Saltar al contenido
Imagen representativa de la sección de Cómo lo hacemos

Cómo lo hacemos

Recomendaciones literarias. Día del Libro 2017

Las bibliotecas deben evolucionar y convertirse en espacios dinámicos con actividades donde los estudiantes sean protagonistas. El PLC se ofrece como un marco excelente para la coordinación y realización de estas actividades, que pueden apoyarse en las destrezas orales.

La potenciación del protagonismo de la biblioteca escolar a través de actividades orales en el marco de un PLC


Raúl Rubio Millares. I.E.S. Casas Viejas de Benalup-Casas Viejas (Cádiz)

 

Yo afirmo que la Biblioteca es interminable.

La biblioteca de Babel. Jorge Luis Borges

 

Cuando evocamos la palabra biblioteca, la forma tradicional de pensar nos hace que creemos imágenes mentales de paredes y pasillos repletos de estantes con libros, un clima de silencio, luces tenues y concentración. Sin embargo, en el siglo XXI las bibliotecas, sobre todo las escolares, deben evolucionar, hasta convertirse estas últimas en el núcleo de la vida académica del centro educativo. Para ello, deben ser múltiples las actividades que se generen y desarrollen en ella, y muchas pueden fundamentarse en torno a las destrezas orales que forman parte de la Competencia en Comunicación Lingüística de nuestro alumnado. Los Proyectos Lingüísticos de Centro ofrecen el marco ideal para la coordinación y realización de dichas actividades.

1. El PLC como marco de trabajo

Como ya sabemos, un Proyecto Lingüístico de Centro es “la organización de los recursos y posibilidades de un centro educativo para el desarrollo eficaz de la competencia en comunicación lingüística [...] representa la voluntad de un centro de acometer un abordaje distinto de la competencia en comunicación lingüística, más global y abarcador en toda su complejidad” (Trujillo Sáez, 2015: 12). Un PLC ofrece un marco excelente para que desde las distintas áreas de conocimiento se puedan organizar y gestionar actividades que partan de un componente lingüístico pero que trasciendan de forma transversal esta competencia.

En este sentido, la biblioteca escolar debe formar parte activa del proyecto, no puede quedarse al margen. Desde una participación activa en las labores de coordinación a través de la persona responsable (Romero y Trigo, 2018: 58) a la aportación de un espacio físico que sirva de referente, la biblioteca debe ser una parte fundamental como recurso para ese desarrollo eficaz de la Competencia en Comunicación Lingüística en toda su dimensión, pues no debemos olvidar la “función vital y social, y no únicamente cultural” (Durban, 2010: 79) que debe ir vinculada a cualquier acción que pretenda el progreso en la adquisición de las competencias de nuestros estudiantes.

Un centro que apostó por el PLC como columna vertebral de su proyecto educativo fue el IES García Lorca de Algeciras. Desde el curso 2013-2014, el PLC ha servido como elemento vital en la transformación que se ha producido en dicho centro (Rubio Millares, 2014). La biblioteca escolar se situó desde los primeros momentos de su implantación como una parte esencial de este PLC, siendo uno de sus objetivos principales convertirla en el núcleo de la vida cultural del centro y otorgarle una dimensión global, pues debía servir como un lugar donde:

  • Se pudiera acceder a la información en formato de papel o digital.
  • Se pudiera leer de forma lúdica, con un acceso fácil a un catálogo variado de títulos.
  • Se pudiera estudiar de forma confortable y con recursos que facilitaran el estudio.
  • Se pudiera dinamizar los aspectos culturales del centro.

En relación con este último punto, aunque han sido múltiples las actividades que se han realizado, nos detendremos en aquellas más relevantes o que han tenido una continuidad a lo largo de los diferentes cursos académicos.

2. La biblioteca escolar en el PLC: actividades concretas
2.1. Visita de escritores

El contacto del alumnado con los autores de textos literarios que han leído en clase resulta muy motivador, como se ha podido comprobar en el IES García Lorca en repetidas ocasiones. Escritores como Francisco Díaz Valladares, Alejandro Pedregosa, Manuel Alfonseca, Javier Ruiz o Fernando Iwasaki, junto con otros de la localidad como José Manuel Serrano, Steward Mundiny o María de Grandy, han visitado de forma habitual el centro.

Estas visitas se desarrollan en la biblioteca, que se transforma para estas ocasiones: las mesas redondas se pliegan ofreciendo un espacio más cómodo para la interacción. Estos encuentros no son simples charlas, sino que se mantiene un diálogo con los escritores, pues previamente además de haber leído sus textos también se elaboran preguntas que facilitan el coloquio y la reflexión compartida. Todos estos encuentros han dejado su huella en el libro de visitas que se creó para tal fin y que ha ido creciendo a medida que estos artistas han acudido el centro, y en el blog dedicado en exclusiva al trabajo realizado en y desde la biblioteca escolar.

