Miguel Hernández, a plena luz

Producida por la Diputación Provincial de Jaén y comisariada por Juan José Téllez, director del Centro Andaluz de las Letras, la exposición 'Miguel Hernández, a plena luz' rinde homenaje al poeta alicantino con motivo del 75 aniversario de su muerte, mostrando medio centenar de piezas originales de los fondos del legado adquiridos a través de sus herederos por la Diputación Provincial y que custodia el Instituto de Estudios Giennenses.

Manuscritos, cartas, ediciones de libros y otros objetos originales y personales podrán ser admirados en esta exposición, cuyo epicentro es la figura de Miguel Hernández, uno de los poetas más importantes de la literatura española del siglo XX y todo un símbolo de la poesía social y de compromiso con los desfavorecidos. Además, mediante grandes fotografías impresas, el espectador hará un recorrido visual en el que la figura del poeta estará presente en cada uno de los episodios de su vida. Por último, en el patio central, se ha creado 'El rincón de Miguel', con una réplica exacta de la máquina de escribir que el poeta y su esposa, Josefina Manresa, utilizaron en Jaén.

Tras visitar las ciudades de Jaén, Sevilla, Granada y Elche, la exposición, en la que colaboran el Centro de Estudios Andaluces y Generalitat de Valencia, viajará, gracias al Instituto Cervantes, a Manchester, Nueva York, Chicago o Manila, a finales de 2018 y principios de 2019.

Miguel Hernández


Miguel Hernández Gilabert. (Orihuela, 30 de octubre de 1910 - Alicante, 28 de marzo de 1942).

Poeta y dramaturgo español. De familia humilde, tiene que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar; aún así desarrolla su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de la poesía clásica española. Forma parte de la tertulia literaria en Orihuela, donde conoce a Ramón Sijé y establece con él una gran amistad. A partir de 1930 comienza a publicar sus poesías en revistas como El Pueblo de Orihuela o El Día de Alicante. En la década de 1930 viaja a Madrid y colabora en distintas publicaciones, estableciendo relación con los poetas de la época. A su vuelta a Orihuela redacta Perito en Lunas, donde se refleja la influencia de los autores que lee en su infancia y los que conoce en su viaje a Madrid. Ya establecido en Madrid, trabaja como redactor en el diccionario taurino de Cossío y en las Misiones pedagógicas de Alejandro Casona; colabora además en importantes revistas poéticas españolas. Escribe en estos años los poemas titulados El silbo vulnerado e Imagen de tu huella, y el más conocido El Rayo que no cesa (1936). Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal.  Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante. Durante la guerra compone Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938) con un estilo que se conoció como “poesía de guerra”. En la cárcel acabó Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941). En su obra se encuentran influencias de Garcilaso, Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz.


Etiquetas

Autor

Actividades del programa