23 Nov
11:00

El Amor Brujo. Metáfora de la Modernidad. Exposición y Recital

Día conmemorativo del nacimiento de Manuel de Falla.

Presentación de la exposición “El Amor Brujo. Metáfora de la Modernidad”.

Recital de José Ignacio Arrojo, piano.

Ganador del Certamen Nacional de Interpretación “Intercentros Melómano” 2016.

I

Antonio Soler (1729 – 1783) Selección de sonatas

R.115 en Re menor

R.84 en Re mayor

 Ludwig van Beethoven (1770 – 1827) Sonata Op. 10 nº 3 en Re mayor

Presto

Largo e mesto

Minuetto. Allegro y Trío

Rondo. Allegro

 II

Franz Liszt (1811 – 1886) Leyenda S.175 n.º 2:

“San Francisco de Paula caminando sobre las aguas”

 Claude Debussy (1862 – 1918) De Preludios, Libro II:

X.Canope

XII. Feux d’artifice

 Isaac  Albéniz (1860 – 1909) De Suite Iberia

VIII. El Polo

 Manuel de Falla (1876 – 1946) Canción

 

España en Europa

La música española no ha mantenido una continuidad dentro del marco europeo por razones políticas, sociales, económicas, etc. Es por ello que realizaremos un pequeño viaje por las obras, estilos y exponentes más destacados en la música para teclado, dentro del contexto musical occidental, hasta llegar a nuestro mayor legado estilístico-musical, el Impresionismo “folclórico” español; Albéniz y su obra, la Suite Iberia.

Antonio Soler, danza y espíritu.

Heredero del estilo de Domenico Scarlatti, sus sonatas, formalmente pre-clásicas, se dividen en dos secciones muy claras: la primera en el tono original, la tónica; y la segunda en el quinto grado de dicho tono, la dominante. Elabora así un discurso de pregunta y respuesta que da coherencia a la forma musical. La sonata clásica añadirá una tercera sección donde pregunta y respuesta se encuentran en el mismo tono, concluyendo con una reafirmación del discurso. Sus sonatas están impregnadas de los aires populares de la época, la danza cortesana y el fandango, enmarcados en compás ternario. Ha de entenderse que la música del Padre Soler era concebida dentro de los muros de la Iglesia y eso conllevaba ciertas limitaciones expresivas.

La nueva sonata. El transformador, Ludwig van Beethoven.

Es quien se encargará de moldear la sonata clásica hacia una forma más libre. Eleva los límites formales de Haydn y Mozart en busca del inminente sentimiento romántico. La sonata Op.10 n.º 3 pertenece a su primer periodo compositivo, donde brilla el virtuosismo técnico propio de un gran intérprete y pianista.

El primer movimiento es un Presto muy rítmico que nos presenta ya la gran destreza técnica sobre el instrumento que tenía el compositor: motivos en octavas, en sextas partidas, matices drásticamente contrastantes, etc. El segundo movimiento une dramatismo y lirismo en forma de Adagio. Según el pianista y director de orquesta Daniel Barenboim: “Beethoven es capaz de llevar al hombre hasta los límites de la

naturaleza humana”. Este análisis nos permite comprender mucho mejor el estilo de Beethoven, el contraste: rítmico, melódico, tímbrico, sonoro… Este movimiento central es un gran ejemplo de estas características.

El tercer movimiento es un Minuetto e trio más desenfadado, pensado como contraste tras el gran movimiento dramático central. Por último, nos encontramos con un cuarto movimiento que muestra la habilidad beethoveniana de la improvisación, un discurso variado con aires de improvisación.

Liszt, virtuosísimo al servicio del espíritu.

La Leyenda n.º 2 pertenece a un estilo compositivo místico y espiritual. Liszt convierte en música el milagro de San Francisco de Paula atravesando las aguas sobre su manto.

“… el milagro ocurrió el 4 de abril de 1464. Habiendo llegado San Francisco de Paula con dos religiosos suyos a Catona, con rumbo a Messina, le pidió a un barquero, de nombre Pedro Coloso, que le cruzara el estrecho por caridad, pues los religiosos mínimos no llevaban dinero. El barquero se negó a llevarles sin cobrar, entonces Francisco se arrodilló, hizo oración, trazó la cruz sobre el mar y quitándose el manto, lo

tendió sobre las aguas. Entonces subió a él junto con sus frailes y con buen viento cruzaron a la otra orilla.” Milagro de San Francisco de Paula caminando sobre las aguas.

Impresionismo francés, Claude Debussy y su nuevo concepto del sonido.

La música del maestro francés conlleva una revolución en la manera de tocar el piano: los planos sonoros, los timbres, la sonoridad, la resonancia, todos los recursos posibles evocando colores y paisajes; sugiriendo, presentando impresiones, imágenes difuminadas. En este caso, Canope representa el antiguo Egipto, arcaico, exótico, con una sonoridad muy contemplativa; Feux d’artifice buscará describir la noche estrellada bajo los fuegos artificiales y sus juegos de color y sonidos.

Impresionismo español, Albéniz.

Las corrientes vanguardistas del impresionismo europeo se unen a la música popular española. Albéniz es capaz de conjugar el estilo de la sugerencia, de la Evocación con la esencia de la música folclórica española: sus ritmos, sus armonías y sus melodías populares. El polo se considera uno de los palos más arcaicos del flamenco, primo de la caña y cantado en el compás de la soleá. Catalogado dentro del tercer cuaderno con El Albaicín y Lavapiés, El Polo se caracteriza por su ritmo ternario y su melancolía; sanglotant (sollozando) indica la partitura.

Homenaje a Manuel de Falla.

Natural de Cádiz, es junto con Albéniz, Rodrigo, Granados y Turina, representante del nacionalismo musical español. Su obra Canción fue estrenada, según Ángel Sagardía, por el poeta y escritor perteneciente a la Generación del 27, Gerardo Diego. Una pieza de melodía simple y lírica en la que Falla consigue evocar una nana.

 

Exposición:

Desde el jueves 9 noviembre a 16 de diciembre. Museo de Cádiz. Casa Pinillos

De miércoles a sábado: de 10.00 a 14.00 horas.:

Organiza: Fundación Archivo Manuel de Falla. Festival Música Española Cádiz.

Produce: Agencia Andaluza Instituciones Culturales.

Patrocina: Ayuntamiento de Granada.  Ministerio de Educación, Cultura y Deporte INAEM. Obra Social “la Caixa”