Consejería de Educación

 
 
 
 
 
 
190.003 alumnas y alumnos andaluces han realizado las pruebas de evaluación de diagnóstico.

Pruebas de evaluación de diagnóstico.
 
Proceso de aplicación.

En su segundo año de aplicación, unos 86.526 alumnas y alumnos andaluces que han iniciado 5º curso de Educación Primaria, pertenecientes a 2.418 centros de esta Etapa y 103.477 alumnos y alumnas que iniciaron 3º de Educación Secundaria Obligatoria escolarizados en 1.275 Institutos, realizaron del 18 al 23 de octubre actual las pruebas anuales de evaluación de diagnóstico.
 
Finalidad.

La evaluación de diagnóstico posee una doble finalidad. Por un lado, ayudar a los centros educativos a mejorar sus prácticas docentes y el rendimiento del alumnado y, por otro, facilitar a la Administración educativa información relevante para orientar la política educativa.

Los resultados de esta evaluación, una vez finalizado el proceso de corrección y grabación informática, en el mes de noviembre, habrán de dar lugar a la reflexión y el análisis en los centros, con la consiguiente adopción de decisiones organizativas o curriculares, que podrían tener reflejo en la planificación educativa y en la implementación de acciones de mejora, destinadas a afrontar posibles déficits que lleguen a detectarse en el alumnado. Es una información más para los centros que les permiten disponer de datos objetivos, válidos y fiables para conocer la situación de cada alumno y alumna y de la situación de los grupos y del centro en relación a referentes contextuales más amplios que los propios.
 
Necesidad de evaluar competencias.

De acuerdo con la Ley Orgánica de Educación y su desarrollo normativo en Andalucía, es una necesidad evidente conocer los niveles competenciales del alumnado de Educación Primaria y de Educación Secundaria Obligatoria, al ser consideradas enseñanzas básicas y obligatorias. Por tanto, se hace preciso establecer un procedimiento de evaluación que nos permita obtener información objetiva y rigurosa sobre aspectos fundamentales que debería alcanzar la totalidad de la población. De esta manera se facilita a los agentes directos de la enseñanza que puedan reflexionar sobre los resultados de su alumnado e iniciar acciones que conduzcan a su mejora.

Las competencias básicas son aquéllas que van a permitir a la persona en esta sociedad del conocimiento, lograr una realización de su ser individual, social (ciudadanía activa) y su inclusión en el mundo laboral, de aquí la necesidad de que sean adquiridas por todas las personas.

Se trata de evaluar no sólo lo que alumnado 'sabe' sino lo que 'sabe hacer', 'cómo lo sabe hacer' y ' en qué nivel de dominio lo sabe hacer'. Y este dominio de competencias ha de tenerlo en situaciones y contextos diversos, escolares y no escolares.

Es evidente pues, que cuando hemos evaluado las competencias matemáticas o de comunicación lingüística, no hemos pretendido evaluar única y exclusivamente los contenidos curriculares de matemáticas o de Lengua y Literatura.

Con objeto de ir familiarizando al alumnado y al profesorado en sus prácticas docentes con este nuevo enfoque, todos los años al finalizar la aplicación de las pruebas, se harán públicos los ítems contenidos en las mismas . Como es lógico, antes finalizar las pruebas, se hace imprescindible establecer los mecanismos necesarios para mantener la confidencialidad de las mismas, por razones de objetividad, rigor e igualdad por parte del alumnado y fiabilidad de los resultados. También se ha de mantener la confidencialidad de las pruebas, como ocurre en otras evaluaciones internacionales PISA, PIRLS, etc, por si fuese necesario utilizar ítems de anclaje para poder establecer los estudios necesarios de comparabilidad en años sucesivos.

En las primeras evaluaciones realizadas, han sido objeto de evaluación, las competencias en comunicación lingüística y matemáticas, por ser competencias básicas con un fuerte carácter instrumental y ser imprescindibles para el desempeño de las demás. Estas competencias son también objetivos preferentes de la Unión Europea.

Progresivamente, y en la medida que se vayan cumpliendo las etapas y objetivos previstos, se irán incorporando a la evaluación de diagnóstico el resto de las competencias básicas, dado que hasta el curso escolar 2008-2009 no será prescriptiva su aplicación.

Esta concepción evaluadora, no hace otra cosa que seguir la tendencia internacional Europea y la filosofía educativa promulgada en la nueva Ley de Educación del Estado Español.
 
Novedades de la prueba en el curso actual:

Como novedad, este año se puede destacar lo siguiente:
 
--Incorporación de una prueba al alumnado, que servirá para valorar sus competencias en expresión oral. La aplicación de esta nueva dimensión de la comunicación tiene un carácter experimental y se ha realizado sólo sobre una muestra representativa.
 
--Aplicación censal (el curso pasado se aplicó a nivel muestral) de unos cuestionarios de contexto, dirigidos al alumnado que participen en la prueba, a los tutores de los grupos evaluados y a las familias de dicho alumnado. Con ello se permitirá a los centros la posibilidad de contrastar su posición con respecto a los valores medios registrados para los centros que atienden a alumnado de un mismo nivel socioeconómico y cultural.
 
--Se han elaborado pruebas adaptadas para que puedan realizarlas alumnado con déficits visuales y/o motóricos, mediante convenio y acuerdos con asociaciones para el alumnado con necesidades educativas especiales (ONCE y CERMI). Concretamente se ha distribuido en los centros que lo requerían, protocolos en el sistema braille y pruebas ampliadas, respetando el contenido y el sentido de la prueba.
 
--Creación de un dispositivo informático que permitirá a los centros comprobar los resultados alcanzados en el curso actual con los del curso pasado. De esta forma, se puede apreciar la tendencia seguida en la evolución de los resultados, realizar estudios longitudinales en el tiempo e introducir las medidas correctoras necesarias.
 
Transparencia informativa y compromiso escolar.

Este tipo de evaluaciones ha de contribuir a la transparencia informativa del sistema educativo, que se recoge en la Ley Orgánica de Educación y en el Proyecto de Ley de Educación de Andalucía (LEA). Sobre la base de evaluaciones generales como la que nos ocupa, se garantiza la información a la comunidad educativa para propiciar la reflexión y el debate sobre los resultados de la educación: la generación de informes escritos, la presentación y el estudio de los mismos en los Claustros de Profesores y en los Consejos Escolares, así como la elaboración de cuantos informes sean pertinentes que contribuyan a la finalidad de dar a conocer la realidad y compartir el análisis de la misma con los agentes implicados y, en general, con los sectores sociales interesados por la educación.

Sevilla, 24 de octubre de 2007.
 
 
 
 
Aviso Legal  |  Copyright  |  Accesibilidad