Foto: J. Albornoz

El cineasta, productor y actor André Guttfreund, primer director centroamericano en recibir una estauilla de los Oscar por la película In the Region of Ice, hizo esta mañana una radiografía del cine en El Salvador en el Encuentro con Cineastas de la carpa Ven y Siente, ubicada en Plaza Bib-Rambla, en la que, moderado por el director del festival José Sánchez-Montes realizó una panorámica de la situación actual del cine en Centroamérica, donde destacó la enorme evolución de la industria del cine en la región salvadoreña y, en definitiva, en toda Centroamérica.

La escalada en calidad y producción de películas en El Salvador no se podría entender sin el importante papel de Guttfreund. El director destacó en el encuentro la importante línea ascendente que está adquiriendo el cine en El Salvador y otros países latinoamericanos gracias a la concienciación que las instituciones gubernamentales y culturales han empezado a tener de la industria. “Aprender que el cine es una inversión no sólo una diversión ha sido un paso importante para ir adquiriendo peso y recibir ayudas económicas que nos están brindando hacer proyectos muy interesantes. El despegue del cine salvadoreño ya ha empezado”, explicó en la charla.

El director destacó la importante labor documental que siempre ha estado muy ligada a los trabajos salvadoreños dentro del cine “debido a la necesidad de investigar y contar la realidad social que allí se vivía”, pero una vez dado ese paso, apostar por la ficción es el segundo. En este sentido, André Guttfreund puso en relieve la calidad de los escritores locales, el sentido del humor de la sociedad salvadoreña además de los “bellos paisajes y la garra del pueblo”. En definitiva, resaltó el valioso potencial cinematográfico que hay en El Salvador para avanzar, no tener que buscar los recursos fuera, ser sede de otras producciones y dar el salto dentro del mundo de la gran pantalla.

Además de establecer programas y talleres a nivel nacional que formen y fomenten la industria cultural cinematográfica, Guttfreund subrayó la importancia que tienen los festivales internacionales de cine para ser “ventanas” a las que el cine salvadoreño puede asomarse. “Hay que ir despertando la vocación y gracias a los talleres de cine comunitario, por ejemplo, hemos descubierto a futuros cineastas que tienen mucho que ofrecer”, apuntó.

Tanto André Guttfreund como José Sánchez-Montes hicieron hincapié en el papel que dentro de la escena está tomando las mujeres como es el caso de Brenda Vanegas con su trabajo Volar –el primero para el que se realizó con crowfunding masivo- o Marcela Zamora que están posibilitando afianzar un cine de calidad en El Salvador. Y no sólo eso, el compromiso que dentro del mundo de la producción y el sector de la difusión se está adquiriendo para proyectar cine de El Salvador en las salas.

El reputado director auguró un futuro más que prometedor al mundo del cine de su tierra -que estará avalado además por la nueva Ley del Cine- y agradeció que el Festival Cines del Sur haya dado espacio y voz al cine centroamericano.