel más clara eran más apreciados según se comprueba en las escrituras de compraventa.

¿Se casaban los esclavos?

En teoría el matrimonio entre esclavos era posible, pero requería el permiso del amo. La vida en común de los esposos suponía que perteneciesen al mismo dueño o que fuese concertada por ambos dueños. El matrimonio con una persona libre tampoco simplificaba todos esos problemas, de forma que parece evidente que los propietarios de esclavos no facilitasen los matrimonios. Con todo, las relaciones amorosas y sexuales no les estaban prohibidas. El concubinato, sobre todo con los dueños, era frecuente. Conocemos muchas casos de mujeres amancebadas por el escándalo que provocaban o por los hijos que nacían.

¿Cómo y por qué eran marcados los esclavos?

En ocasiones los esclavos eran marcados con hierros candentes. La marca más habitual era una “S” y el perfil de un clavo, una especie de jeroglífico, para la palabra “esclavo”. Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana, de 1611, mantiene que la lectura correcta sería “Sin Iure” porque el esclavo no tenía ningún derecho.

No todos los esclavos eran marcados. Se marcaba principalmente a aquellos de piel más clara que en caso de fuga no serían identificados fácilmente, y del mismo modo a aquellos que habían intentado escapar en varias ocasiones, como castigo y para prevenir futuras fugas. También era más habitual que los hombres sufriesen ese estigma más que las mujeres.

¿Cuáles eran los métodos más eficaces para mantener sumisos a los esclavos?

Para mantener a los esclavos en su condición y evitar las fugas, la principal herramienta era la violencia. También algunos dueños más humanitarios optaban por dar un buen trato a sus esclavos con el objeto, entre otros, de que no necesitasen huir. Sin embargo, la forma más fácil de contener las ansias de fuga o motivar su trabajo, era la esperanza de una futura libertad. Además quienes se escapaban y eran capturados, ya jamás podrían optar a ser libres.

¿Cómo se ponía fin a la condición de esclavo?

El dueño podía liberar al esclavo tras una larga vida de fiel servicio, o bien éste comprar su propia libertad con el dinero que el amo le había permitido acumular con trabajos fuera de su casa. Además, al cabo de algunas generaciones, el mestizaje, la cristianización o la asunción de la lengua y costumbres de la sociedad en que vivía, determinaba que los esclavos no pareciesen tan diferentes como lo eran sus abuelos y que los dueños se sintiesen más inclinados a darles la libertad.

La “carta de ahorría” era un documento público en el que el dueño reconocía la condición libre de su esclavo. La carta podía tener efectos inmediatos o consistir en una promesa tras algunos años o el fallecimiento del amo, siempre que realizase un buen servicio. Pero en algunos casos no se cumplieron los compromisos, a veces los herederos olvidaban las promesas de los testamentos, se pretextaban escusas para no cumplir lo pactado…

Carta de ahorría (1538). AHPCO, 9024P. fol.642v.-643r.

También el pago de un rescate por parte de los familiares procuraba la libertad. Estos esclavos eran normalmente capturados con el propósito de exigir dinero por su liberación. El caso más conocido es el de Miguel de Cervantes, cautivo en Argel durante cinco años tras ser capturado por corsarios argelinos, cuyo rescate fue sufragado por los padres mercedarios.

La huida era otra posibilidad de alcanzar la libertad pero en la mayoría de los casos era frustrada y el esclavo retornaba con su propietario. Sólo si la tierra de la que provenía el esclavo estaba próxima y podía reunirse con sus familiares, la huida podría tener éxito.

¿Cuándo comenzó el declive y cuándo terminó definitivamente la esclavitud?

La esclavitud fue decayendo progresivemente a lo largo de la Edad Moderna hasta su práctica desaparición en 1836. A lo largo de este tiempo, la posesión de esclavos fue cada vez más un lujo para ricos y poderosos, de modo que en el siglo XIX los esclavos desempeñaban un papel reducido en la sociedad, sin apenas justificación económica.

En 1836 se promulgó la ley que prohibía traer esclavos a España, aunque en Puerto Rico y Cuba aún se mantenía. Finalmente, fue abolida en Puerto Rico en 1873 y en Cuba en 1880, donde los últimos esclavos aún tuvieron que trabajar para pagar a sus amos una compensación por el precio de su libertad. En 1886 los últimos esclavos cubanos recibieron la libertad.

 

Miguel Ángel Sánchez Herrador
Asesor Técnico de Conservación e Investigación
Archivo Histórico Provincial de Córdoba

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.