TwitterFacebooklogo-Youtube-31x31.png

Asociaciones del Taxi: Diez prácticas contra la competencia que conviene evitar

Publicado por competencia 18 Febrero 2014 - 6:53pm

Las prácticas contra la Ley de Defensa de la Competencia de determinadas asociaciones pertenecientes al colectivo del taxi se han convertido en los últimos tiempos en una materia lamentablemente demasiado común y objeto de una intensa  actividad por parte de los Organismos públicos encargados de la defensa de la competencia.

taxi

Además, el incremento de reproches jurídicos en forma de  sanciones económicas en sede administrativa están encontrando confirmación en la posterior vía judicial, caso de que sean recurridas, como luego veremos.

Las sentencias a este respecto no hacen sino consolidar determinadas prácticas de asociaciones de taxistas como "líneas rojas" que no deben ser cruzadas, so pena de incurrir en comportamientos anticompetitivos y por tanto susceptibles de ser fuertemente sancionados.

Desde la ADCA creemos que es oportuna la divulgación de las prácticas anticompetitivas más habituales en las asociaciones de taxistas, a fin de evitar las cuantiosas sanciones que, tarde o temprano, quienes incurran en ellas deberán afrontar. 

Decálogo de conductas contra la libre competencia que ninguna asociación del taxi debería cometer

1.- Intercambio de información sobre morosidad: Los registros de morosos. 

El uso de cualquier tipo de base de datos de este tipo podría estar prohibido, ya que supone un intercambio de información sensible, capaz de unificar el comportamiento de los operadores. 

Es quizá una de las prácticas más habituales, sin embargo, ha sido reprochada jurídicamente tanto por las Administraciones como confirmada en vía judicial.

Así ocurrió en 2010 con la resolución del Consejo de Defensa de la Competencia de Andalucía  sobre varias emisoras de radio-taxi de Sevilla y su posterior confirmación -salvo por la cuantía, que se redujo- por el TSJA en sentencia de 7 de abril de 2011, fundamento de derecho tercero.

¿Es que acaso no es legítimo saber quiénes no pagan? Independientemente de la respuesta, en la que no entramos, en materia de competencia lo fundamental es que ese registro de morosos cuente con los requisitos legales necesarios para que pueda ser considerado compatible con las normas de competencia, entre otras:
●    Libertad de adhesión al registro de todas las empresas oferentes en el mismo mercado -no exclusivo y privativo de asociaciones concretas-.
●    Voluntariedad y compromiso de reciprocidad en la adhesión al registro por parte de los potenciales usuarios.
●    Libertad de los adheridos para fijar su política comercial frente a un deudor moroso -no impuesta por la asociación-

Estas y otras características de los registros de morosos, si no se cumplen por las asociaciones de taxis, podría determinar que su creación y utilización sean susceptibles de ser sancionadas. 

2.-  Boicot a usuarios y hoteles (listas negras). 

Este tipo de conducta ha sido analizada como una consecuencia de la anterior. Es la consecuencia natural de la conducta anterior. A los clientes que tras solicitar por el servicio de radio taxi de la asociación un vehículo, finalmente no lo utilizan, en un futuro se les deniega el servicio hasta que no abonen una parte de la "carrera fallida".

Ejemplo de que dicha práctica es contraria a la Ley de Defensa de la Competencia y puede aparejar una sanción lo tenemos en la resolución del Consejo de 9 de julio de 2010

3.- Boicot a hoteles u otros operadores que hacen uso de coches con conductor para servicios especiales. 

El hecho de que mediante acuerdos entre asociaciones se pacte no prestar servicios a quienes han recurrido a otros operadores no afiliados o independientes, no busca sino “castigar” el libre derecho de opción del consumidor, que se ve coaccionado a recurrir a las asociaciones en colusión para evitar futuras negativas de servicios. 

En el caso de las Asociaciones de Taxi en Sevilla al que ya nos hemos referido, esta práctica resultaba especialmente grave. Así, en la resolución se dejó claramente expuesto que:

“ ...dichas emisoras tienen una estructura oligopolista, con una cuota conjunta del 100% del total del mercado de servicios de taxi por llamada de la ciudad de Sevilla, por lo que su desproporcionada conducta de negar el servicio de taxi si contratan otros servicios especiales, no tiene ninguna justificación objetiva ni razonable, ni racionalidad o lógica económica legítima”.

4.- Acuerdos limitadores de publicidad por los taxistas (propia o contratada por ellos). 

Hay que tener claro que el titular de una licencia de taxi puede ofrecer libremente su vehículo como un espacio más de publicidad convencional exterior, ya que al ser un soporte móvil, el mensaje se va exhibiendo a lo largo de sus recorridos. 

Por tanto, cualquier acuerdo de una asociación de taxistas condicionando la contratación de publicidad por parte de sus miembros, o incluso llegando a imponer sanciones si se contraviene tal mandato no deja de ser un acuerdo colusorio que restringe de forma absoluta la libertad de empresa de los titulares de las licencias. 

Así fue reconocido por el Consejo en la ya mencionada resolución sancionando a la emisora de radio-taxi de Córdoba

5.- Acuerdos entre emisoras de fijación de precios para aquellos supuestos no previstos por tarifa. 

Para el Consejo, este tipo de prácticas son “las más perjudiciales para la competencia efectiva de los mercados”. Se suele dar en los casos en que no existe regulación en las ordenanzas municipales sobre el precio a cobrar desde donde se encuentra el taxi en el momento de la asignación del servicio y la efectiva recogida del cliente.