La potenciación del protagonismo de la biblioteca 1

Libro de visitas con la dedicatoria de Fernando Iwasaki

2.2. Celebración de fechas significativas

Cada vez que llega una efeméride, en el IES García Lorca se organiza un acto en la biblioteca donde el alumnado lee textos de diferente tipo, como manifiestos o poemas. Estos actos forman parte de la rutina del centro, pues aunque año tras año van cambiando los alumnos que realizan las lecturas o los textos que se emplean, el hecho de reunirse en la biblioteca y celebrar con una lectura estas fechas se ha asentado como algo propio y característico.

La potenciación del protagonismo de la biblioteca 2

Lectura durante la celebración del Día del Libro 2017

Estos momentos sirven de evidencia para comprobar la evolución en las destrezas orales del alumnado y el desarrollo de su CCL, pues son capaces de realizar lecturas fluidas delante de un auditorio amplio al que consiguen introducir en la dinámica de la celebración.

2.3. Exposición de trabajos del alumnado

Del mismo modo, la biblioteca se ha convertido en lugar de exposición de diferentes trabajos producidos por el alumnado, desde dramatizaciones de fragmentos de obras literarias, como Yerma o El Quijote, a la escenificación de textos propios.

En este sentido, fue muy significativo y gratificante la representación que hicieron algunos alumnos de 1º de ESO de los kamishibai que fueron realizando a lo largo del segundo trimestre. El kamishibai es una forma tradicional japonesa de contar historias combinando las imágenes con la voz del cuentacuentos de manera dramatizada. De hecho su nombre se puede traducir como “teatro de papel”. Sobre una estructura que simula un escenario teatral que suele ser de madera - pero puede ser de otro material - se colocan láminas que de cara al público presentan imágenes y de cara al cuentacuentos el texto escrito. La manera de llevar a la práctica esta bella forma japonesa de contar historias ayuda a “conseguir un efecto mágico y de concentración en torno al cuento” que “trasciende a la simple lectura, engancha de forma especial” (Cid Lucas, 2009: 148).

Estos estudiantes de 1º de ESO trabajaron en la asignatura de Lengua castellana y Literatura las características de los textos literarios, los elementos de los textos narrativos y elaboraron sus propios relatos. Luego, en Educación Plástica, Visual y Audiovisual, crearon a partir de sus textos láminas que servirían para ser expuestas a sus compañeros de clase. Por último, tuvieron la oportunidad de representar sus trabajos ante los compañeros de otras clases en la biblioteca como parte de los actos de celebración del Día del Libro. Estos trabajos quedaron depositados en la biblioteca como parte del catálogo de obras que se podía consultar y disfrutar.

La potenciación del protagonismo de la biblioteca 3

Representación por parte del alumnado de su kamishibai

3. Conclusión

Si queremos que las bibliotecas sean eternas, interminables como defendía el maestro Borges, debemos ser conscientes de que deben evolucionar y convertirse en espacios dinámicos donde compartir experiencias culturales, no solo en meros depósitos del saber. En este sentido, la cotidianidad de los centros educativos ofrece múltiples momentos donde dinamizar la vida de la biblioteca con actividades donde los estudiantes sean protagonistas y puedan crear un vínculo afectivo con la misma. El PLC se ofrece como un marco excelente para la coordinación y realización de estas actividades, que, como hemos visto, pueden apoyarse en las destrezas orales, pues permiten no solo el desarrollo de la Competencia en Comunicación Lingüística de nuestro alumnado sino que también favorecen la transferencia entre las distintas facetas de esta competencia y con el resto de las mismas.

Referencias bibliográficas

CID LUCAS, F. (2009). “El Kamishibai como recurso didáctico en el aula de educación infantil y primaria: una experiencia educativa. Propuestas para un entendimiento oriente-occidente”. Bordón, nº61 (4), pp. 141-149.

DURBAN, G. (2010). La biblioteca escolar, hoy. Un recurso estratégico para el centro. Barcelona: Graó.

ROMERO, M.F. y TRIGO, E. (2018). “Los proyectos lingüísticos de centro. Desarrollar la competencia lectora en áreas no lingüísticas”. Textos, nº79, pp. 51-59.

RUBIO MILLARES, R. (2014). “El IES García Lorca: historia de una transformación”. Aula de Secundaria, nº9, pp. 10-13.

TRUJILLO SÁEZ, F. (2015) “Un abordaje global de la competencia lingüística”. Cuadernos de Pedagogía, núm. 459, pp. 10-13.

Compartir en:

Buscador Destacado

También te puede interesar

  • Canal Lector

    Web de recomendación de libros infantiles y juveniles editados en español en los diversos países que comparten la lengua. Los libros son seleccionados por equipos de especialistas en literatura infantil y juvenil entre las novedades que publica la industria editorial, con el objetivo de ofrecer una información básica sobre cada uno de los títulos considerados adecuados para cada edad.

  • Mostrando 1 a 4 de 19 enlaces 1 2 3 4 5
Nodo: sv0204.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio