Junta de Andalucía - En ventana nueva Directorio institucional de la Cultura - En ventana nueva Agencia Andaluza de Instituciones Culturales - En ventana nueva Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico - En ventana nueva
Carrusel de imágenes con fin decorativo de diversos edificios romanos: Reconstrucción 3D del teatro de Códoba, teatro de Carteia y teatro de Itálica.

Romano
Rutas Teatrales
Hispania, Bética, Andalucía
Rutas Teatrales - Hispania, Bética, Andalucía - Otros Teatros de Hispánia - Edificios teatrales


Los romanos desembarcaron en la Península ibérica por vez primera en 218 a.C., cuando las tropas entraron por Emporion (Ampurias, Gerona) con motivo de la II Guerra Púnica contra los cartagineses. A partir de entonces y, tras la batalla de Ilipa que les dio la victoria definitiva en el 205 a.C., comenzó una larga conquista que culminó en el 19 a.C. con la pacificación del norte hispano Fig.1 - MALECÓN DE AMPURIAS. (MALECÓN de la antigua ciudad de Ampurias (Ampurias, Gerona))..

(Fig.1 - Malecón de la ciudad romana de Emporiae)



(Fig.2 - Evolución de la conquista romana de los territorios hispanos entre los años 197 y 133 a.C.)



Dado que la anexión de los territorios se llevó a cabo de forma progresiva -fue frecuente la resistencia de diferentes pueblos hispanos como los celtibéricos, en la Meseta norte, y los lusitanos en el área oeste- también fue preciso adaptar a las nuevas realidades su organización y división administrativa. En 197 a.C. ya habían quedado establecidos los límites de las dos provincias hispanas iniciales, asignadas a sendos pretores con poder proconsular: Citerior, correspondiente a la franja costera levantina y el valle del Ebro, que recibió su nombre por encontrarse más próxima a Roma, y Ulterior, que ocupaba el sur-suroeste hispano. Próxima ya la pacificación efectiva de todos los territorios peninsulares, Augusto llevará a cabo una reforma que implicará la división de la segunda de ellas en dos nuevas provincias: Vlterior Lusitania y Vlterior Baetica, pasando a añadirse Tarraconensis a la denominación de la antigua Citerior Fig.2 - EVOLUción PROVINCIAS (Evolución de la conquista romana de los territorios hispanos entre los años 197 y 133 a.C.).

Dentro del reparto de competencias en la administración de las nuevas provincias augusteas, la Tarraconense y la Lusitania se encontraban bajo control directo del Emperador, mientras que la Bética lo estaba del Senado. Fue, muy probablemente ésta la razón que llevó al emperador Augusto a realizar una serie de cambios fronterizos, a fin de incorporar a sus territorios las ricas zonas mineras de Castulo (Linares, Jaén) y Sisapo (Almadén, Ciudad Real).

La provincia Baetica, contaba con algunas de las ciudades más prósperas y de mayor tradición urbana y ciudadana de la antigua Iberia, como era el caso de la célebre Gades (Cádiz) o algunos de los núcleos que se localizaban en el fértil valle del Guadalquivir. Éste proporcionó, junto con los recursos mineros, una de las principales bases de riqueza de la provincia, especialmente dando salida a las enormes cantidades de aceite que, especialmente desde época flavia, eran llevadas a Roma para ser distribuidas a los diferentes territorios del Imperio.

La provincia fue dividida en una serie de distritos jurídicos menores denominados conuentus: el gaditano, con sede en Gades; el hispalense, con capital en Hispalis; el astigitano, con centro en Astigi; y el cordubense, cuya capital era Corduba que, a su vez, ejercía la capitalidad de toda la provincia.

(Fig.3 - Mapa de la Hispania altoimperial con indicación de las dos fronteras de la Bética establecidas por Augusto)



La Bética mantuvo a grandes rasgos sus límites durante todo el Imperio, incluso tras la importante reforma llevada a cabo por Diocleciano (284-304 d.C.) y la nueva organización en diócesis.

En adelante, el devenir histórico y las diferentes etapas vividas por el sur peninsular han hecho variar, contraerse y extenderse los confines de sus entidades administrativas en las diferentes épocas, con mayor o menor atomización de los territorios. Hoy, la Comunidad Autónoma de Andalucía comparte con la antigua provincia de la Bética gran parte de sus territorios, si bien en su sector oriental -Almería y buena parte de las provincias de Jaén y Granada- incorpora parte del sector meridional de la antigua Tarraconse. A su vez, es más reducida en su límite norte-noroeste, ya que en época romana los confines de la provincia prácticamente llegaban hasta Emerita Augusta (Mérida) Fig.3 - MAPA HISPANIA FRONTERAS. (Mapa de la Hispania altoimperial con indicación de las dos fronteras de la Bética establecidas por Augusto. A partir de Trillmich, W. et alii (1993): Hispania Antiqua. Denkmàler der Ròmerzeit, Maguncia, fig. 3 en p. 31)..

© 2019 JUNTA DE ANDALUCIA, Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, Agencia Andaluza de Instituciones Culturales
.Mapa web. - .Aviso Legal. - .Créditos.
Enlace al Blog de la Cultura y el Patrimonio Histórico (en nueva ventana) - Explicacion del Nivel AA de Conformidad - Markup Validation Service - CSS Validation Service