13
14
21:00
Ene

SALA

A

Teatro

Incendios

Texto Wajdi Mouawad
Dirección Mario Gas
Escenografía Carl Fillion
Con Nuria Espert, Ramón Barea y Laia Marull, entre otros.

 

MARIO GAS CON UN EQUIPO ACTORAL DE LUJO NOS OFRECE INCENDIOS

UN TEXTO DEL DRAMATURGO, DIRECTOR Y ACTOR LIBANÉS WAJDI MOUAWAD MONTADO EN MEDIO MUNDO QUE CUENTA, SIN NOMBRARLO, EL CONFLICTO LIBANÉS A TRAVÉS DE LOS OJOS DE UNA MUJER QUE NECESITA HACER LAS PACES CON SU TIERRA DE ORIGEN.

 

 

Con Litoral, Incendios y Forêts, la mundialmente aclamada trilogía de la que el Festival d’Avignon se hizo eco presentándola durante once horas sin interrupción, Wajdi Mouawad aborda la cuestión de la promesa no cumplida o, mejor dicho, de aquella a la que uno se compromete e intenta no olvidar. Mouawad nació en Líbano, país que abandona a la edad de ocho años en plena guerra civil. Un exilio que lo conduce, junto a su familia, a París y, más tarde, a Québec. Creador múltiple, actor, autor, realizador... este artista firma con su trilogía una epopeya teatral demoledora que renueva la lengua en lo que se refiere a su potencia poética.

 

Littoral, Incendies y Forêts son las tres piezas de esa epopeya en la que los destinos de los personajes se cruzan, en la que las fracturas humanas, íntimas, familiares e históricas se mezclan. Un teatro de la vida.

 

En Incendios, segunda parte dela trilogía, Mouawad pone de relieve el recorrido de dos gemelos, Jeanne y Simon, que descubren el testamento de su madre Nawal, desvelando así la incierta historia de su nacimiento. Descubren a ese padre que creían muerto, a esa otra hermana cuya existencia ignoraban. En el libro de las horas de esta familia, dramas insospechados los esperan, dramas que llevan grabados los colores de lo irreparable.

 

Según Mouawad, Incendios es la historia de tres historias que buscan su principio, de tres destinos que buscan su origen para intentar resolver la ecuación de su existencia y encontrar tras la duna más sombría, la fuente de la belleza. Un viaje al corazón de nuestros orígenes.

 

Wajdi Mouawad es un incendiario, pero del fénix fabuloso que renace de sus cenizas. Incendios habla de ese renacer, de los fuegos que hay que sembrar a veces, de las odiseas que hay que vivir para reencontrar la tierra de uno.

 

La infancia es un cuchillo delante de la garganta. No es fácil quitarlo de ahí, escribe Wajdi Mouawad. Solamente las palabras tienen el poder de arrancarlo y calmar así la quemadura.