La Andalucía de Miguel Hernández

La exposición ‘La Andalucía de Miguel Hernández’ plasma la vinculación del poeta alicantino con las provincias andaluzas durante sus últimos años de vida. A través de 20 paneles, y bajo la supervisión del escritor José Luis Ferris, biógrafo de Miguel Hernández, ‘La Andalucía de Miguel Hernández’ cuenta su relación con los autores de la Generación del 27 como Vicente Aleixandre, María Zambrano, Federico García Lorca, María Teresa León y Alberti, Juan Ramón Jiménez o Luis Cernuda, su relación sentimental con Josefina Manresa, natural de Quesada y el amor vital del poeta, el periplo que sufre por las cárceles andaluzas, y recopila los libros y poemas más importantes del poeta de Orihuela publicados y escritos en Andalucía.

 

Con esta exposición, producida por la Consejería de Cultura, se rinde homenaje a uno de los poetas más importantes de la literatura española del siglo XX y todo un símbolo de la poesía social y de compromiso con los desfavorecidos. Como poeta del pueblo, su poesía sigue siendo tan vigente como el primer día. Los sentimientos que su obra destila siguen causando conmoción y sus versos despiertan pasión, rabia, indignación, ternura, amor inocente, pena, soledad, solidaridad...

Miguel Hernández


Miguel Hernández Gilabert. (Orihuela, 30 de octubre de 1910 - Alicante, 28 de marzo de 1942).

Poeta y dramaturgo español. De familia humilde, tiene que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar; aún así desarrolla su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de la poesía clásica española. Forma parte de la tertulia literaria en Orihuela, donde conoce a Ramón Sijé y establece con él una gran amistad. A partir de 1930 comienza a publicar sus poesías en revistas como El Pueblo de Orihuela o El Día de Alicante. En la década de 1930 viaja a Madrid y colabora en distintas publicaciones, estableciendo relación con los poetas de la época. A su vuelta a Orihuela redacta Perito en Lunas, donde se refleja la influencia de los autores que lee en su infancia y los que conoce en su viaje a Madrid. Ya establecido en Madrid, trabaja como redactor en el diccionario taurino de Cossío y en las Misiones pedagógicas de Alejandro Casona; colabora además en importantes revistas poéticas españolas. Escribe en estos años los poemas titulados El silbo vulnerado e Imagen de tu huella, y el más conocido El Rayo que no cesa (1936). Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal.  Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante. Durante la guerra compone Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938) con un estilo que se conoció como “poesía de guerra”. En la cárcel acabó Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941). En su obra se encuentran influencias de Garcilaso, Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz.


Etiquetas

Autor

Actividades del programa