16
17
21:00
Dic

SALA

A

Danza/Música/Teatro

FEI-FACTORIA ESCÈNICA INTERNACIONAL

Solo son mujeres

 

De CARMEN DOMINGO. Dirección: CARME PORTACELI. Con MÍRIAM ISCLA, SOL PICÓ y MAIKA MAKOVSKI.

 

 

Un espectáculo en homenaje a aquellas mujeres represaliadas por el bando ganador que murieron en las cárceles franquistas sin que nadie se molestase por llevar un registro.

 

 

La historia de Tomasa Cuevas, Amparo Barayón o Matilde Landa, entre otras, se ha contado aún muy pocas veces y no se estudia en las escuelas. Por eso los jóvenes que acuden
a ver la obra Solo son mujeres, de Carmen Domingo dirigida por Carme Portaceli, salen literalmente en estado de shock.

 

Portaceli, fundadora de la Factoria Escènica Internacional, dice que tenía ganas hace tiempo de hacer algo dedicado a la memoria histórica. Conocí a Carmen Domingo y me mandó estos monólogos. Me interesó mucho lo que contaba, pero pensé que le faltaba una estructura dramática determinada y empecé a hacérsela por medio de los vínculos familiares que tienen algunas de estas cinco mujeres a lo largo de la obra.

 

El resultado es una función multidisciplinar, con una sola actriz, Míriam Iscla —que interpreta los cinco personajes— la bailarina Sol Picó y la actriz y músico Maika Makovski, que interactúan con ella. A Míriam no la hemos visto mucho en Andalucía pero es una actriz de tamaño natural, impresionante.

 

Me acusaron por todo; por ser maestra; por no estar bautizada; por haber ayudado a evacuar niños, por haberme presentado como enfermera voluntaria... Por todo y casi sin juicio... me condenaron a muerte.

 

Estas palabras las podrían haber dicho cualquiera de las muchas mujeres que eran aún más invisibles en la España de la Guerra Civil. Muchas de las miles de mujeres que fueron encarceladas, torturadas, separadas de sus hijos, asesinadas, tiradas a las cunetas y ninguneadas por nuestra memoria.

 

Que nadie nos borre de la historia, dice otra de ellas tras ser brutalmente apaleada. No le hizo caso una historia construida por los hombres porque, total, ellas solo son mujeres... Carme Portaceli le imprime dignidad y fuerza a esa coletilla desdeñosa y convierte Solo son mujeres en una obra de teatro necesaria. Un homenaje que habla de las mujeres durante la Guerra Civil a través de testimonios reales, que dan lugar a cinco historias de madres, hijas, esposas, sindicalistas y militantes... Es un homenaje a estas heroínas y luchadoras silenciadas por una sociedad patriarcal que no nombra nunca a las mujeres en ningún sitio, explica Portaceli.