Saltar al contenido

En caso de emergencia

Hay varias formas de prevenir los síntomas que podrían aparecer con el ejercicio:

  • Tratamiento de mantenimiento adecuado.
  • Calentamiento. Hay que realizarlo siempre porque prepara los músculos y hace que el corazón y la respiración vayan más rápidos, adaptándose al esfuerzo que se va a realizar.
  • Medicación de rescate. Sirve para impedir que los bronquios se cierren con el ejercicio. Se debe tomar entre 5 y 10 minutos antes de realizar el esfuerzo, o bien tras los ejercicios de pre-calentamiento. Se tomará sólo si el niño o niña presenta tos o ahogo al hacer los ejercicios, porque una vez controlado el asma con la medicación preventiva seguramente no aparecerán síntomas y no necesitará tomar la medicación de rescate.
  • Algunas cosas a tener en cuenta:
    • Si el alumno o alumna está en un periodo en el que los síntomas son especialmente molestos, es mejor que no realice esfuerzos físicos. Tampoco es recomendable hacer ejercicio cuando se tiene la gripe, resfriado/a o hace mucho frío.
    • Si a pesar de tomar la medicación correcta, aparecen síntomas durante los  ejercicios, se recomendará que acuda a su médico o médica para ajustar la medicación mas adecuada.
    • Tener siempre a mano la medicación de rescate.

En caso de emergencia.

​Las crisis de asma son episodios de empeoramiento repentino o progresivo de los síntomas:

  • Aumento de tos
  • Pitos
  • Dificultad para respirar (a veces se observa movimiento de los músculos accesorios con hundimiento de los espacios entre o debajo de las costillas).

La forma de actuar será la siguiente:

  1. Mantener al alumno o alumna sentado o sentada (es la posición más cómoda para respirar). No debe quedarse solo o sola y hay que procurar que esté tranquilo y relajado.
  2. Administrar, lo antes posible, la medicación de rescate recogida en la FICHA TÉCNICA DEL ALUMNO O ALUMNA CON ASMA.
  3. Los medicamentos que alivian y calman durante la crisis deben usarse en el momento de iniciarse los síntomas para evitar que empeoren. Normalmente al cabo de 5 o 10 minutos, los síntomas comienzan a remitir.
  4. Observar la evolución de los síntomas. Si no mejora en pocos minutos se debe repetir la toma de la medicación de rescate. Si a los 15 minutos de administrar la medicación los síntomas persisten o empeoran, llamar al teléfono de emergencias 112 o desplazar al alumno o la alumna al centro médico más cercano.
  5. Si el alumno o alumna precisa este tipo de fármacos mas de dos veces a la semana, es señal que el tratamiento de mantenimiento no es eficaz y debería comunicarse a la familia.
  6. Es conveniente que todo el mundo sepa lo que hay que hacer, incluido los compañeros o compañeras de clase.

Son síntomas de alarma:

  • Que el alumno o la alumna esté azulado (cianótico), esta cianosis puede ser más visible en los labios o bajo las uñas.
  • Que la disnea (fatiga al respirar) no permita al alumno o la alumna hablar y/o le dificulte caminar.
  • Que el alumno o alumna haya perdido la consciencia o esté a punto de perderla.

EN ESTOS CASOS NO DEBE PERDERSE EL TIEMPO. LLAME AL TELÉFONO DE EMERGENCIAS 112 O ACUDA CON EL NIÑO O NIÑA AL SERVICIO MÉDICO MÁS PRÓXIMO.

Nodo: sv0204.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio