Junta de Andalucía. Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Blog de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales

Sylvia Sleigh, noventa y cuatro años de resistencia

14 de octubre de 2013

Cuando Sylvia Sleigh llegó en 1961 a los Estados Unidos, los aduaneros del aeropuerto de Nueva York pararon su equipaje escandalizados. Entre los bártulos de la pareja, Sylvia y su marido, el prestigioso crítico de arte, Lawrence Alloway, estaban los cuadros de la pintora. La puritana policía norteamericana se escandalizó porque entre los lienzos había algunos retratos de mujeres donde se mostraba el vello púbico, por lo que quisieron requisar las obras. Alloway, que venía invitado a trabajar como comisario por el prestigioso Museo Guggengheim de Nueva York, aseguró que aquellos lienzos eran obras de arte. Y así, con esta aseveración de su marido y crítico, las pinturas de Sylvia Sleigh pudieron entrar en Estados Unidos.

Felicity Rainnie recostada, 1972. Colección privada, Nueva York

Felicity Rainnie recostada, 1972. Colección privada, Nueva York

Poco podía imaginar esta galesa nacida en 1916 y fallecida a los 94 años en en 2010, lo que así iba a ser su vida en América, inmersa en concepciones machistas del arte, pero nunca se rindió, y buena prueba de ello es la exposición que presenta el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo sobre Sylvia Sleigh, la mayor realizada hasta la fecha en Europa, y que este centro ha llevado a cabo en colaboración con museos de otros cinco países: CAPC Musée d’art Contemporain de Bordeaux, Tate Liverpool, Kunst Halle Sankt Gallen y Stiftelsen Kunstnernes Hus. La exposición reúne cuadros de distintas épocas, desde los años cuarenta hasta casi su fallecimiento.

La muestra se incluye dentro de la sesión expositiva titulada “Más allá de Figura” del CAAC, donde se da cita también otro rebelde contra-corriente de su tiempo como Guillermo Pérez Villalta, quien ante la geometría y la abstracción de su tiempo, conservó su tendencia figurativa y, sobre todo, se decantó por la pintura frente a otras disciplinas. En coincidencia con Sylvia Sleigh, Pérez Villalta también realizó varios cuadros, uno de ellos recientemente expuesto en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, donde retrataba a los pintores de su generación, convertido hoy día en documento histórico del momento artístico de la llamada “Nueva generación madrileña”, curiosamente formada en su mayoría por artistas andaluces, entre ellos el mismo Villalta o Luis Gordillo.

Sylvia Sleigh residió la mayor parte de su vida en Nueva York, pero  no fue fácil. Recibida como la “mujer de”, quiso mantener su posición como pintora figurativa en un ambiente artístico donde el dominio de la abstracción de carácter fuertemente masculino, era absoluto. Sleigh vivió y trabajó en Nueva York hasta su muerte en 2010, y toda su vida se mantuvo fiel a la pintura figurativa, desempeñando además un importante papel como agente, retratista y defensora del movimiento feminista neoyorquino de los 70, donde llegó a crear distintas asociaciones de artistas mujeres que fueron decisiva en el desarrollo del panorama creativo norteamericano de la época, reclamando desde un trabajo político, el papel de la mujer, junto a otras artistas como Louise Bourgeois o Nancy Speero.

Anunciación: Paul Rosano, 1975. Jeff and Leslie Fischer Collection, Nueva York

Anunciación: Paul Rosano, 1975. Jeff and Leslie Fischer Collection, Nueva York

Su posición fue en ocasiones ambigua, atrapada entre las categóricas concepciones de los más decididos partidarios de la abstracción y las de cierta crítica feminista. Sleigh además, reclamó la mirada erótica del retrato masculino, hasta entonces sólo contemplado desde el punto de vista femenino por pintores varones. “Si a nosotras nos han pintado y enseñado de las más decididas formas y maneras, ¿por qué a ellos no?”, se pregunta la artista en un vídeo que muestra la exposición. Una de sus “musas” fue el modelo Paul Rossano, a quien dibujó desnudo en multitud de ocasiones. “Estábamos pintando y esperando al modelo cuando nos dijeron que no podía venir porque estaba enfermo, pero que venía otro en su lugar. Cuando llegó, ví a un hombre alto, con un abrigo de piel de cuero y botas blancas… y pregunté, ¿es para nosotras? Era alto, guapo, con ese pelo afro y con unas facciones… Al rato de estar dibujándole le pregunté, ¿posarías desnudo? Y me dijo, si”.

Durante años, su pintura estuvo casi escondida detrás de la fascinante vida de su esposo, Lawrence Alloway, conservador del Museo Guggenheim de Nueva York e inventor del término Pop Art. Por su casa pasaban pintores, críticos, historiadores del arte, galeristas, y a ella la trataban como la “mujer de”,  rara vez como pintora. Sleigh no se arredró. Sabía que su posición era inoportuna en la escena neoyorkina, no sólo por su resuelta estética figurativa, sino también por reclamar un espacio innovador para la mirada de la mujer con respecto al cuerpo humano y el erotismo.

Air Group Portrait. 1977 © The Estate of Sylvia Sleigh

Air Group Portrait. 1977 © The Estate of Sylvia Sleigh

Hoy día la obra de Sylvia Sleigh forma ya parte de la historia del arte, y sobre todo del arte y las mujeres. Incluso quiso dejar testimonio de ello en algunos de sus retratos de grupos de mujeres: “pinto a las mujeres artistas porque sé cómo es la sociedad y algunas no llegarán y quedarán por el camino. Pero durante un tiempo estuvieron ahí y su obra permanece. Yo quiero dar testimonio como si fuera la historia”.

Del 27 de septiembre de 2013 al 12 de enero de 2014.

Marta Carrasco,
Centro Andaluz de Arte Contemporáneo

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.