Junta de Andalucía. Consejería de Educación, Cultura y Deporte
Blog de la Consejería de Cultura
Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Portal profesional Andalucía Tu Cultura

Tormenta Perfecta Flamenca en el Teatro Central: Israel Galván + Niño de Elche + Pedro G. Romero cierran la temporada

10 de mayo de 2018

Israel Galván

Israel Galván

La programación de teatro/danza/música del Teatro Central toca a su fin y lo hará como se suele hacer por los sures: con una Fiesta por todo lo alto.

Una fiesta flamenca de 2018 que incluye los tres elementos del ciclo escénico: el baile de Israel Galván, la música de Niño de Elche y la dramaturgia de Pedro G. Romero: los ‘novísimos’ interpretan lo antiquísimo. Estamos, pues, ante una apoteosis vanguardista, un puñetazo de contemporaneidad y una Tormenta Perfecta del Flamenco: el arte de raíz se adorna de metales, luces estroboscópicas, visajes de pasmo, osadías varias y técnica depurada.

Tres absolutos renovadores de la escena flamenca andaluza -probablemente los más destacados en sus respectivas disciplinas- juntan sus energías para dotar de una nueva expresión a la verdadera liturgia del calendario sureño: la fiesta. La fiesta grande, la romería, la boda, la feria. La fiesta mediana, el aninversario, la devoción, el solsticio. La fiesta pequeña, el regalo, el requiebro, el guiño. Israel se fija en los gestos ocultos, el pestañeo, el repique de los dedos, la mueca; y también en la trastienda de todo ello, la antifiesta, la cocina, el callejón o los espacios de soledad.

En esta Fiesta Israel Galván insiste en su indagación de nuevas formas de relacionarse con el cuerpo y lo hace con una pieza coral inédita. En la cima de su carrera, Israel se confronta con ocho artistas -bailarines y músicos atípicos tradicionales y contemporáneos- para poner en valor los orígenes del flamenco y las fiestas de Sevilla, que nuestro artista frecuenta desde que tenía cinco años. Niño de Elche sostiene musicalmente la pieza con su capacidad para crear paisajes invisibles, derribar puertas y viajar lejos de los patrones establecidos. Pero no nos olvidemos del origen: ahí tenemos a Uchi, gitana de cepa que ni canta ni baila, pero con sus miradas, jaleos y palmas, ella misma se monta su fiesta.

Los componentes de esta producción dicen: “Nos disponemos alrededor, cada uno de su madre y de su padre, pero todos a una, a una fiesta lúcida y lucida, comida cruda de miradas, palabras, cantos, saludos, bailes, danzas y animaladas. Lo personal depende de lo común y al revés. Como un archipiélago, gentes unidas por aquello mismo que los separa“.

 

Carlos Funcia Frígola,
Periodista. Agencia Andaluza de Instituciones Culturales


Más información:

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.