Al no haber normativa, lo que se cobre no puede considerarse “tarifa” y, por tanto, rige la libertad de precios. De esta forma, un acuerdo entre taxistas asociados a una emisoras que en teoría deberían competir en beneficio del consumidor final para lograr mayor cuota de mercado, desvirtúa totalmente la posible competencia. 

6.- Impedir o dificultar el desarrollo de actividades externas a la asociación.

En ocasiones las propias normas internas de la Asociación recogen expresamente claros comportamientos anticompetitivos imponiendo sanciones severas para aquellos miembros de la Asociación que las incumplan. 

Es el caso de prohibición de cualquier otra actividad a los miembros al margen de los servicios obtenidos a través de la emisora de radio taxi, tal y como ha ocurrido con la resolución sancionadora a la Unión del Taxi del Aljarafe

Esta asociación prohibió en su propio reglamento interno cualquier actuación que realizasen los asociados mediante la que pretendieran captar clientes de forma independiente a la emisora, sin razón suficiente que justificase dicha decisión e impidiendo que los consumidores pudieran elegir libremente a quienes querían que les prestara el servicio.

Dado que se trata de expedientes en trámite, aún no es posible referenciar concretamente los hechos ni las asociaciones concretas que motivan las siguientes conductas anticompetitivas, no obstante, se reflejan éstas sin citar a los presuntos infractores ya que sí han dado lugar a denuncias e incoación del correspondiente procedimiento inspector.

7.- Trato discriminatorio a titulares de licencia que cuentan con asalariados o prohibir contratar asalariados.

Se trata de conductas que atentan contra la libertad de empresa y de contratación, que perjudican la posibilidad de ofertar mejores o más completos servicios en el mercado. 

8.- Limitar la contratación de asalariados a una bolsa de trabajo específica. 

De nuevo nos encontramos con la libertad para contratar cercenada. La existencia de bolsas de trabajo en el seno de las Asociaciones no debe impedir que cada titular de una licencia de taxi pueda contratar a quien estime oportuno, dentro o fuera de las mismas. 

9.- Acuerdos de reparto de mercado.

Se trata de uno de los grandes clásicos en materia de conductas anticompetitivas. Dado un mercado concreto, como el transporte de enfermos con cargo al Servicio Andaluz de Salud, cualquier tipo de acuerdo en el seno de una Asociación por el que se reparta entre los asociados dicha prestación de servicios podría ser considerado una práctica colusoria. 

10.- Conductas que impidan o dificulten la entrada y desarrollo de un nuevo competidor en el mercado. 

Como es obvio, cualquier actuación, pacto, acuerdo o reglamento interno en este sentido atentaría contra el artículo 1 de la Ley de Defensa de la competencia .

Ordenanzas reguladoras del servicio de taxi

Ninguna de estas conductas cuenta con amparo legal suficiente, por el hecho de que las Ordenanzas municipales reguladoras del servicio de taxi contengan una regulación favorecedora de su realización. Así, para que una conducta restrictiva pueda quedar exenta, en aplicación de lo recogido en el artículo 4 LDC, tiene que venir contemplada en una norma con rango de ley.

Por otro lado, las Administraciones locales, en el ejercicio de sus potestades normativas, deben garantizar en todo caso la libre competencia, evitando introducir restricciones o limitaciones injustificadas al desarrollo de la actividad de los operadores económicos en los diferentes mercados, entre ellos, el de los servicios de transporte de viajeros en automóviles de turismo.

Confirmación jurisdiccional de las resoluciones adoptadas hasta la fecha

Las sanciones establecidas en vía administrativa en estas materias están teniendo hasta la fecha un adecuado refrendo por parte de la jurisdicción competente. 

Particularmente interesante resulta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 7 de abril de 2011 sobre el ya mencionado asunto de las asociaciones de radio taxi sevillanas. 

En otra sentencia, esta de 29 de septiembre de 2012, el TSJA confirmó de nuevo los términos en los que se había expresado el Consejo en su resolución sancionadora contra la Asociación provincial de trabajadores autónomos de auto-taxi de Córdoba.

En la actualidad son varios los expedientes en tramitación que se están llevando a cabo en la ADCA sobre esta materia, y aunque no pueda afirmarse que las dos sentencias anteriores aseguren la confirmación de las resoluciones futuras en sede judicial, si dejan señalada la coincidencia de criterios en cuanto a la interpretación y aplicación de las norma que han de regir en el sector del asociacionismo del taxi en cuestión de competencia de mercados. 

Efectivamente, hemos de tener presente que asociaciones que agrupan a titulares de licencia de taxi, como todas las asociaciones de empresas, son naturalmente competidoras entre sí.

Por tanto, cualquier acto de la propia asociación como conjunto de operadores dentro del sector debe ser considerado previamente desde la óptica de la normativa de defensa de la competencia con el fin de eliminar riesgos en este ámbito. 

Posibilidad de denunciar o de formular consultas

Si quieres denunciar la realización de alguna de estas prácticas prohibidas en materia de defensa de la competencia, podrás hacerlo de forma telemática a través de la web de la Agencia de Defensa de la Competencia de Andalucía, mediante la cumplimentación de este formulario de denuncia de conducta prohibida.

También puedes enviarnos las dudas que tengas sobre promoción y defensa de la competencia en el apartado de consultas.