18
19
20:00
Feb

SALA

B

Teatro

LA BELLOCH

Verano en diciembre

LA ESCENA DE LA CRISIS

De Carolina África
Con Almudena Mestre, Laura Cordón, Pilar Manso, Lola Cordón y Carolina África.

 

PREMIO CALDERÓN DE LA BARCA 2012 A LA AUTORÍA TEATRAL Y CANDIDATA A TRES PREMIOS MAX 2014 (MEJOR ESPECTÁCULO REVELACIÓN, MEJOR AUTORÍA NOVEL Y MEJOR EMPRESA PRIVADA).

 

VERANO EN DICIEMBRE UNO DE LOS ESPECTÁCULOS REVELACIÓN DE LA PASADA TEMPORADA EN EL CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL LLEGA AL CENTRAL PARA PRESENTARNOS UN PEDAZO DE REALIDAD LLENO DE CALOR, EN ESTOS TIEMPOS DE FRIALDAD, SERVIDO POR CINCO ACTRICES DE FUSTE.

 

La historia de este espectáculo es la de un pequeño milagro que comenzó en 2013 en la sala que esta compañía inventó y regenta en los bajos de un edificio del madrileño distrito de Arganzuela: un bonito lugar para crear, un bonito lugar para estar, un espacio lleno de energía.

 

Tras su estreno el “boca a boca” no dejó de funcionar y, estas chicas, con el valor de haberse constituido en cooperativa en unos tiempos que solo invitan a desertar de nuestros sueños, con el talento por bandera, consiguieron convertir aquel texto escrito con una beca en Buenos Aires en todo un acontecimiento escénico de primer orden sin necesidad de acudir a una desmesurada escenografía, efectos, etc.; eso que parece ser connatural a los grandes éxitos teatrales. Una vez más se impuso la cordura y con un excelente texto y unas no menos excelentes actrices “la cosa” funcionó, y de qué manera: público y crítica le hicieron justicia. El éxito se había alcanzado de la manera más honesta.

 

Verano en diciembre es una muestra extraordinaria de un teatro que rara vez se hace, porque es de mañana más que de hoy. Una comedia optimista, nada ternurista, donde el malestar de fondo, los golpes de felicidad repentinos, las encrucijadas sin señalizar y los giros del destino se escalonan y percuten en la boca del estómago con una gran intensidad.

 

Como nada hay más universal que lo particular, este retrato de familia —de eso trata la pieza— habla de una generación española en paro o en precario, de las ayudas a la dependencia liberalmente estranguladas y de la unidad familiar y la pasión, como anclajes plausibles cuando arrecia el levante del libre mercado.

Carolina África —su autora— tiene lo que hay que tener: corazón, oído y olfato para la verdad, o las verdades. Pero hay algo más. Hay espectáculos en los que se advierte una poderosa complicidad entre sus intérpretes, nacida (no creo equivocarme en esa intuición) de haber cocinado el plato lenta, minuciosa, colectivamente. Esa complicidad, ese espíritu de compañía, una de las cosas más bellas que existen y que no puede encontrarse en otras artes más solitarias, hace que la familia de Verano en diciembre conecte maravillosamente con el público. Marcos Ordóñez. El País, 27 de junio 2014.