Fernando Fajardo: “La cooperación internacional debe tender puentes y no trabajar con paternalismo”.

La carpa Ven y Siente del Festival de Granada Cines del Sur acogió en la tarde del miércoles la proyección de la premiada película guatemalteca Ixcanul, obra de Jayro Bustamante, seguida de un coloquio en el que se abordó la cooperación internacional y la situación social y sanitaria que actualmente hay en algunos países de Centroamérica. Moderada por el director del festival, José Sánchez-Montes, la mesa estuvo compuesta por María Elena Marroquín, técnica del Ministerio de Salud de El Salvador y Fernando Fajardo, técnico de Cultura de la Embajada Española en El Salvador.

La cinta muestra una realidad social rural en la que la ausencia de conexión lingüística y sanitaria deja a la familia protagonista en una situación de vulnerabilidad que acaba con un caso de tráfico de bebés robados. Una situación que, aunque se está trabajando y abordando desde los países centroamericanos, “muestra la que ha sido una realidad real”, expresó Marroquín.
Desde hace unos años El Salvador lucha por lograr una cohesión social inexistente. Trabajar con niños, jóvenes y, especialmente, mujeres se está convirtiendo en una de las prioridades tanto de los gobiernos como de muchos planes de cooperación internacional que operan en la zona. “La cooperación ha cambiado mucho y lo que tiene que hacer es tender puentes en lugar de jugar un papel paternalista o colonialista”, explicó Fernando Fajardo.

El técnico de Cultura, artífice del proyecto ‘La casa tomada’, considera que además de la Educación y la Salud, la Cultura debe ser un elemento de cohesión fundamental. Con su proyecto puso al alcance de los jóvenes un edificio en el que fomentar la creatividad y desarrollar diferentes formas de arte. “Es una manera diferente de fomentar una juventud distinta a lo que se conoce y al problema que de las maras que afecta a estas zonas”. Insistió en que la “Cultura es una herramienta más para generar Cultura y paz en los barrios”.

Marroquín, desde el punto de vista sanitario, apuntó los aspectos en los que se trabaja para mejorar el sistema. “La igualdad de género, la educación sexual y reproductiva y el aborto terapéutico son algunos de los puntos en los que estamos ahondando para mejorar nuestro sistema”.

Ambos coincidieron en que “a pesar de que las leyes están escritas, el problema es implementarlas” y confiaron en que los programas de cooperación puestos en marcha de manera integral entre todos los países puedan hacer avanzar a la franja central de América.