Foto: J. Albornoz

La carpa Ven y Siente de la Plaza Bib-Rambla volvió ayer viernes a ser sede de un interesante encuentro entre Fernán Mirás y Héctor Herrera, dos de los principales exponentes del mundo del cine en Argentina y Panamá. Moderados por Casimiro Torreiro, experto en la materia, explicaron las dificultades que han tenido para sacar algunos de sus proyectos adelante y cómo está evolucionando la industria.

“En una época de crisis cinematográfica, Centroamérica está destacando por la infinidad de producciones que están sacando al mercado”. Torreiro introdujo así una la charla en la que ambo cineastas coincidieron en los “buenos vientos” que corren para el cine en sus tierras. No quiere decir, sin embargo, que lo tengan fácil. “Se ha mejorado en los convenios, en las ayudas gubernamentales en comparación con otros años, pero no todo es sencillo”, apuntaba Herrera que por la grabación de su documental One dólar sobre una parte de la realidad panameña más desfavorecida fue perseguido, amenazado y muy criticado –y posteriormente, elogiado-.

Su compañero de mesa, Mirás, coincidía en que aún hay muchas cosas que mejorar a nivel de difusión en sus países pero apostillaba que, finalmente, dentro de la profesión lo importante es ser feliz con los medios que tienes y “tener el deseo de querer contar algo. Nunca vi a nadie en Latinoamérica que se dedicase al cine que pensara en hacerse rico”, exponía con una sonrisa.

Ellos con trabajos como One dollar, el precio de la vida, en el caso del documental de Herrera y el Peso de la Ley, el largo de Mirás, son un claro ejemplo de que hay mucho bueno que mostrar pero aún queda mucho trabajo por hacer, aunque el proceso ya haya empezado. “Al primero lo piratearon y al segundo lo sacaron de los cines a pesar de que la cinta estaba funcionando muy bien”, destacó Torreiro, por lo que hay que plantearse cómo funciona el mercado, especialmente, también con la llegada de nuevas plataformas como Netflix que pone el foco en las series más que en los largos.

Otro de los puntos clave que trataron en la charla fue el tema de la censura en sus países. Finalmente, coincidieron que, hoy día la principal censura es la económica “que es mucho más sutil” y que es el mercado el que pone los puntos sobre las íes en muchos aspectos como la producción o la difusión de las películas en las diferentes salas. En este sentido destacaron el importante papel que juegan los festivales de cine, como es el caso de Cines del Sur que se ha sido el primero en realizar una retrospectiva Centroamericana, y que muestra al público granadino producciones de gran calidad que no siempre llegan a la gran pantalla.