Saltar al contenido

Información básica

El cáncer es el nombre utilizado para referirse a un conjunto de enfermedades de diferente tipología pero que tienen algo en común: el desarrollo de células anormales que empiezan a crecer y a dividirse sin parar, extendiéndose sin control a otros tejidos.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) “Las células normales se dividen de forma controlada. Cuando una célula normal desarrolla mutaciones u otras alteraciones que no pueden ser adecuadamente reparadas, activa su propio programa de muerte celular para así controlar su desarrollo y crecimiento.” Sin embargo “las células cancerosas desarrollan mutaciones que no son reparadas y pierden la capacidad para morir.”

La esperanza de vida de un niño con cáncer ha aumentado de manera significativa en los últimos años. De hecho, si comparamos los datos de los años 70 con los actuales, podemos observar que las estadísticas se han invertido.

Muchos niños y niñas sobreviven al cáncer gracias, entre otras cosas, a una cirugía más avanzada y precisa, así como a tratamientos más efectivos de quimioterapia y/o radioterapia, entre otros. Sin embargo, esta efectividad viene acompañada de una mayor agresividad, lo cual deja su marca en los niños.

A medida que ha ido aumentando la esperanza de vida en niños diagnosticados con cáncer, se han ido descubriendo también importantes efectos secundarios a largo plazo que limitan de manera significativa su calidad de vida: efectos cognitivos, físicos, emocionales y, en consecuencia, sociales.

Así, es conveniente conocer algunos de los efectos secundarios derivados del cáncer y de los diferentes tratamientos oncológicos recibidos :

EFECTOS FÍSICOS:

Los efectos físicos suelen manifestarse habitualmente de manera inmediata, aunque algunos pueden ir en aumento con el paso del tiempo, como suele suceder con la pérdida de visión.

  • Alteraciones de la imagen corporal (amputaciones, pérdida de pelo, malformaciones, aumento o pérdida de peso, baja estatura, etc.).
  • Dificultades en la psicomotricidad, equilibrio y coordinación.
  • Pérdida de visión o audición.
  • Fatigabilidad y cansancio que aumentan sus déficits atencionales y el mantenimiento en tareas que requieren esfuerzo físico o mental.
  • Déficits hormonales que obligan a beber e ir al baño de manera continua, con lo que implica interrupciones constantes en el desarrollo de tareas.
EFECTOS COGNITIVOS:
  • Disminución del CI en valoraciones cognitivas realizadas después del tratamiento.
  • Disfunciones del lenguaje tanto en producción como en comprensión, y a diferentes niveles: morfológico, léxico, sintáctico, semántico y pragmático. Estas disfunciones lingüísticas tienen un impacto directo en el rendimiento escolar y en las relaciones sociales del alumnado. No podemos olvidar que el lenguaje es la herramienta que utilizamos los humanos para aprender, memorizar, entender, razonar, argumentar, relacionarnos con los demás, expresar lo que sentimos. Si el lenguaje falla, todas esas áreas se ven resentidas.
  • Problemas de memoria a corto plazo.
  • Dificultad con las asociaciones de ideas y la argumentación.
  • Velocidad de procesamiento lenta, que implica la necesidad de más tiempo que el resto de sus compañeros para realizar las tareas o actividades.
  • Dificultad en ordenación de secuencias, que puede venir por las disfunciones lingüísticas que se dan en la mayor parte de los casos.
EFECTOS SOCIOEMOCIONALES:
  • Vivencia de inseguridad, fragilidad y vulnerabilidad, que ocasionan falta de seguridad en sí mismos, y una tendencia a la dependencia de algún familiar (generalmente la madre).
  • Baja autoestima, en gran medida provocada por su bajo rendimiento escolar y por su dificultad para socializar. Esta es la causa de un gran número de cuadros de depresión (así como de abandono escolar).
  • Dificultad para relacionarse con otros niños y niñas de su edad, en base a sentimientos de inferioridad, llegando en algunos casos a la exclusión social.
  • Preocupación por su estado de salud y por la evolución de su enfermedad, que además puede estar agravada por el hecho de tener medicación de por vida y secuelas no sólo cognitivas sino también físicas del propio cáncer, por la cirugía y/o tratamiento.
  • Alto grado de madurez a una edad temprana, lo que les hace saltarse una etapa importante de su vida, la infancia.
  • Baja tolerancia a la frustración, lo que hace que, en muchos casos, respondan a preguntas de clase sólo cuando están seguros de que tienen las respuestas correctas. Cuando se encuentran dubitativos, sin embargo, prefieren no arriesgar por el miedo al ridículo o a hacerlo mal. Es necesario que aprendan a equivocarse.

PARA SABER MÁS. Ejemplos:

Nodo: sv0205.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio